Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un plan para seguir los pasos de la viruela

Desde hace 18 años, GAVI, una alianza de organizaciones, gobiernos y empresas, apoya a las naciones más pobres en la lucha contra las enfermedades transmisibles y evitables gracias a las vacunas. Estos días evalúa los progresos realizados

Las vacunas salvan millones de vidas de la muerte y la discapacidad.
Las vacunas salvan millones de vidas de la muerte y la discapacidad.

La viruela es, de momento, la única enfermedad que afecta a seres humanos que ha sido erradicada del planeta. Solo en el siglo XX, este virus que había atacado a la humanidad durante milenios y que mataba a un tercio de los infectados, se llevó la vida de 300 millones de personas. Hoy es historia. El logro fue posible en 1980 gracias a la vacuna creada 180 años antes por Edward Jenner (1749-1823) y mejorada posteriormente por otros científicos. Fue necesario también un esfuerzo global de campañas de inmunización.

Otras enfermedades están cerca de repetir esta historia de éxito como la poliomielitis, el sarampión o la rubeola. Las vacunas, además de poder convertir estos males en malos recuerdos del pasado, salvan millones de vidas de la muerte y la discapacidad. Sin embargo, pese a su demostrada eficacia, la Organización Mundial de la Salud estima que 19,5 millones de lactantes de todo el mundo aún no reciben las vacunas básicas. La tasa de inmunización se ha estacando en el 86%, advierte el organismo. Por eso, hacen falta esfuerzos extraordinarios y nuevas formas de llegar a quienes todavía no se benefician de los progresos científicos para proteger su salud.

Para tal fin, se creó en 2000 la Alianza Global para la Vacunación e Inmunización (GAVI, por sus siglas en inglés). Este conglomerado de países, fundaciones, organizaciones internacionales y empresas privadas apoya a las naciones menos adelantadas en la lucha contra las enfermedades transmisibles, pero evitables gracias a las vacunas. Unos y otros se han reunido en Abu Dabi (Emiratos Árabes Unidos) para evaluar cómo progresan en su tarea y cuán cerca están de los objetivos que GAVI se había marcado para el período 2016-2020 tras su segunda conferencia de donantes celebrada en Berlín en 2015 y en la que recaudó 6.625 millones de euros.

19,5 millones de lactantes de todo el mundo aún no reciben las vacunas básicas

Reino Unido y la Fundación Bill y Melinda Gates fueron los que más aportaron a la causa con 1.330 millones de euros y 1.370 millones de euros respectivamente. España no añadió ni un euro más a la cantidad que ya tenía comprometida desde 2005: 9,5 millones al año hasta 2020, que suman un total de 47,5 millones.

En el informe de revisión publicado para este control a medio curso antes del examen final, GAVI anota sus logros y también los retos que le quedan por delante.

127 millones de niños vacunados

El objetivo de GAVI para 2020 es vacunar a 300 millones de niños en países de ingresos bajos. En los dos primeros años de trabajo (2016 y 2017), la alianza ha logrado apoyar la inmunización de 127 millones de pequeños, el 42%. “En la mayoría de los casos con más de una vacuna”, anotan los autores de su informe. Sobre todo, la pentavalente (difteria, tosferina, tétanos, poliomielitis e infecciones producidas por Haemophilus Influenzae tipo b), la segunda dosis contra el sarampión y otra contra la rubeola. “Esto no solo ayudará a evitar 2,5 millones de muertes futuras, sino que también evitará la pérdida de 105 millones de años debido a una discapacidad o muerte prematura”, añaden.

Otras vacunas, sin embargo, registran peores resultados. Es el caso de la del virus del papiloma humano, principal causante del cáncer de cuello de útero. Con apoyo de GAVI, según sus datos, se ha suministrado la vacuna a 1,5 millones de niñas de los 40 millones a los que planeaba inmunizar la organización para 2020.

Ocho países ya se autofinancian sus programas de vacunación

Los países más pobres no pueden permitirse comprar las vacunas al precio de mercado, por eso GAVI les apoya mediante la provisión de las dosis, adquiridas a un menor coste. Todos los Estados que reciben ayuda de la alianza ya contribuyen económicamente a financiar las campañas de inmunización. En conjunto, aportaron 271 millones de dólares entre 2016 y 2017. “Más del doble que en los dos primeros años del período anterior”, subraya el informe. Pero el objetivo es que ninguno de ellos requiera de fondos y soporte de la organización en el futuro. Es lo que llaman graduarse.

Bután, Guyana, Honduras, Indonesia, Kiribati, Mongolia, Moldavia y Sri Lanka, que antes necesitaban ayuda de GAVI, ahora autofinancian completamente sus programas de vacunación

De los 20 países graduados que GAVI se había marcado como objetivo para 2020, ocho ya lo han conseguido: financian completamente sus campañas de vacunación y mantienen las mismas tasas de inmunización. Son Bután, Guyana, Honduras, Indonesia, Kiribati, Mongolia, Moldavia y Sri Lanka. Otros ocho, remarca la organización, están en la senda de alcanzar su graduación en 2018. Sin embargo, algunos de ellos están avanzando en este proceso de emancipación económica “sin haber introducido vacunas vitales”, alerta el documento de revisión.

Construir mercados de vacunas sostenibles

“La construcción de mercados de vacunas saludables es fundamental para el éxito a largo plazo de la misión GAVI”, indica la organización en su informe. “Permite a los fabricantes producir las vacunas y los productos de inmunización correctos en cantidades y precios adecuados y sostenibles para los países en desarrollo”, explican los autores. En 2015, la alianza se comprometió a garantizar un suministro suficiente, de calidad y a costes asequibles para los países en desarrollo. De cumplirse su plan para 2016-2020, al final de este período se habrá un ahorro de 1.300 millones de dólares.

¿Cómo va la consecución de este reto? De momento, en los dos primeros años se ha logrado, según sus cálculos, ahorrar 764 millones. Principalmente, mediante la negociación con la industria farmacéutica que provee las vacunas a bajo coste y que, además, mantiene durante un tiempo tales precios reducidos a los países que se gradúan. Sin embargo, reconoce la alianza en su informe, “los problemas de suministro han dificultado satisfacer la demanda, obligando a algunos países a retrasar la introducción de vacunas importantes”. Un ejemplo: la salida de un fabricante del mercado de vacunas pentavalentes ilustra, en opinión de los expertos de GAVI, “la combinación arriesgada de la oferta excesiva del mercado, los altos niveles de competencia y la caída de los precios de las vacunas”.

Los citados son los principales logros y retos de la Alianza Global para las Vacunaciones e Inmunizaciones, pero no son los únicos. Todos, al detalle, se debatirán esta semana en Abu Dabi, donde la organización se ha citado para pasar examen. De sus buenos resultados depende, en buena medida, que en 2020 —fecha en la que agotará previsiblemente sus fondos— los donantes renueven su confianza en este mecanismo para no dejar a nadie sin acceso a vacunas. Y, sobre todo, de su éxito depende que se salven muchas vidas. Seis millones.

Puedes seguir a PLANETA FUTURO en Twitter y Facebook e Instagram, y suscribirte aquí a nuestra newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información