Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Miuccia Prada, ‘Oscar’ de la moda por su estilo a contracorriente

La diseñadora italiana recibe un premio del British Fashion Council que ya poseen, entre otros, Karl Lagerfeld, Donatella Versace, Manolo Blahnik o Ralph Lauren

 Miuccia Prada tras un desfile en Milán, Italia, el 20 de septiembre de 2018.
Miuccia Prada tras un desfile en Milán, Italia, el 20 de septiembre de 2018. Getty Images

Miuccia Prada es una de las voces más reconocidas del mundo de la moda, un universo que revolucionó con sus diseños innovadores. Ha sido capaz de generar una influencia insólita, lo que la ha convertido en una suerte de árbitro del lujo mundial. El lunes 10 de diciembre recibirá un prestigioso galardón por sus logros excepcionales, el Outstanding Achievement Award de los Fashion Awards 2018 que otorga el British Fashion Council (BFC) —algo así como los Oscar de la moda—, que ya han recibido entre otros Karl Lagerfeld, Donatella Versace, Manolo Blahnik o Ralph Lauren. La presidenta del BFC, Stephanie Phair ha destacado la capacidad de la diseñadora “para sentir el espíritu de la época y mezclar varias disciplinas creativas, como la moda, el arte y la arquitectura desde el principio, lo que la ha convertido en una fuerza pionera en nuestro sector”.

La casa Prada nació en 1913, de la mano del milanés Mario Prada, como una marroquinería y tienda de artículos de viaje. Seis décadas después, Maria Bianchi, más conocida como Miuccia, la nieta menor del fundador, una joven rica y rebelde, heredó un taller local de piel y cuero y lo transformó en un un gigante de la moda y en un mito del lujo.

Inteligente, extravagante, de creatividad arrolladora y de fuerte personalidad, Miuccia Prada dio un giro radical al diseño, con una propuesta arriesgada que introdujo nuevos puntos de vista, que consiguió subvertir las normas y radicar una estética de lo feo. “Si he sido capaz de algo, ha sido de hacer lo feo atractivo”, dijo en una ocasión. Entiende la moda como un vehículo para sacudir y cuestionar el orden establecido. “Soy una escritora. Invento a gente”, dijo a The New York Times en 2013. Sus diseños, con una identidad inconfundible, inspirados en el lujo sobrio y discreto de la burguesía milanesa, la han convertido en uno de los titanes de la industria de la moda.

Una mujer lleva una pequeña mochila de nailon negro de Prada el pasado junio, durante la semana de la moda de Milán. ampliar foto
Una mujer lleva una pequeña mochila de nailon negro de Prada el pasado junio, durante la semana de la moda de Milán. Getty Images

Licenciada en Ciencias Políticas, amante del arte y la filosofía, militaba en el Partido Comunista y vestía de Yves Saint Laurent. Su futuro parecía estar lejos de las costuras. “Siempre me he sentido culpable porque hacer vestidos era lo peor que podía hacer una chica comprometida socialmente en los años sesenta”, declaró en una ocasión. Miuccia llegó a la dirección de Prada en 1978, con 30 años. Un año antes se produjo un punto de inflexión en su vida. Había conocido a Patrizio Bertelli, uno de los proveedores del negocio familiar que más tarde se convertiría en su marido y la otra mitad de la firma. Se casaron en 1987 y un año después él fue quien la animó a dar el salto y lanzar su primera colección —en 1985 habían presentado con éxito su icónico bolso negro de nailon — que exhibió en Milán. “Yo le dije que no era ambiciosa y él me respondió: 'Tú eres un monstruo de la ambición'. Tenía razón”, dijo ella en una entrevista en La Repubblica en 2015.

Premios al compromiso y a la fotografía

El 10 de diciembre el Royal Albert Hall se vestirá de gala para honrar a Miuccia Prada, pero la italiana no estará sola. Tal y como ya ha anunciado el British Fashion Council, este año también se homenajeará a la también diseñadora y dama del imperio británico Vivienne Westwood “por su increíble contribución a la industria de la moda y su continuo trabajo [...] en pos del medio ambiente”. Además, el dúo de fotógrafos Mert Alas y Marcus Pigott, que celebran 25 años en el negocio, serán reconocidos por “definir el nacimiento de la fotografía digital de moda”.

El matrimonio comenzó un tándem con él a los mandos de la parte financiera —es el actual administrador delegado— y con ella al frente de la creación y el diseño —como directora creativa—que transformó la historia de la moda. Juntos impulsaron una revolución en la firma hasta catapultarla como la primera marca global del lujo y convertirla en un referente, conjugando tradición y modernidad.

Ampliaron el catálogo, estrenaron la colección de calzado y accesorios que causó furor en los años noventa. Se convirtieron en “una oficina experimental de ideas”, como se definen. Por el camino tuvieron dos hijos: Giulio y Lorenzo. Se sabe poco de la vida privada de la familia, siempre han intentado blindar su universo. Se mueven a caballo entre las leyendas y los hechos. De Bertelli se dice que es temido, obsesivo y perfeccionista. “Lo controla todo, si tuviera tetas, haría también de modelo”, dijo una experta de la moda milanesa al diario italiano Il Foglio en 2015. Miuccia estuvo a punto de presentarse a alcaldesa de Milán en 2006 con una coalición de partidos de izquierdas. Ambos son fanáticos del arte y grandes coleccionistas. En 1995 crearon la Fundación Prada, consagrada al arte contemporáneo, el cine, la cultura y la filosofía.

Al tiempo que Prada se expandía por el mundo, en 1992, Miuccia fundó una nueva marca: Miu Miu, su apodo de pequeña. Es una especie de laboratorio para experimentar. Allí vuelca su lado más libre, espontáneo y subversivo y todo lo que no cabe en Prada.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >