Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EP Global BLOGS Coordinado por JORGE RODRÍGUEZ

Una mujer de 37 años y su bebé de diez meses mueren tras el ataque de un oso en Canadá

Los cuerpos fueron descubiertos por su pareja y padre de la menor no lejos de su cabaña en las orillas del lago Einarson, a 400 kilómetros de la capital del territorio de Yukón

Valérie Théorê y su bebé Adele Rose.
Valérie Théorê y su bebé Adele Rose.

Una madre y su bebé murieron en un ataque de oso grizzly en el territorio de Yukón, en el noroeste de Canadá, según informaron el miércoles las autoridades locales. Valerie Theoret, de 37 años, se encontraba con su hija Adele, de 10 meses, cuando el animal las atacó el lunes. Sus cuerpos fueron descubiertos por su pareja y padre de la bebé no lejos de su cabaña en las orillas del lago Einarson, más de 400 kilómetros al noreste de Whitehorse, la única ciudad de Yukón.

La familia se había instalado en la cabaña en octubre y planeaba pasar ahí tres meses, aprovechando el permiso de maternidad de Theoret, quien era maestra en una escuela primaria de Whitehorse. Gjermund Roesholt, esposo de la víctima, instalaba trampas en zonas cercanas para capturar animales y vender sus pieles.

Roesholt volvía el lunes de revisar algunas de las trampas cuando, hacia las tres de la tarde y a unos cien metros de distancia de la cabaña, fue atacado por el oso. Pudo sacar su arma de fuego y disparar. El animal falleció por los tiros. Temiendo lo peor, Roesholt corrió y halló los cuerpos de su esposa y su hija a pocos metros de la cabaña.

La Real Policía Montada de Canadá y la Oficina del forense están investigando el incidente, según un comunicado. Este jueves, Roxanne Stasyszyn, portavoz de la oficina medioambiental de Yukón, declaró a The Canadian Press que el cuerpo del oso será sometido a diversos exámenes para establecer por qué atacó a la familia. Una posibilidad es que Theoret hubiese sorprendido accidentalmente al animal a una distancia muy cercana. Otra más es que el oso se encontrara herido o enfermo y temiera convertirse en una presa.

Normalmente, en este periodo del año, los osos entran ya en hibernación, pero Stasyszyn señaló que algunos de ellos pueden ser vistos en noviembre, diciembre y enero. “Las temperaturas juegan un papel en todo esto y han sido relativamente moderadas este año”, precisó. El pasado mes de agosto, un oso polar mató a un cazador esquimal en el territorio de Nunavut.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información