Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mejorar la ortografía

Leí hace poco entre sus artículos aquel en el que se hablaba sobre las faltas de ortografía. En él se refería que cada vez son más abundantes, no solo entre niños, sino también en adultos; y se achacaba a la falta de lectura y al abundante uso de emoticonos y de contracciones. Aunque estos factores son importantes, lo que de verdad hace que las faltas de ortografía estén en auge es la transigencia que se tiene con ellas. No es extraño, por ejemplo, encontrarse nombres de comercios u otros establecimientos escritos sin tilde. El problema real de la mala ortografía es que está aceptada socialmente. Si no tratáramos la lengua como la asignatura que no volveremos a necesitar una vez acabe el colegio, quizá se solucionarían estas cosas.

Luis Sandoval Díaz

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >