_
_
_
_
_
IDEAS / LA PUNTA DE LA LENGUA
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Purgas, caudillos y evocaciones

Las definiciones académicas son solamente el pórtico por el cual se entra en palabras

Rosa María Mateo, administradora única de RTVE, en su comparecencia en Comisión Mixta de Control Parlamentario a la Corporación.
Rosa María Mateo, administradora única de RTVE, en su comparecencia en Comisión Mixta de Control Parlamentario a la Corporación. Marta Fernández Jara (Europa Press)

Las palabras no solamente nombran, también evocan. Esto sucede porque su aparición en contextos estables y el roce continuo con otros conceptos las impregna de connotaciones. Los matices adicionales no siempre figuran en las definiciones del Diccionario, entre otros motivos porque tales evocaciones van y vienen, se dan aquí pero no allá, se activan en unos entornos y no en otros. Las definiciones académicas son sólo el pórtico por el cual se entra en las emociones que desatan las palabras.

El pasado 20 de septiembre, una diputada del PP en la Asamblea de Madrid utilizó el término “caudillo” para referirse al dictador Francisco Franco, y se organizó un revuelo. Pero si nos atenemos a la tercera acepción de “caudillo” en el Diccionario, la referencia parece irreprochable: “Dictador político”. Por tanto, decir “caudillo” es decir “dictador”.

Ahora bien, la palabra “caudillo” se usó antaño innumerables veces en contextos laudatorios hacia el entonces jefe del Estado, y así quedó impregnada de una fragancia que con el tiempo se ha vuelto un hedor. Por eso el término “caudillo” activó aquel día en la Asamblea madrileña las evocaciones subjetivas generales que forman parte también del sentido de las palabras (más allá de sus significados) y que pueden llegar a heredarse de una generación a otra.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Lo mismo sucede con “régimen”: el régimen de Franco era por antonomasia “el Régimen”; y de tal connotación se valen los dirigentes de Podemos al descalificar a la actual democracia llamándola “el régimen del 78”. Esto forma parte de la tendencia de usar palabras tristemente marcadas para volcar con ellas lo peor de nuestra historia sobre asuntos que –aun siendo polémicos, conflictivos o desagradables– se hallan muy lejos de las realidades evocadas. Ya antes vimos cómo desde posiciones constitucionalistas se llamaba “golpe de Estado” a lo sucedido en Cataluña, y cómo los secesionistas respondían con “estado de excepción” para definir la aplicación del artículo 155, “presos políticos” para referirse a decisiones judiciales en una democracia con división de poderes o “actitud totalitaria del PP” para manchar su negativa a aceptar las propuestas de negociación.

La maniobra de arrojar sobre el debate político palabras brutalmente connotadas se ha plasmado ahora en el vocablo “purga”, aireado por el PP para referirse a los cambios en RTVE. Este término procede del latín purgare (purgar). Significaba “limpiar”, “purificar”; y se aplicó durante siglos a cuestiones médicas y corporales. El sentido figurado de "expulsión o eliminación de funcionarios, empleados, miembros de una organización, etc., que se decreta por motivos políticos y que puede ir seguida de sanciones más graves" no llegó al Diccionario hasta 1984, pese a que el término se había asociado ya mucho antes con las purgas de los soviéticos, de los nazis y del macartismo. En efecto, “purga” se aplicó históricamente para designar las practicadas por regímenes totalitarios o Gobiernos de marcada intolerancia hacia las ideas liberales y democráticas.

De hecho, la herramienta Enclave RAE permite observar que al término “purga” le suelen seguir las palabras “estalinista” y “soviético”. Así es como se forman los contextos estables y, por tanto, las connotaciones que se convertirán en evocación.

Todos los cambios de Gobierno han acarreado ceses y nombramientos en el sector público, incluida RTVE (unos con mejor intención que otros, hay que decirlo). Pero llamar “purga” a este último, y sólo a él, se parece mucho a una subliminal manipulación del lenguaje y de la historia.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Álex Grijelmo
Doctor en Periodismo, y PADE (dirección de empresas) por el IESE. Estuvo vinculado a los equipos directivos de EL PAÍS y Prisa desde 1983 hasta 2022, excepto cuando presidió Efe (2004-2012), etapa en la que creó la Fundéu. Ha publicado una docena de libros sobre lenguaje y comunicación. En 2019 recibió el premio Castilla y León de Humanidades

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_