Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mamá presentadora: la meteoróloga que sale con su bebé a cuestas

El vídeo de Susie Martin trabajando con su hijo durmiendo, pretende revindicar la conciliación y la importancia del apego

La semana pasada se celebró la Semana Mundial del Porteo y una mujer ha marcado la diferencia en una iniciativa que promueven organizaciones internacionales, profesionales sanitarios, madres, padres y asociaciones de todo el planeta. Susie Martin, presentadora y meteoróloga en @Praedictix, decidió acudir a su puesto trabajo porteando a su bebé, quien dormía plácidamente mientras su progenitora desarrollaba su actividad laboral sin problemas, informaron varios medios. Martin pretende revindicar los beneficios de esta técnica, la importancia de la conciliación y del apego en la crianza. El vídeo, colgado en Facebook por Praedictix, ha sido visto más de 10.000 veces y ha tenido más de 1.000 comentarios, en los que los usuarios de la red social agradecen que Martin haya hecho visible la importancia del porteo. En la entradilla del vídeo se leía el siguiente mensaje “Desafortunadamente, su asistente se quedó dormido mientras trabajaba. Pedimos perdón por las molestias”.

De esta forma, los usuarios premiaron la postura de esta madre con comentarios como “Me encanta. Me encantaría que el porteo (y que los niños vivieran más la vida de sus padres) estuviera más normalizado”; “Esto es simplemente extraordinario. La mamá y su hijo siendo uno y haciendo el trabajo perfectamente” o “Estoy sorprendida un 100% de que la dejaran acudir a su puesto de trabajo porteando a su hijo. ¿Cuántos trabajos dejan hacer esto?”.

La pregunta de esta persona no está exenta de interés. Son muchos los trabajos en los que no se permite llevar al bebé. Aunque ha habido signos de cambio. Son muchas las celebridades que son vistas porteando a sus bebés e, incluso, ciertas parlamentarias en la Comisión Europea han ido con sus retoños a la cámara, y una senadora de Estados Unidos consiguió hace unos meses que cambiara una disciplina interna de la Cámara Alta de ese país para que las senadoras estadounidenses puedan acudir a trabajar con sus hijos, lo que proporciona, para muchos, el apego y fomenta la lactancia.

La importancia del porteo

Para muchos expertos el porteo es práctico y facilita estilos de crianza que fomentan el contacto con los niños. Los beneficios irían desde permitir adoptar al bebé una posición totalmente natural y saludable, mucho más cómoda que la posición tumbada en cuna, hamaca o carrito, hasta una mejor regulación de la temperatura, la respiración y el estrés de los recién nacidos; pasando por la mejora de los cólicos, las regurgitaciones o el reflujo, y la prevención de la plagiocefalia y la displasia de cadera, según explicaba a EL PAÍS la psicóloga Laura Perales. A lo que, esta experta añadía también el fomento de la “sensación de seguridad en el bebé”, que se traduce en “menos llanto, mejor calidad de sueño y menos estados de alerta”.

Los miedos de los padres y profesionales

La posición y la correcta utilización de los dispositivos, sobre todo con recién nacidos o prematuros, son los aspectos que más preocupan a los profesionales sanitarios, quienes defienden que con una buena formación se consigue. Entre los mitos más extendidos, está la idea de que estos dispositivos no son seguros y pueden asfixiar al bebé, cuando en realidad, si se practica el porteo siguiendo las medidas básicas de seguridad, el riesgo de asfixia se equipara al de síndrome de muerte súbita del lactante, fallecimiento repentino e inesperado de un niño menor de 1 año de edad que afecta. Se estima que en España se dan unos 100 casos al año.

Hay que conocer cómo usar el dispositivo que hemos comprado. Lo más recomendable es ser asesorado por un profesional, leer las instrucciones del fabricante, colocar al bebé en la postura adecuada, revisar con frecuencia en usos prolongados que la posición adecuada se mantenga y usar un portabebés adecuado al peso y tamaño del bebé; mantener la nariz despejada para que pueda respirar con normalidad; evitar que el bebé sude o pase frío; no realizar actividades peligrosas como cocinar, ingerir alimentos calientes, manipular sustancias tóxicas; y no fumar ni ingerir bebidas alcohólicas o medicamentos que puedan alterar el nivel de consciencia.

Puedes seguir De mamas & de papas en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información