Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Trump quiere como embajadora en Sudáfrica a una diseñadora de bolsos de lujo

Entre las clientas de Lana Marks se hallan Helen Mirren, Jennifer Aniston, Charlize Theron, Oprah Winfrey y Madonna. Sus creaciones cuestan hasta 350.000 euros

La diseñadora Lana Marks en la fiesta de la Fundación Elton John en 2008.
La diseñadora Lana Marks en la fiesta de la Fundación Elton John en 2008. Getty Images

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, está barajando nombres para cubrir el puesto de embajador en Sudáfrica, y al parecer ya tiene a la elegida. Lana Marks, una diseñadora de bolsos de lujo residente de Palm Beach (Florida), es la candidata nominada por el mandatario, a pesar de su falta de experiencia diplomática y al hecho de que la empresaria no ha vivido en el que es su país natal desde hace más de 40 años.

Estados Unidos no cuenta con un embajador en Pretoria desde la renuncia de Patrick Gaspard en 2016 y se espera que Marks pueda llenar el vacío lo más pronto posible. De acuerdo con el diario británico The Guardian, el nombramiento no se ha hecho oficial, pero la información ha sido filtrada a los medios sudafricanos por una fuente en el ministerio de Relaciones Exteriores. No es inusual que un país consulte con el anfitrión el nombramiento de un embajador, y si Marks consiguiera la aceptación de Sudáfrica, aún tendría que ser aprobada por el Senado estadounidense.

Marks nació en la ciudad costera de East London (Sudáfrica) en 1953 y se educó en la misma localidad. Hija de un promotor inmobiliario y de una artista, la diseñadora aprendió los primeros conceptos sobre su futura marca a muy temprana edad. “Cuando Marks tenía solo tres años, su padre comenzó a llevarla a los sitios de construcción de la familia donde le explicaba los puntos más importantes de la arquitectura y la proporción; mientras que su madre, empresaria y artista, le enseñó a apreciar los mejores textiles y artesanías europeos”, lee en su perfil de la página web oficial.

Durante la adolescencia, la sudafricana se dedicó a la danza en una sucursal del Royal Ballet y al tenis profesional, llegando a competir incluso en el French Open en 1978. Ante el escepticismo de los medios locales sobre esta última afirmación —The Guardian recalca un informe en el diario sudafricano Business Day, en el que se asegura que los reporteros no pudieron encontrar registros de su participación en el torneo—, la empresaria volcó en su cuenta de Instagram recortes de diarios y la invitación que confirma su participación en la competencia.

Tras pasar un tiempo en Bermudas junto a su esposo Neville Marks, se mudó a Palm Beach (Florida), donde fundó su negocio de bolsos de lujo a finales de los años 80. La idea surgió en 1984, tras asistir a la celebración de cumpleaños de la reina Isabel II. Al tener muchos problemas en encontrar un bolso de cocodrilo rojo que pudiera combinar con su atuendo, Marks se dio cuenta de que había una ventana de oportunidad en el mercado de “bolsos de lujo de piel exótica en colores fabulosos”, como destaca en su página web.

A partir de entonces, la empresaria se tomó dos años para aprender lo que fuese necesario para entrar en la industria de la moda. “Me puse a investigar a las principales fábricas, les persuadí para que hicieran negocios conmigo y me enseñaran. Soy muy persistente y amo a la gente y, afortunadamente, tengo buen gusto ", cuenta Marks en una entrevista a Business Day en 2006. Tras ese periodo de aprendizaje, la sudafricana lanzó en 1988 su primer diseño, un bolso para llevar la comida (lunchbox) de piel de cocodrilo rosa intenso.

En una entrevista que otorgó a la revista Harrods el pasado julio, la empresaria afirmó que sus raíces fueron determinantes a la hora de elegir el estilo de su marca. “Habiendo crecido en Sudáfrica, era consciente de la existencia de pieles exóticas, así que enfocarme en ellas fue algo natural”, afirma. “Mis favoritas son la [piel] de cocodrilo americano de Luisiana y la de avestruz de Sudáfrica, que uso en 150 vibrantes colores”, agrega.

Actualmente la CEO y única diseñadora de la marca vende sus productos por un precio de entre 8.000 y 350.000 euros en las tres tiendas que tiene localizadas en los principales puntos de opulencia de Estados Unidos: Nueva York, Palm Beach y Beverly Hills. Aparte de su amistad con la princesa Diana, de la que se ha jactado repetidamente en los medios, sus diseños han sido vistos en famosas celebridades como Helen Mirren, Jennifer Aniston, Charlize Theron, Oprah Winfrey, Kate Winslet, Drew Barrymore, Sarah Jessica Parker, Reese Witherspoon y Madonna.

Marks recalca también en su página web, el formar parte del prestigioso Consejo de Diseñadores de Moda de América (CDFA) y el haber sido invitada en 2001 a la Casa Blanca para el Foro de Mujeres Líderes Empresariales. Además, la diseñadora asegura haber formado parte de las 40 principales empresarias del mundo elegidas por el Grupo STAR en 2002, y más recientemente el haber sido nombrada miembro de la Junta de Liderazgo de Mujeres en la Escuela de Gobierno Kennedy de Harvard.

La administración de Trump ha sido acusado de tener un trato despectivo con el continente africano, tras llamarlos “países de mierda” el pasado enero y pedir mayores restricciones migratorias para las personas que provienen de allí. La primera dama, Melania Trump, ha llegado a Ghana el pasado martes, como parte de un tour por el continente que la llevará a Malaui, Kenia y Egipto. Esta es su primera misión internacional en solitario y se la considera una forma de bajar la tensión tras los comentarios de su esposo.

La relación con Sudáfrica también se vio afectada en el último tiempo tras un tuit publicado a finales de agosto, en el que el presidente de Estados Unidos anunciaba que le había pedido a su secretario de Estado, Mike Pompeo, que investigue la “confiscación y expropiación de tierras y los asesinatos de granjeros a gran escala” en Sudáfrica, antes de agregar que “el Gobierno sudafricano está ahora mismo expropiando tierra a los granjeros blancos”.

El ataque cibernético se produjo en un programa de Fox News en el que el anfitrión Tucker Carlson denunciaba “una campaña intencionada contra la minoría racial [blanca]” durante una entrevista con el presidente de Afriforum, Earnst Roets. De inmediato el gobierno sudafricano tachó las declaraciones de incorrectas y “polarizantes”, y ha acusado a Trump de querer “dividir nuestro país”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >