Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Blasfemias

Hoy las redes están llenas de arrieros informáticos

© GETTYIMAGES

La blasfemia es el reverso de la jaculatoria, una plegaria negra, lo que significa que para ser un perfecto blasfemo primero hay que creer mucho en Dios. La blasfemia surge del sustrato más profundo del pueblo español como un reflejo condicionado para sacudirse de encima a un Dios aplastante que se manifiesta a través del poder eclesiástico presente en la vida familiar, en la educación y en la moral a lo largo del camino que conduce desde la pila bautismal a la sepultura. La blasfemia en el campo expresa la ira de labrador ante cualquier calamidad, el pedrisco que hiere la espiga, la sequía que agosta los pastos, las plagas que esquilman las cosechas. El campesino mira al cielo, proyecta su rabia contra el dueño y señor del universo y le culpa de semejante desaguisado. La blasfemia ha sido cultivada en toda su múltiple variedad, roída, masticada, escupida, por los arrieros que han cruzado durante siglos los caminos de España; de hecho, todos los asnos y pollinos ibéricos la llevan interiorizada en su cerebro hasta el punto que el más recalcitrante de estos jumentos en cuanto oye la blasfemia se pone a andar. Hoy las redes están llenas de arrieros informáticos. Las blasfemias han sido han sido asumidas por el software y pronto entrarán a formar parte constitutiva de la inteligencia artificial. Cuando el ordenador se atranca como un asno obcecado, le das tres veces a la tecla y nada, pero sueltas una blasfemia castiza y toda la tecnología se pone de nuevo en marcha. En contrapartida el pueblo español trata de calmar la ira divina con infinitas jaculatorias, rogativas y procesiones, que a su vez te llevarán al cielo mientras con la blasfemia puedes dar con tus huesos en la cárcel. Señor juez, tome la blasfemia como lo que es, el rabo atravesado de una plegaria, un ferviente y mal ensalivado acto de fe, una jaculatoria al revés.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Sobre la firma

Manuel Vicent

Escritor y periodista. Ganador, entre otros, de los premios de novela Alfaguara y Nadal. Como periodista empezó en el diario 'Madrid' y las revistas 'Hermano Lobo' y 'Triunfo'. Se incorporó a EL PAÍS como cronista parlamentario. Desde entonces ha publicado artículos, crónicas de viajes, reportajes y daguerrotipos de diferentes personalidades.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS