Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lo global en lo local

Como firmante que es de la Agenda 2030, España debe integrarla, de forma transversal, en el conjunto de sus estrategias

Dos hombres leyendo un periódico local con la portada dedicada a Koffi Annan.
Dos hombres leyendo un periódico local con la portada dedicada a Koffi Annan. © Getty

Uno de los mayores legados de Kofi Annan en Naciones Unidas fueron los Objetivos de Desarrollo del Milenio, antecedentes de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible que forman la Agenda Global 2030.

A través de 17 objetivos, desarrollados a través de alianzas bajo el liderazgo de las instituciones públicas y la implicación del resto de la sociedad, cuestiones ambientales como la lucha contra el cambio climático, la energía limpia o la calidad del agua, se cruzan en una espesa malla de interrelaciones con aspectos socioeconómicos como la igualdad de género, la lucha contra la pobreza o el trabajo decente.

En esta Agenda 2030, los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible fijan 17 puntos de llegada, con 169 metas y 230 indicadores, pero no establecen el camino para alcanzarlos. El cómo se llegue hasta ellos, la ruta que se dibuje y la forma de recorrerla, deben ser objeto de debate político. Una discusión de fondo donde se evidencien las prioridades, el rol de las instituciones públicas, la forma como impliquen al resto de la sociedad, etcétera. Pocos debates políticos son de tanto calado como este.

Como firmante que es de esta Agenda, España debe integrarla, de forma transversal, en el conjunto de sus estrategias. El nombramiento de una Alta Comisionada para la Agenda 2030 es una buena señal en ese sentido, pero el desafío es de tal magnitud que solo si el conjunto de actores sociales y políticos se implica podremos alcanzarlo.

En unos días inauguraremos un intenso otoño político protagonizado, entre otras cosas, por los preparativos de las próximas elecciones municipales y autonómicas. Si la Agenda 2030 define los puntos a los que llegar, y tenemos el desafío de diseñar el camino para alcanzarlos, ¿no sería oportuno que los diferentes programas electorales se dedicaran a contarnos qué proponen para conseguir cada uno de esos Objetivos de Desarrollo Sostenible? Si así fuera, además de hacer un ejercicio de coherencia, estaríamos poniéndonos en vanguardia de esa parte de la comunidad internacional dispuesta a plantarle cara al trumpismo y todos sus derivados. @tinamonge

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.