Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los Reyes en Mallorca: 10 días y siete actos para recomponer la imagen familiar

Felipe VI, Letizia y sus hijas se han dejado ver más que nunca en la isla balear en busca del buen tono perdido tras la polémica de la misa de Pascua con la reina Sofía

Letizia Rey Felipe
3 de agosto: la reina Letizia y la reina Sofía sonríen en la recepción a representantes de la sociedad balear en el Palacio de la Almudaina, en Palma de Mallorca. EFE

La agenda está vacía. Ni un solo acto en toda la semana. Después de que Felipe VI recibiera en el palacio de Marivent, en Mallorca, al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, los Reyes están oficialmente de vacaciones. Se supone que lo estaban hace más de una semana, pero la realidad ha sido muy distinta: Mallorca ha sido el sprint final de su agenda anual.

El paso de Felipe VI, la reina Letizia, la princesa Leonor y la infanta Sofía por la isla balear suele dar lugar a un par de fotos pretendidamente casuales y oficialmente buscadas, alguna anécdota y un adiós precipitado que les lleva rumbo a sus auténticas vacaciones, fuera de España y nunca desveladas. Pero este año ha sido diferente.

Los Reyes se han dejado ver con más asiduidad de la habitual en la isla. Posados, conciertos, cenas, mañanas de vela... y prácticamente todo en compañía de la reina emérita. Nada mejor que una foto sonrientes entre sardinas frescas para demostrar complicidad y hacer olvidar los desencuentros. En concreto, los de la pasada misa de Pascua, donde un vídeo (la reina Sofía queriendo hacerse una foto con sus nietas, la reina Letizia tratando de evitarlo, caras rígidas y sorpresa por la escena de dos espectadores atónitos: don Felipe y don Juan Carlos) evidenciaron una tensión nunca antes explícita que llegó a tener repercusión internacional.

29 de julio de 2018: los Reyes y sus hijas posan en el palacio de la Almudaina para los fotógrafos. ampliar foto
29 de julio de 2018: los Reyes y sus hijas posan en el palacio de la Almudaina para los fotógrafos. AFP

Pero el sol de agosto en las islas ha buscado el buen tono, y no sólo en la piel. La familia real ha mostrado una estampa de unión y familiaridad con hasta siete apariciones en sólo 10 días, entre actos públicos y privados. Son muchos, muchos más de los que acostumbran. Felipe VI fue proclamado Rey en 2014, y ese año los Reyes debutantes cumplieron con dos actos de rigor: el posado con sus hijas y la recepción a autoridades en el palacio de la Almudaina acompañados de la reina Sofía. También se vio a doña Letizia por las calles de Palma en un coche y a todos juntos en un barco. En 2015, 2016 y 2017 han aparecido en tres actos: además del posado y la recepción, el primero visitaron el Real Club de Vela, el segundo salieron a cenar (con el rey emérito, entre otros) y el tercero, el pasado, visitaron la localidad de Soller.

31 de julio de 2018: la reina Letizia, la reina emérita Sofía, la princesa Leonor y la infanta Sofía en el mercado del Olivar de Palma, en Mallorca. ampliar foto
31 de julio de 2018: la reina Letizia, la reina emérita Sofía, la princesa Leonor y la infanta Sofía en el mercado del Olivar de Palma, en Mallorca. Europa Press

Este año esa actividad se ha multiplicado. La familia aterrizó en la isla el sábado 28 de julio y acabó su actividad (al menos la institucional) el lunes 6 de agosto. En poco más de una semana se han dejado ver en público más de media docena de veces, incluso en ocasiones con dos apariciones el mismo día. Pese a que los informadores lo esperaban para el lunes o el martes —Casa Real les avisa en el mismo día—, el domingo 29 ya tuvo lugar el posado familiar, a última hora de la tarde y, por primera vez, en el palacio de la Almudaina, para darle un carácter más institucional. En este caso los únicos protagonistas fueron los reyes Felipe y Letizia y sus hijas, la princesa Leonor y la infanta Sofía. 

1 de agosto de 2018: Felipe, Letizia, la infanta Sofía, la reina Sofía, la princesa Leonor, Irene de Grecia y la infanta Elena llegan al concierto de Ara Malikian en Port Adriano, Mallorca. ampliar foto
1 de agosto de 2018: Felipe, Letizia, la infanta Sofía, la reina Sofía, la princesa Leonor, Irene de Grecia y la infanta Elena llegan al concierto de Ara Malikian en Port Adriano, Mallorca. Getty Images

Ese fue el pistoletazo de salida a una serie de apariciones que no han hecho más que repetirse y que han permitido ver a los Reyes día sí, día casi también. El domingo por la tarde aparición ante los medios en el Palacio de la Almudaina; el lunes descanso; el martes visita al mercado de las dos reinas, la princesa Leonor y la infanta Sofía; el miércoles concierto nocturno de Ara Malikian junto a Irene de Grecia y la infanta Elena; el jueves descanso; el viernes recepción oficial a la sociedad civil otra vez en la Almudaina junto a la reina Sofía; el sábado doblete: visita al club de vela, donde Letizia y sus hijas visitaron al Rey, y después cena en familia, con la reina emérita, la infanta Elena y sus hijos; el domingo descanso y el lunes la traca final con la visita de Pedro Sánchez al palacio de Marivent para despachar con Felipe VI. 

4 de agosto de 2018: el rey ayuda a la reina Letizia a subir al barco en el que participó en la 37ª Copa del Rey de Vela, en Mallorca. ampliar foto
4 de agosto de 2018: el rey ayuda a la reina Letizia a subir al barco en el que participó en la 37ª Copa del Rey de Vela, en Mallorca. GTRES

Incluso este último y formal acto (no entraron los informadores gráficos, por lo que sólo hay imágenes distribuidas por la Casa del Rey) ha sido diferente del de años atrás. Mientras que José María Aznar y José Luis Rodríguez Zapatero acudían acompañados de sus esposas a comer o cenar al palacio de Marivent con don Juan Carlos y doña Sofía una vez al año, Elvira Fernández, la esposa de Mariano Rajoy, nunca estuvo en Marivent con su marido.

4 de agosto: los reyes Felipe y Letizia, la princesa Leonor, la infanta Sofía, la reina Sofía y (detrás) la infanta Elena y sus hijos, Victoria Federica y Felipe Juan Froilán, a la salida del restaurante 'Ola del Mar' situado en la zona del Portixol de Palma. ampliar foto
4 de agosto: los reyes Felipe y Letizia, la princesa Leonor, la infanta Sofía, la reina Sofía y (detrás) la infanta Elena y sus hijos, Victoria Federica y Felipe Juan Froilán, a la salida del restaurante 'Ola del Mar' situado en la zona del Portixol de Palma. EFE

Esta vez Pedro Sánchez sí que ha acudido junto a su esposa, Begoña Gómez, donde posaron en la escalera de palacio para después almorzar caballa en escabeche con verduras, pargo al horno con cebolletas y sorbete de cerezas. Esta es, por tanto, la primera aparición a cuatro en Mallorca con un presidente del Gobierno del reinado de Felipe VI.

Con esta serie de apariciones tan dispares (siendo la más chocante la de las dos reinas y las dos pequeñas en un mercado, observando el género en una pescadería, dándose aire con un ventilador portátil y comprando cupones de lotería) el mensaje es claro hasta para quienes siguen pendientes únicamente de los estilismos de los miembros de la Casa Real. Ambiente familiar, cenas, almuerzos, sonrisas, paseos. La viva imagen de un verano idílico en el que reina la armonía y el buen entendimiento, donde los desencuentros son cosas del pasado y las sonrisas afloran en busca del retrato perfecto. 

6 de agosto de 2018: Pedro Sánchez y Begoña Gomez con los reyes en el palacio de Marivent. ampliar foto
6 de agosto de 2018: Pedro Sánchez y Begoña Gomez con los reyes en el palacio de Marivent. GTRES

En cualquier caso a nadie se le escapan algunas sonoras ausencias. La infanta Cristina no acude a Mallorca desde que estalló el escándalo del Caso Nóos, pero sus hijos han faltado por primera vez en estos años en los que no han fallado a la cita con su abuela. Su madre ha preferido alejarlos de la exposición pública y pasar unos días en la zona de los Grandes Lagos, en Estados Unidos, invitada por su cuñada, Cristina Urdangarín que vive en Minnesota. El primer verano de Iñaki Urdangarin interno en la cárcel abulense de Brieva, no invitaba a estampas felices en los escenarios de siempre.

Y el rey Juan Carlos se ha quedado en casa –o en destino desconocido– aquejado de una repentina indisposición por una lesión en la muñeca, tras haber anunciado su participación  en la Copa del Rey de Vela que se celebró en Mallorca a finales de julio y en la que sí ha participado su hijo. 

Solo un par de semanas antes se desvelaban comprometidas grabaciones de un encuentro que tuvo lugar en Londres en julio de 2015 entre Corinna zu Sayn-Wittgenstein, amiga el rey emérito, el excomisario José Manuel Villarejo y el financiero madrileño y expresidente de Telefónica Juan Villalonga. Pero esa es otra historia y su final está por escribir.