Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

C. Tangana: “Cuando quiera mando la música a la mierda”

El artista madrileño continúa en la senda del éxito con su nueva ‘mixtape’, 'Avida Dollars'

En menos de un año, C.Tangana ha aparecido en los medios de comunicación de todo el país por empapelar la Gran Vía para promocionar un disco nuevo, por insultar al Rey en el Primavera Sound y por enfrentarse al otro gran artista de su ola, Yung Beef. La suerte sigue de su lado. Tras lanzar su primer álbum con Sony (Ídolo) y triunfar por todas las plataformas digitales con su sencillo reguetonero Mala Mujer, ha continuado su senda con el lanzamiento de su mixtape Avida Dollars y de su último gran éxito: Bien Duro.

Antón Álvarez reconoce haber crecido mucho como artista en este tiempo, aunque para él no ha existido una gira como tal de su disco, ya que se limitó a ofrecer dos espectáculos en Madrid y Barcelona: "Fueron como unas obras de teatro. Luego lo hemos desarrollado como un formato festival y vamos más a lo efectista, pero nos las considero de la gira de mi disco", explica. Puedes ver la entrevista completa haciendo play arriba o leerla aquí.

Pregunta: Has actuado ya en festivales como el FIB, Primavera Sound o Sónar. ¿Qué te parece que festivales que se han considerado tradicionalmente como nicho den paso a nuevas propuestas como la tuya?

Respuesta: Me parece lo normal. Nuestra propuesta ya no es nicho. Nosotros somos el mainstream, el nicho son ellos. Sí que es verdad que cada vez hay menos propuestas alternativas que tengan un largo recorrido y que generen suficiente público. Parece que eso ya no esté tan de moda y que nosotros seamos lo alternativo y a la vez lo masivo, porque somos los únicos que estamos haciendo cosas raras y llenando recintos grandes.

P. Tu canción Forfri (el beef que lanzó a Yung Beef), ¿es un calentón o una muestra de autoridad?

R. Todos los artistas se dedican a dialogar con los artistas de su época y con los que les han influido anteriormente, tratando de avanzarse al futuro. Y hay diálogos más implícitos y otros más explícitos. En el caso de Fernando (Gálvez) y yo es un diálogo explícito. Él dice una cosa y yo le contesto. A mí me parece que ha sido muy nutritivo para la sociedad española escuchar lo que tenemos que decir cada uno. Me ha parecido muy interesante, más que el resto de beefs que he tenido.

P. Se ha llegado a hablar de las dos Españas con este tema. ¿No lo ves un poco presuntuoso?

R. Pues yo siento fliparme, pero creo que somos los agitadores culturales de nuestra época. Veo al Niño de Elche o La Rusa (Rosalía), por supuesto... Pero le hacen una entrevista a Los Planetas, ¿y de quién hablan? De Yung Beef y de C. Tangana. Nuestra escena y nuestra generación están cambiando la industria. Y bueno, no sé si hay dos Españas, tres o siete, pero sí que creo ha sido algo guay para la cultura de este país.

P. En cuanto a tu relación con los medios, se nota que ha habido una evolución por las dos partes, y en ese sentido quizá los grandes medios de comunicación no se dieron cuenta al inicio de hacia dónde iba a llegar este movimiento.

R. Claro, es lo que te digo. Al principio los medios de comunicación nos tomaban como una anécdota que estaba sucediendo. Cuando los jefes de los que toman las decisiones en los medios de comunicación empiezan a ver que hay dinero de por medio, que le interesa a una marca hacer una acción con esta persona, que cada vez que montamos un pollo hay miles de reproducciones, miles de clics y todo eso... Pues ya te empiezan a hablar de otra forma.

Una de las portadas más importantes que hubo fue cuando el Sónar decidió hacer cuatro o cinco bolos de nuestro género y la palabra más grande que había ahí era ninis y youtubers. Creo que la forma de acercarse a nosotros ahora es más normal. También hay muchos artistas que han pedido un respeto para esta generación y que se han visto inspirados por lo que hemos hecho nosotros. Supongo que los medios también estaríais aburridos de hacer lo mismo todo el rato. Todo el mundo está aburrido del indie ya. Tienen que pasar más cosas.

P. En una época para los artistas como tú en que la imagen lo es todo, ¿qué valor tiene el videoclip?

R. A nivel profesional es muy importante la imagen. Es una herramienta creativa. A mí me hubiese gustado ponerme una bolsa en la cabeza y que nadie me conociese. Hacer música en el estudio sin tener que dar ni bolos. Pero como yo ya pasé esa crisis, lo que hice fue darle una vuelta, y en vez de que sea una pena, convertirlo en algo bueno y bonito para mí. El vídeo es una parte más de mi arte, como hablar con vosotros o mi show, donde puedo explorarme y pensar qué me apetece hacer. Es innegable que hay que hacerlo, si no lo haces no estás en el juego.

P. En tu viaje a República Dominicana no te quedaste en el hotel, con la pulsera del todo incluido. Se te vio dentro de los barrios, empapándote de esa cultura. ¿Sigue tu objetivo de capturar junto a Alizzz (productor y DJ) la verdadera esencia de la música latina?

R. Alizzz y yo llevamos mucho tiempo intentando acercarnos de verdad a la escena latina. Y a veces, para acercarte, tienes que ir allí y ver lo que está pasando. Y yo tuve la suerte de conocer a Cromo, que es mi hermano y quien nos dio casa allí. Nos hizo de anfitrión en un país que vive la música de una forma muy especial. Yo quería conocer la isla porque tienen su propia escena montada. Hay hits propios de allí y grupos que funcionan sin salir de la isla.

También hemos estado en Colombia, en Medellín, trabajando con los productores de allí, porque son los que tienen ahora mismo el control sobre el nuevo reguetón. Si lo intentas hacer desde aquí nunca es igual. Si yo intento imitar lo que sucede allí sin beberme el ron, probar la caña de azúcar, bailar o meterte en capotillo y ver a los chavales no es lo mismo. Y ahora lo puedo hacer. Antes cuando era un maquetero y cuando no utilizaba la industria en mi beneficio no lo podía hacer, porque no tenía dinero. Pero ahora, como estoy dentro del sistema y me aprovecho lo que puedo de él, pues me da tiempo para irme a República Dominicana, o para hacer Bien Duro.

P. En el Primavera Sound dijiste también que para acabar con un ídolo hay que dejar de mirarlo. ¿Te da miedo eso?

R. No, la verdad que no tengo miedo. Yo he trabajado por 4,50 euros la hora. Si ahora paro de hacer música, con los poquitos ahorros que me queden monto un bar, formo una familia y soy la persona más feliz del mundo. Cuando yo quiera lo mando a la mierda. Pero sí que es verdad que a veces el personaje es mucho más grande de lo que crees. También es la magia de esto. Tú lanzas una canción y significa cosas para las personas que no podrías ni imaginarte. Pero miedo no, alegría siempre.

P. Como bien dices, crear un personaje a veces escapa a tu control. Inspiras a mucha gente, pero parte de esta generación de la que hablas también tacha tu mensaje de excesivamente individualista e incluso machista en algunas letras. ¿Has reflexionado sobre ello?

R. Yo siempre he creído en el individuo en la sociedad. Una persona que asume que está dentro de un sistema y que funciona dentro del capital, la mayoría de las veces, asume la libre asociación. No es mi caso, porque yo no soy un libre asociacionista, o un capitalista, o un neoliberal, como la gente piensa. Pero yo no creo en mí solo. Mi mensaje solo es de superación, y de asimilar la realidad y el momento en el que estás viviendo. No puedes luchar contra las fuerzas de la naturaleza con un palo y un taparrabos, porque vas a perder.

Tengo un mensaje muy vinculado a la superación y a la ambición. Pero eso no quiere decir que me quiera olvidar de los demás. Cada vez que alguien gana me parece un triunfo. No me parece que si alguien gana yo estoy perdiendo. Pero en España también hay una mentalidad vinculada a que no mola que el resto gane. Mola que todos estemos igual de jodidos. Eso no está bien. Mola que la gente gane, y que consigan cosas nuevas, motivarte con eso y querer ir hacia arriba.

P. Pero para cierta parte de la sociedad representas ese triunfo desde un punto de vista muy macho alfa, con un puro y con frases como "tirando de billetes de 100 en un culo que no sé de quién"...

R: Hay mujeres que tiran billetes de 100 en culos, ¿eh? Y se puede perfectamente, no pasa nada. Son billetes y son culos. Los chicos y las chicas tienen culos, y los chicos y las chicas tienen billetes. Y yo he visto a mujeres que hacen billetes, que los ganan, y que luego los tiran donde les sale del papo. Yo entiendo eso. Yo me sirvo de las imágenes que tengo a mi alrededor, es lo que soy. Yo soy blanco, occidental, heterosexual...

P. ¿Le quedan ídolos a C.Tangana?

R. No me quedan ídolos, aparte de mi madre. La muerte del ídolo ya pasó.

Puedes seguir Tentaciones en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información