Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Experimento: un hombre guarda seis años en una estantería una hamburguesa de McDonald's y pasa esto

Un granjero de Canadá pone a la venta el alimento en eBay y el portal de venta lo retira. "Incluso las moscas evitaban acercarse a la hamburguesa", dice el protagonista

Mcdonalds
Este es el aspecto que tiene hoy una hamburguesa servida en un McDonald's de Ontario (Canadá) hace seis años.

El siete de junio de 2012, hace seis años, un mes y 18 días, Dave Alexander –granjero de Ontario (Canadá)– compró una hamburguesa con queso en McDonald's. La mayoría acudiría al popular establecimiento de comida rápida a saciar su hambre con un chute de comida carbohidratada, Alexander no. Él tenía como objetivo hacer un experimento: quería saber si era cierta la creencia de que la comida rápida, inmune a los estragos del tiempo, no se descompone. La puso en una estantería (nada de nevera) y durante seis años observó cómo esa hamburguesa, en vez de pudrirse, tenía mejor cara que muchas personas recién levantadas.

Durante seis años, este granjero de Ontario observó cómo esa hamburguesa, en vez de pudrirse, tenía mejor cara que muchas personas recién levantadas

"Las patatas fritas aún mantienen un aspecto increíble, parecen compradas esta misma mañana. La carne de la hamburguesa se ha oscurecido un poco y el pan está casi tan duro como un disco de hockey, pero estéticamente parece que está recién hecha", explicó a CBC Radio Dave Alexander, que puso la hamburguesa a la venta en eBay, con un precio inicial de 25 euros. La oferta llegó a alcanzar los 75 euros, pero la plataforma de venta online retiró el anuncio de Dave Alexander antes de que la compra se efectuara. "eBay decidió retirar mi anuncio porque no había incluido la fecha de caducidad del alimento. ¡Cómo si alguien fuera a comérselo!", declaró Alexander a través de su cuenta de Twitter visiblemente cabreado con eBay.

Gracias a Dave Alexander, en la imagen, sabemos qué pinta tiene una hamburguesa del McDonald's que ha pasado seis años en una estantería.
Gracias a Dave Alexander, en la imagen, sabemos qué pinta tiene una hamburguesa del McDonald's que ha pasado seis años en una estantería. Twitter

"Incluso las moscas [que merodean cualquier alimento en mal estado] evitaban acercarse a la hamburguesa", aseguraba el granjero, remarcando que es obvio que nadie iba a tratar de comerse el alimento que vendía en Internet. "En ningún momento traté de venderla como comida comestible. Además, los alimentos de los restaurantes no tienen fecha de caducidad. Por lo tanto, eBay exige algo que es imposible de proporcionar y que no existe", añadió el del Ontario en Twitter.

Pero esta no es la única hamburguesa con la que ha experimentado el granjero canadiense. Hace cinco años, en 2013, repitió el mismo experimento con una hamburguesa y unas patatas fritas caseras que colocó al lado de la comida de McDonald's que había comprado un año antes para comparar ambos procesos de descomposición. ¿El resultado? La receta casera no resiste el paso del tiempo con la misma dignidad que la elaborada en la cadena de comida rápida. "El queso de la hamburguesa casera tiene muy mala pinta y las patatas fritas ahora parecen trocitos de carbón", afirmó Dave Alexander a CBC Radio.

"Este tipo de comida tan procesada lleva muchos aditivos de origen químico que también actúan como conservantes y hacen que los alimentos caduquen más tarde"

Judit López, nutricionista

¿Por qué con un año de vida menos la hamburguesa casera tiene peor pinta que la servida en la famosa cadena? "La comida rápida lleva una cantidad enorme de grasa y mucha sal, compuestos que siempre se han usado como conservantes. Por ejemplo, en la antigüedad se conservaban muchos alimentos en aceite. Además, este tipo de comida tan procesada lleva muchos aditivos de origen químico que también actúan como conservantes y hacen que los alimentos caduquen más tarde. En estás cadenas de comida rápida no usan la parte magra (sin grasa) de la vaca para elaborar las hamburguesas", explica a ICON la nutricionista Judit López.

¿Quiere esto decir que si tiene buen aspecto se puede comer? "Que no se vea a simple vista no quiere decir que no esté en malas condiciones. Hay que usar el sentido común. Después de seis años se han perdido todas las cualidades alimenticias", afirma la especialista en nutrición.

Y llega la pregunta inevitable. Si fueras testigo durante seis años del proceso de no descomposición de un alimento cuya naturaleza debería tender a la putrefacción, ¿te quedarían ganas de ir a un McDonald's a pedir una hamburguesa con queso?

"Las patatas fritas parecen compradas esta misma mañana. La carne se ha oscurecido y el pan está tan duro como un disco de hockey, pero estéticamente parece que está recién hecha", explica el granjero.

Puedes seguir ICON en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información