Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un patinazo con los gitanos, el último resbalón de Paula Echevarría

La actriz, una de las más seguidas de España, se enfrenta a varias polémicas que empañan su imagen; la más reciente, con Joaquín Cortés

La actriz Paula Echevarría en la gala de clausura del Festival de Cine de Málaga, en abril de 2018
La actriz Paula Echevarría en la gala de clausura del Festival de Cine de Málaga, en abril de 2018 GTRESONLINE

La estrella de Paula Echevarría parece algo empañada estas últimas semanas. Estos días, la actriz compagina los días de asueto y piscina con el rodaje de Los Nuestros 2, una serie para Telecinco. Y, por supuesto, con sus muchos compromisos sociales y publicitarios, que le aportan cuantiosos ingresos... pero también más de un quebradero de cabeza.

Este pasado fin de semana la actriz ha tenido un importante patinazo precisamente a causa de una de las marcas de belleza que promociona, de la que ahora es imagen junto a Dulceida. La intérprete fue preguntada acerca de si estaba contenta de compartir ese título de embajadora con la influencer, y aseguró que no tienen nada que ver y que ya le gustaría a ella tener detrás un nivel de producción como el de Dulceida. Así, Echevarría lo resumió en una sola frase: "Es como comparar a Dios con un gitano".

La utilización de esta frase hecha no ha sentado nada bien entre colectivos gitanos, que no han tardado en criticar la frase de la actriz. Uno de los más combativos ha sido el bailaor y ahora jurado de Bailando con las estrellas Joaquín Cortés (programa en el que precisamente participa David Bustamante, exmarido de la actriz), que ha publicado varios mensajes en Twitter al respecto.

"Me acaban de pasar esta información de Paula Echevarría y al principio pensé que era un error y que no había sido ella dueña de esas palabras pero me equivocaba. Con tus declaraciones demuestras tu nivel cultural, tu educación, la falta de respeto por las personas y sobre todo tu falta de humanidad", alegaba Cortés.

"Llevamos años luchando por promover la igualdad entre razas, entre hombres y mujeres, entre religiones y llegas tú y menosprecias a una etnia que ni siquiera conoces.Pocas veces me he sentido más avergonzado de una persona como de ti ahora. Lo que has dicho y como lo has dicho, el daño que tus palabras causan a muchísimos niños/as que te siguen no hay derecho. y esto no se arregla con un 'lo siento'. De verdad, qué mal gusto, qué poca categoría y qué poca vergüenza", escribía enfadado el bailarín, para terminar: "Es como comparar a Dios con un gitano', con personas como tú se ve la cultura en este país".

No contento con ello, Cortés mandaba otro mensaje a través de su cuenta de Instagram. "Los personajes públicos debemos de intentar tener cuidado con lo que decimos e intentar promover siempre el amor y el respeto por diferentes culturas, razas o sexos, ante todo en la vida hay que ser tolerantes", escribía Cortés en su perfil de Instagram, para seguir: "Tú no eliges en qué país naces, en qué cultura o de qué género u orientación sexual eres... Solo podemos sentirnos orgullosos de lo que somos porque en todos los lugares se puede encontrar la belleza del ser humano". Ella, por el momento, no se ha pronunciado al respecto.

Un problema con el 'photocall'

No es el primer problema que tiene la actriz en pocas semanas. A finales de junio, la actriz tenía que acudir a una fiesta de esta misma marca de belleza de la que es imagen. Allí iba a posar en el photocall y a contestar las preguntas de los periodistas que la esperaban bajo el sol de justicia de la tarde. Sin embargo, no apareció. Mejor dicho llegó, pero más de una hora tarde. Así, las decenas de medios y fotógrafos que la esperaban se marcharon sin cubrir el acto, hartos de esperar, y las críticas no tardaron en caer.

Echevarría no pudo más que pedir perdón, al día siguiente, a través de su perfil de Instagram, en el que acumula más de 2,2 millones de seguidores. "Un fallo de comunicación, coordinación y horarios, impidió que vosotros pudierais hacer vuestro trabajo y yo parte del mío. Aún así, os pido disculpas personalmente y espero, de corazón, que esto no vuelva a ocurrir por la buena relación que he tenido siempre con los medios y el deseo de que continúe siendo así", explicaba la actriz en un mensaje.

Tal cantidad de compromisos publicitarios no parecen del agrado de sus seguidores, aunque también es lógico que, con tal cantidad, haya voces discordantes. La actriz es una de las españolas más importantes en las redes sociales, y fuente de inspiración de moda y belleza para muchos, de ahí que su perfil de Instagram se haya convertido en su principal plataforma de expresión, pero también en un lugar en el que pueden lloverle críticas.

Así, últimamente pueden leerse en su perfil multitud de críticas a la inserción de productos o de marcas. "Yo la sigo porque me gusta su estilo y tal pero me empieza a cansar tanta publicidad"; "Paula, de verdad, cansa ya tanta publicidad, has perdido toda naturalidad y chispa que tenias. Una pena..."; "Publi y más publiiiiiiii"; "Qué pesada con tanta publicidad, aburres". Ella no se ha pronunciado al respecto, pero en diversas entrevistas ha asegurado que todo lo que aparece en su blog o sus redes es por decisión propia y porque le gusta el producto en cuestión.