Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Inmigrantes: cómo hacer

Hamburgo diseña un modelo para ubicar a los recién llegados sin concentrarlos, buscarles acomodo y crear planes de empleo

Rescate de inmigrantes en aguas del Estrecho de Gibraltar.
Rescate de inmigrantes en aguas del Estrecho de Gibraltar. EFE

¿Cómo integrar a los inmigrantes y refugiados? ¿Cómo cauterizar las derivas racistas?

La política macro europea —Gobiernos e instituciones— tiene mucho que aprender en la micropolítica local.

Veamos ejemplos. El más reciente es Hamburgo. La segunda ciudad no capital más poblada de Europa cuenta 1,8 millones de habitantes. El 34% es de origen inmigrante. En 2015 recibe un intenso flujo de 70.000 refugiados, sirios en su mayoría: súbitamente, otro 4%.

El alcalde, Olaf Scholz (actual ministro federal de Finanzas, socialdemócrata), pregunta a los sabios qué debe hacer para integrarlos. El equipo del MediaLab del mítico MIT (el Massachusetts Institute of Technology) que comanda el arquitecto español Luis Alonso, es experto en cambio urbano. Usa grandes mapas con relieve construido a base de Legos para detectar problemas, descubrir espacios necesarios.

Elabora un dictamen y Scholz lo pone en marcha. Durante dos meses convoca 60 reuniones con representantes vecinales, políticos de barrio de todo pelaje, empresas.

Entre todos, sobre el mapa de la ciudad a tres dimensiones, detectan lugares, actividades y comunidades para ubicar a los recién llegados sin concentrarlos, buscarles acomodo y crear planes de empleo y FP dual. En meses logran integrar a 10.000 refugiados (para más datos, El cazador de cerebros, La 2).

Saint-Denis es el cogollo de la banlieue parisiense: 100.000 habitantes, 38,5% de inmigrados. Municipalidad roja, el lepenismo la cercaba. Todo su siglo XXI ha buscado proyectos estatales (Stade de France, llegada del metro de París), mientras creaba una densa red de sistemas de participación vecinal.

Así, el consejo consultivo de ciudadanos extranjeros, los consejos ciudadanos de barrio, las “démarche quartiers”, el consejo de la vida asociativa, el presupuesto “participativo” y luego “ciudadano”: un hervidero de iniciativas para canalizar inquietudes, protestas, propuestas, ideas.

Lanzadas desde arriba, son iniciativas fermentadas y ejecutadas desde abajo: democracia representativa completada con democracia participativa y apoyo de la Academia. Eso.

 

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.