Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un niño de cinco años rompe una estatua de 113.000 euros mientras sus padres disfrutaban de una boda

Los progenitores deberán abonar el importe. El vídeo muestra cómo la escultura, sin amarres y en una zona de paso, cedió sobre el pequeño hasta desplomarse en el suelo

Un niño se abraza a una estatua y el peso de la misma le hace perder fuerza. Finalmente, el objeto cae al suelo. Se rompe. Este incidente ocurrió hace un mes durante una boda celebrada en un centro comunitario de Kansas y ha sido grabado por las cámaras de seguridad del local. Ahora la familia Goodman se enfrenta a abonar 132.000 dólares (unos 113.000 euros), el valor del objeto, según informan varios medios locales de este estado.

"Estábamos en una boda en el Tomahawk Ridge Community Center de la ciudad de Overland (Kansas). Recuerdo estar divirtiéndome, celebrando, y, de repente, oír un: ¿Dónde está tu madre?", explica la progenitora del pequeño. Fue entonces cuando la boda dejó de serlo y pasó a otra cosa. "Mis hijos están muy bien cuidados, pero todos nos distrajimos aquel día de celebración. Y la estatua se rompió", añade.

Las cámaras de vigilancia grabaron cómo el pequeño de cinco años abrazaba la estatua hasta que esta cae sobre él. Aunque consigue sujetarla durante unos segundos, finalmente, la escultura se desploma en el suelo. Tras correr a socorrer a su hijo, la mujer supo que dicha estatua valía un total de 113.000 euros. Y según la compañía de seguros, los progenitores deben abonar el importe. Tras conocer este dato, la familia está pensando cómo afrontar el coste. Se desconoce si acudirán a un abogado o si finalmente pagarán el daño.

Aún así, los padres se defienden argumentando que la escultura no estaba bien amarrada: "Estaba situada en una zona de paso, no en otra estancia. Ni siquiera se encontraba protegida ni amarrada al suelo. Y, sobre todo, nadie espera ir a un sitio en el que los niños están invitados, pueden entrar, y tener que preocuparse también de que una pieza de arte de 113.000 euros caiga sobre su hijo. Él no lo hizo con malicia, la escultura cayó sobre él. No era seguro... Para nada".

Por su parte, las autoridades locales definen el incidente como un acto desafortunado, pero insisten en que los objetos que están expuestos no deben tocarse. "Son objetos con los que no se debe interactuar, no están diseñados para ello", concluyen.

Puedes seguir De mamas & de papas en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información