Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El emblemático sendero de los Aduaneros cumple 50 años

El más importante de los senderos de gran recorrido franceses celebra este año sus bodas de oro. Dos mil kilómetros pegados a los acantilados y playas de Bretaña, para hacer senderismo oliendo a mar.

El emblemático sendero de los Aduaneros cumple 50 años

Su nombre oficial es GR 34, uno de los senderos de gran recorrido más famoso y frecuentado de Francia. Pero todo el mundo lo conoce como el sendero los Aduaneros porque está trazado sobre viejas veredas usadas por el cuerpo de carabineros reales para controlar el contrabando en las abruptas costas de Bretaña. Una infraestructura colosal de 2.000 kilómetros de caminos desbrozados y señalizados a lo largo de toda la costa bretona que este año cumple sus bodas de oro: 50 años en servicio, casi nada.

Fue en el verano de 1968. Émile Orian, un entusiasta senderista de Lannion, un pueblecito de la costa norte de Bretaña, convenció a un grupo de jóvenes voluntarios para que le ayudaran a desbrozar un viejo sendero en la costa de Granito Rosa, una de las zonas más fotogénicas y turísticas del litoral bretón. Durante siete meses, todos los domingos, el grupo trabajó con azadas y palas para abrir una senda entre Beg-Lèguer y Trébuerden sin ser conscientes de que estaban sentando las bases del futuro GR 34. Cada año se fueron limpiando y balizando más caminos hasta que la pasión de aquellos pioneros impregnó a otros muchos voluntarios, que ayudaron a extender la red de sendas costeras.

El emblemático sendero de los Aduaneros cumple 50 años

Hoy, el sendero de los Aduaneros, gestionado y mantenido por diversas entidades públicas y vecinales, tiene 2.000 kilómetros de longitud continuada, entre el Mont Saint-Michel, al norte —en la frontera con Normandía— y Saint-Nazaire, en la costa sur, ya cerca de Nantes. Y se ha convertido en un fenomenal reclamo turístico porque permite caminar por el abrupto litoral bretón, cuajado de acantilados, playas enormes y solitarias y paisajes de ensueño, siempre acompañados por el ulular del viento, el graznido de las gaviotas y el olor a mar. A Émile Orian se le considera el padre del sendero, y como tal se le recordará (falleció en 2016) en los fastos que se preparan en toda Bretaña para celebrar este 50º aniversario, previstos entre el 7 y el 30 de septiembre de este año.

El emblemático sendero de los Aduaneros cumple 50 años

Estos son algunos datos prácticos por si quieres hacer todo o parte del sendero de los Aduaneros:

Cómo llegar

La manera más cómoda de llegar a Bretaña es volando desde Madrid a Nantes en el vuelo diario que tiene Air Nostrum. En apenas una hora te plantas en la antigua capital del ducado de Bretaña. Y desde allí, con coche de alquiler.

Cómo hacer el sendero

La senda bordea toda la costa de Bretaña; 2.000 kilómetros desde Mont Saint-Michel a Saint-Nazaire. Pero dudo que nadie lo haya hecho completo alguna vez. Lo habitual es elegir uno o varios tramos.

El emblemático sendero de los Aduaneros cumple 50 años

Mejores tramos

Uno de los más recomendables es toda la costa de Granito Rosa, en el norte, en especial los 20 kilómetros que discurren entre la Pointe de Chateau y la localidad de Perros-Guirec.

Otra zona muy espectacular es la que bordea el litoral del Cap de la Chevre, cerca de Crozon, en el departamento de Finisterre: uno de los tramos más vistosos del sendero de los Aduaneros, con grandes acantilados y mucha soledad.

También la punta de Raz y todo el tramo que bordea el golfo de Morbihan. Y la península de Crozon, entre la población del mismo nombre y Camaret-sur-mer.

¿Dónde dormir?

No hay una red de albergues específicos, como en el camino de Santiago. Aunque sí abundan los guîte d’ètape, refugios para caminantes y montañeros. En esta web se pueden buscar todas las guîtes y refugios de Bretaña. Al ser una zona muy turística también existen en casi todos los pueblos hoteles y hostales de diversa categoría. A la hora de planificar y elegir nuestra ruta hay que prever acabar siempre en localidades y reservar alojamiento, sobre todo en verano.

Dificultad

El sendero de los Aduaneros discurre siempre pegado a la costa y no tiene grandes desniveles. Basta con una cierta preparación física y dosificar bien las etapas en función de nuestro nivel senderista.

Mejor época

Desde Semana Santa hasta octubre, con el verano como mejor temporada. Pero incluso en esos meses hay que prever ropa de abrigo y para la lluvia: si hay un lugar en el mundo donde el tiempo cambia cada 15 minutos, incluso en verano, es Bretaña.

Más información

Por desgracia, no hay ninguna web con datos prácticos en español

Web de la Fédération Francaise de la Randonnée (en francés)

Web MonGR (en francés)

Síguenos en Twitter y en Flipboard