La policía desmantela un criadero con 300 gallos de pelea, que serán sacrificados

La mayoría de aves recibirán la muerte porque no pueden convivir con otros ejemplares sin agredirlos

Una voluntaria de Mspca con un gallo de pelea.
Una voluntaria de Mspca con un gallo de pelea. Mspca Angell

La policía de Northampton (Massachussets) ha desmantelado un criadero con cerca de 400 aves, 300 gallos de pelea y 100 gallinas, en los invernaderos de Ravenwold, al oeste del Estado. La mayoría de gallos, que han sido trasladados al refugio de animales Mspca-Nevins, tendrán que ser sacrificados porque no pueden convivir con otras aves sin agredirlas, según los investigadores. Pese a que las peleas de gallos son ilegales en Estados Unidos, aún persisten de forma clandestina, según informa el refugio en su página web

Más información
El Gobierno de Canarias prohibirá las peleas de gallos
Desmantelado un reñidero ilegal de peleas de gallos en Cádiz
La Guardia Civil detiene a 17 personas e interviene más de 200 gallos de pelea

"Lo más amable que podemos hacer por la gran mayoría de estas aves es sacrificarlas humanamente", ha afirmado el director de centros y programas de adopción del refugio, Mike Keiley. Los gallos de pelea confiscados, según explica, son agresivos y deben permanecer separados para evitar que se ataquen entre sí: "Los gallos no pueden ser rehabilitados; todo lo que podemos hacer ahora es evitarles el destino brutal y sangriento que les espera en el ring". Un total de 122 gallos ya han sido sacrificados, según informa CBS local.

"He estado aquí durante 24 años y hemos visto varios casos de peleas de gallos en nuestra organización, pero nunca de este tamaño", ha explicado Keiley. Las peleas de gallos, afirma, son un "deporte sangriento extremadamente cruel": "Condenamos la despreocupación por la vida mostrada por los responsables de criar estas aves para luchar".

Las cerca de 100 gallinas encontradas serán trasladadas a santuarios tan pronto como completen los controles médicos. Además, Keiley ha señalado que el personal de la granja hará todo lo posible para criar a los 45 polluelos de gallo que, aunque han sido criados para pelear, podrían ser adoptables. 

Esta llegada masiva de gallos se suma a las 39 codornices, 13 faisanes y cuatro gansos que el refugio recibió el pasado 21 de mayo. "Nuestra población de aves aumentó de aproximadamente dos docenas a más de 400 en el lapso de 48 horas", ha señalado Keiley. El personal y los voluntarios trabajan "día y noche" para hacer frente a estas llegadas masivas.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS