Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fama y política, una vieja relación con resultados desiguales

El nombramiento de Isabel Rábago como secretaria de comunicación del PP de Madrid reabre el debate sobre el acceso de caras conocidas en cargos públicos

Cinthya Nixon, Félix Álvarez, Isabel Rábago y Nina.
Cinthya Nixon, Félix Álvarez, Isabel Rábago y Nina. GTRESONLINE

En la últimas horas ha sorprendido el nombramiento de Isabel Rábago como secretaria de comunicación del PP de Madrid. En España no es demasiado usual que rostros famosos de otros campos se pasen a la política; de hecho, Rábago –habitual de las tertulias de los programas Sálvame y Supervivientes, programa en el que incluso participó en una de sus ediciones– lo hace en calidad de periodista y experta en televisión y accede a un cargo no electo. Sin embargo, en otros países la combinación de fama y política es cada vez más común

En un primer momento puede resultar difícil encontrar un nexo común entre Gina Lollobrigida, Arnold Schwarzenegger, Ronald Reagan y Toni Cantó más allá de que todos ellos se han dedicado a la interpretación durante parte de su vida. Pero todos también comparten su preocupación por la vida pública y que en algún momento, y con resultados muy diferentes, decidieron entrar en política.

En Estados Unidos, el país epítome de las oportunidades para todos sea cual sea su origen, ya no resulta extraño ver a un actor o famoso metido en este mundo. El último caso conocido ha sido el de Cynthia Nixon, una de las famosas actrices de la serie Sexo en Nueva York, que quiere convertirse en gobernadora de la misma ciudad que fue escenario de las aventuras de este cuarteto de amigas. Pero en España todavía sorprende que caras populares del mundo artístico o literario se decidan a lanzarse al ingrato ruedo de la política, menos aún si se tiene en cuenta el desprestigio que sufren los políticos en un momento en el que la corrupción es una de las principales preocupaciones de los españoles.

Cynthia Nixon en un acto de campaña, el 20 de abril de 2018 en Nueva York ampliar foto
Cynthia Nixon en un acto de campaña, el 20 de abril de 2018 en Nueva York GTRESONLINE

No se trata de significarse con un partido u otro. En ese terreno los artistas se mueven con soltura e incluso aceptan las críticas, los beneficios y desprestigios que supone la filiación política o la defensa de según qué causas sociales. Otra cosa es implicarse directamente en la gestión de algún tipo de administración local, regional o nacional y presentarse como candidato en la lista de algún partido político. Pero que todavía no sea común en España no significa que sea excepcional. A lo largo de los últimos años han existido casos conocidos y el actual revuelo político puede volver a deparar alguna sorpresa.

El actor Toni Cantó ha sido uno de los más regulares en su activismo de primera línea. Desde 2008 que entró en política de la mano de UPyD (Unión, Progreso y Democracia), el partido encabezado por Rosa Díez ha llegado a tener escaño en el Congreso de los Diputados y ahora forma parte de las listas de Ciudadanos, el partido de Albert Rivera.

Pero hay otros nombres de famosos aspirantes a gobernantes que puede que se hayan olvidado. Es el caso de Juanjo Puigcorbé, el actor que ha encarnado al rey Juan Carlos en dos series de televisión y que se presentó como número dos en la lista de Esquerra Republicana de Cataluña (ERC) por Barcelona en las elecciones municipales de 2015 y es desde entonces concejal del Ayuntamiento de la ciudad y diputado delegado de Cultura de la misma Diputación Provincial.

Juanjo Puigcorbé en las celebraciones del Día Nacional de Cataluña, la Diada, el 11 de septiembre de 2015. ampliar foto
Juanjo Puigcorbé en las celebraciones del Día Nacional de Cataluña, la Diada, el 11 de septiembre de 2015. GTRESONLINE

Los escritores Fernando Delgado y Carmen Amoraga, premio Planeta y premio Nadal respectivamente, han participado en las elecciones de la Comunidad valenciana como miembros del PSPV (Partido Socialista del País Valenciano). Amoraga fue diputada en la IX legislatura de las Cortes valencianas, tras ocho como concejal de cultura en Picanya. En julio de 2015 renunció a su acta como diputada para dedicarse al desarrollo de las políticas de cultura de la Generalitat Valenciana. El periodista y escritor Fernando Delgado, por su parte, abrió la nueva legislatura de las Cortes valencianas el 11 de junio de 2015, al ser el diputado elegido de mayor edad.

También la cantante Nina, quién fue directora de la academia del programa Operación Triunfo en su primera etapa, probó suerte en las municipales y fue elegida en 2003 concejal del Ayuntamiento de Lloret de Mar, aunque se le retiró el acta tras una alegaciones y ésta fue a parar a otro partido político.

El actor y colaborador de televisión Félix Álvarez, conocido como Felisuco, concurrió por primera vez a unas elecciones en la cita del 26J de 2015. Se presentó como cabeza de lista de Ciudadanos por Cantabria y obtuvo su acta de diputado para el Congreso. La formación naranja ha contado con otras adhesiones de famosos como el presentador Agustín Bravo, que se presentó cerrando la lista de este partido en las mismas elecciones pero en Sevilla.

Toni Cantó y Félix Álvarez, en el Congreso de los Diputados. ampliar foto
Toni Cantó y Félix Álvarez, en el Congreso de los Diputados. GTRESONLINE

Izquierda Unida logró que el poeta Luis García Montero se presentara a la presidencia de la Comunidad de Madrid que finalmente consiguió la ya dimitida Cristina Cifuentes. Y María Jesús Ventura —recuerden su acordeón y su canción de Los pajaritos fue concejala de Tercera Edad en el ayuntamiento alicantino de La Nucía. Y la exmiss Eva Pedraza fue responsable del área de Mujer e Igualdad del Ayuntamiento de Córdoba. O Carmen Lomana que se presentó como número tres por Vox para el Senado. El aventurero Álvaro de Marichalar, excuñado de la infanta Elena, que optó por UPyD para llegar a ser concejal del ayuntamiento de Soria sin conseguir los votos necesarios para obtener representación.

También han existido otros casos de menos éxito o más exóticos. Como el del mediático abogado Emilio Rodríguez Menéndez, que intentó relanzar el Partido Socialista de la Justicia e intentó presentarse a unas elecciones municipales, hasta que la Junta Electoral rechazó sus pretensiones. O el de Yola Berrocal, habitual durante algunos años de la prensa rosa y los programas de cotilleos, que intentó lograr la alcaldía de Marbella al frente del partido Yola Independiente Liberal (YIL), en una parodia del GIL de Jesús Gil, prometiendo cirugía estética gratis para las mujeres y los niños de la localidad. O el de la transexual Carmen de Mairena, habitual del programa Crónicas Marcianas cuando rompía audiencias, que se presentó en 2010 al Parlament de Cataluña por el partido Coordinadora Reusenca Independent y consiguió el voto de 6.982 vecinos.

Con lo agitada que están en este momento las aguas políticas, queda por ver qué nuevas sorpresas deparará el futuro en lo que se refiere al aún insólito matrimonio entre artistas, famosos y política.