Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El pragmatismo se rinde

La elección de Torra añade un lastre mayor al proyecto independentista: lo embrutece con un ideario supremacista y excluyente

Quim Torra y Carles Puigdemont ayer en Berlín.
Quim Torra y Carles Puigdemont ayer en Berlín. EFE

Sería mucho llamar desbloqueo a la etapa que se abre en la política catalana tras la investidura del nuevo presidente. Por no hablar del regreso a la normalidad política, embargado a corto plazo por las dudas sobre la continuidad del 155 y los procesos judiciales, y a largo plazo por la fractura en la sociedad catalana y la deformación del lenguaje político, roto el significado compartido de términos como legitimidad, democracia o crisis humanitaria.

El desenlace tras cinco meses de bloqueo muestra que ni el paso del tiempo ni la ausencia de autogobierno han reforzado a los pragmáticos dentro del bloque independentista, ni éstos han podido jubilar a Puigdemont, previas alharacas y ceremonias de reconocimiento. El relato del mandato legítimo del expresident ha permanecido incólume ante la parálisis institucional, la sustitución de élites y los atisbos de división.

¿Qué explica esa resistencia? Primero, la competición por la hegemonía del bloque independentista entre ERC y JxCat, que impide la desescalada del discurso ante el miedo de que cualquier concesión se tache de rendición y a sus impulsores de traidores. Segundo, la debilidad organizativa y de liderazgo en los partidos y el protagonismo de los movimientos sociales, menos propensos al pragmatismo. Finalmente, la actuación del Gobierno del PP y su competición electoral con Ciudadanos, que asegura la tensión necesaria para mantener vivo el pulso al Estado.

El temor al castigo electoral y al ostracismo dentro del bloque independentista deben ser grandes para que los pragmáticos no hayan opuesto resistencia a la nominación de Torra. De cualquier candidato designado por Puigdemont cabría esperar el mantenimiento de la fractura social, la parálisis y el secuestro institucional. Pero la elección de Torra añade un lastre mayor al proyecto independentista: además de no asegurar su retorno al marco legal e institucional, lo embrutece con un ideario supremacista y excluyente.

El sector pragmático independentista se rinde, abocándose al confinamiento en un nicho político, tan cómodo en la radicalidad como inhabilitado para la ampliación de mayorías. @sandraleon_

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.