TRIBUNA
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

A Europa le puede quedar un año

El debate de la campaña electoral que viene va a ser “Europa sí, Europa no”. Tenemos un año para ganar

El Parlamento Europeo, durante la sesión plenaria de este miércoles
El Parlamento Europeo, durante la sesión plenaria de este miércolesPATRICK SEEGER (EFE)

Si nada lo remedia, el próximo 29 de marzo de 2019 Reino Unido abandonará la Unión Europea, en lo que supone un hecho sin precedentes porque nunca antes un país miembro dejó de pertenecer al proyecto comunitario. Hemos descubierto que el proyecto europeo no es irreversible. Por encima de cualquier otra consideración, el Brexit es un error de dimensiones históricas, que está marcando ya el momento actual de la UE y cuyas consecuencias vamos a pagar tanto europeos como británicos.

Más información
Antonio Caño: “Si no defendemos la verdad, perderemos la democracia”
Editorial | Callejón sin salida
Windrush y Brexit

Es un hecho innegable que la sociedad británica fue intoxicada con numerosas campañas de desinformación, propaganda y noticias falsas. Cómo no acordarse por ejemplo de aquella tramposa promesa de campaña de devolver 350 millones de libras a la semana (unos 400 millones de euros) al sistema nacional de Salud una vez concretado el Brexit. Pero hay también otra lectura de los acontecimientos, la que revela que los europeístas no hicimos lo suficiente para evitar el Brexit. Ya fuera por ingenuidad o por cualquier otro motivo, nuestro silencio ante las mentiras de los brexiteros fue también nuestra condena.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Pero dicho esto, no podemos olvidar que, además del Brexit que lo condiciona todo, Europa se enfrenta en estos momentos a varios desafíos de enorme envergadura. La crisis migratoria y de refugiados, aunque ahora ocupe menos espacio en los informativos, sigue muy presente en los países del Este y del Sur europeo. Las secuelas de la crisis económica y social todavía se sienten en muchos países de Europa y en muchos segmentos sociales porque esa crisis, no debemos olvidarlo, arruinó a millones de familias y debilitó nuestro modelo de bienestar social.

Como no pensar, también, en los efectos colaterales de la globalización, que ha dejado a miles de trabajadores en los márgenes del progreso, sin capacidad ni de reciclarse ni de reincorporarse al mercado laboral. Afrontamos además amenazas constantes como el terrorismo, que ha generado miedo e inseguridad en los europeos, y problemas a corto, medio y largo plazo como el cambio climático. Todo esto ocurre además en el contexto de un nuevo escenario mundial que es cada vez más incierto, más inseguro, más complejo por la multiplicación de los actores influyentes, y en el que los europeos estamos cada vez más solos y con menos aliados.

Ante todos estos problemas, el Día de Europa es sin duda una buena oportunidad para reflexionar. La falta de ambición política en los últimos tiempos, tanto de la UE como de los países miembros, ha tenido dos graves consecuencias. La primera de ellas ha sido la desafección de una parte muy importante de la sociedad con las instituciones públicas y los partidos políticos. La segunda y más peligrosa, la aparición del entorno social propicio para el regreso de los movimientos nacional-populistas, extremistas y radicales, los mismos que habían estado en cuarentena democrática desde la derrota del nazismo y del fascismo.

La falta de ambición política en los últimos tiempos, tanto de la UE como de los países miembros, ha tenido dos graves consecuencias

75 años después de acabado el horror de la Segunda Guerra Mundial, el nacional-populismo vuelve a ser, por terrible y anacrónico que parezca, la mayor amenaza para la paz, la libertad y la democracia en Europa, y por tanto, para su futuro. No se trata solo de los 17 millones de británicos que votaron por el Brexit en 2016 o los 10 millones de franceses que votaron por el extremismo de Marine Le Pen el año pasado. Son también los 5 millones y medio de alemanes que han vuelto a sentar (y como tercera fuerza política) a la extrema derecha en el Bundestag Alemán. Algo que no ocurría desde los tiempos de Hitler. En España, los nacional-populistas han convencido a la mitad del pueblo catalán para votar en contra de la otra mitad.

El nacional-populismo es un virus de la democracia, que todo lo envenena y todo lo mata. Su arraigo en algunos países europeos amenaza al conjunto del proyecto de la UE. El próximo objetivo serán las elecciones europeas de mayo de 2019. Y si no le ponemos remedio, podemos tener el primer Parlamento Europeo de la historia dominado por antieuropeos, algo que podría ser el principio del fin de la Unión Europea.

Frenar al nacional-populismo exige abordar de manera urgente los grandes desafíos a los que nos enfrentamos en estos momentos. Exige, fundamentalmente, articular una respuesta política a los efectos de la globalización; reformar la arquitectura de la zona euro; hacer realidad el pilar social de la Unión; abordar la transformación digital del continente; reformular la política exterior y de seguridad común; reforzar la democracia europea; y prepararnos para las crisis que están por venir, desde las guerras comerciales hasta la crisis climática, energética o demográfica. Frenar al nacional-populismo exige responsabilidad y altura de miras. El escenario no es alentador, pero bajar los brazos no es una opción. Nunca debe serlo. Europa debe luchar por su propia supervivencia con todos los instrumentos de la democracia y el Estado de derecho. Ni uno más, pero tampoco ni uno menos.

Hoy más que nunca debemos recordar que nuestra prosperidad y bienestar dependen de la paz y la estabilidad de Europa. Y que si el proyecto europeo desaparece, la democracia y la libertad acabarían también desapareciendo con ella. Nos estamos jugando que el próximo Parlamento Europeo sea o no un parlamento de mayoría antieuropea. El debate de la campaña electoral que viene, menos de dos meses después del Brexit, va a ser “Europa sí, Europa no”. Tenemos un año para ganar.

Esteban González Pons es portavoz del PP en el Parlamento Europeo y vicepresidente del grupo PPE en el PE.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS