Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El desamparo de las mujeres discapacitadas indias víctimas de abusos sexuales

El informe 'Víctimas invisibles de violencia sexual' demuestra el abandono institucional que sufren las mujeres discapacitadas ante un sistema que no cumple la ley que las protege

Cuando tenía 13 años, Razia (nombre ficticio), que tiene una discapacidad intelectual y dificultades para hablar, fue violada por el tutor de su hermano en 2014. Desde enero de 2016, espera una indemnización reconocida.
Cuando tenía 13 años, Razia (nombre ficticio), que tiene una discapacidad intelectual y dificultades para hablar, fue violada por el tutor de su hermano en 2014. Desde enero de 2016, espera una indemnización reconocida.

Falta de apoyo policial durante las denuncias, insuficiente protección a las víctimas, escasez de profesionales especializados en discapacidades que las asesoren y privación de la compensación legal que les corresponde; son algunos de los obstáculos añadidos a los que se enfrentan las discapacitadas indias que han padecido abusos sexuales, según un estudio publicado hoy por Human Rights Watch (HRW). Víctimas invisibles de violencia sexual: Acceso a la justicia para mujeres y niñas con discapacidades en India denuncia las lagunas policiales y judiciales aun existentes a pesar de las reformas legales introducidas en los últimos años.

India ha mejorado la protección legal a las víctimas de violencia sexual después del infame caso de la violación múltiple de una joven en 2012. La reforma de la Ley Criminal en 2013 añadió provisiones imprescindibles para defender a mujeres y niñas con discapacidad y facilitar su participación en los procesos de investigación y judiciales. Esta ley complementaba la ya existente en relación a menores víctimas de delitos sexuales de 2012 y la referente a personas con discapacidad de 2016. Pero poco se ha avanzado en la aplicación de las mejoras según demuestra este estudio que analiza 17 casos de violaciones a 8 menores y 9 adultas de ocho estados de India, y que incluye más de 120 entrevistas a supervivientes de violencia sexual, familiares, abogados, policías, funcionarios del gobierno y trabajadores sociales.

“La ley de 2013 eliminó la invisibilidad legal existente. Pero las adaptaciones descritas por la norma suponen facilitar a las mujeres con discapacidad su acceso a la justicia. Si una comisaría no tiene rampa de entrada, ¿cómo puede una mujer en silla de ruedas denunciar?”, explica Nidhi Goyal, coautora del estudio y quien sufre una discapacidad visual. “Debería haber intérpretes y trabajadores sociales asistiendo en la denuncia así como en el reconocimiento médico y durante el juicio. Pero ninguna de estas disposiciones legales se ponen práctica”, resume la defensora de los derechos de los discapacitados con base en Bombay.

Las mujeres sordomudas no tienen posibilidad de pedir asistencia en caso de abusos. Aquellas con discapacidades intelectuales no saben que las violaciones son un crimen

La invisibilidad de estas víctimas se refleja en los datos oficiales. Ni siquiera las estadísticas anuales ofrecidas por la Oficina Nacional de Registros Criminales informan del número de mujeres con discapacidad víctimas de abusos sexuales. A la falta de visibilidad institucional y a los retos a los que se enfrentan en un sistema judicial inadaptado, se unen un mayor riesgo potencial a sufrir violencia sexual. Por ejemplo, el informe refleja que las mujeres sordomudas no tienen la posibilidad de pedir asistencia en caso de abusos. Mientras que aquellas con discapacidades intelectuales no saben que los actos sexuales sin consentimiento son un crimen y deben ser denunciados.

Otro estudio de HRW del pasado noviembre, denunciaba las humillaciones sufridas por las mujeres víctimas de violencia sexual en hospitales y comisarías de India. La mala praxis de estos profesionales en casos de violencia sexual se agrava en los casos en los que la víctima es una mujer con discapacidad. Según el nuevo informe, pocos policías conocen las reformas introducidas por la ley de 2013 y no recogen la discapacidad de las denunciantes o no les ofrecen la asistencia establecida por ley.

El informe también hace hincapié en la importancia de la compensación a las víctimas, muchas de las cuales dependen de sus familiares a causa de su discapacidad. “Hay casos flagrantes, como el de una chica con discapacidad intelectual de Bengal Occidental que fue violada en numerosas ocasiones hasta quedar embarazada. Ella vive por debajo del umbral de la pobreza y completamente dependiente. En la actualidad y sin compensación, su madre tiene que hacerse caso de dos personas más”, explica Nidhi Goyal.

La coautora del estudio subraya que la raíz del problema está en la falta de información y educación sexual, lo que discrimina doblemente a las víctimas. “Hay que hablar de sexualidad y las mujeres con discapacidad son discriminadas por su discapacidad y por considerarlas asexuales o hipersexuales. En el primer caso, se piensa 'si son asexuales, ¿por qué iba nadie a violarlas?' En el segundo caso, al contrario, se considera que se merecen ser violadas. Los estigmas de una mujer con discapacidad las hacen completamente invisibles”, resume Goyal.

Puedes seguir a PLANETA FUTURO en Twitter y Facebook e Instagram, y suscribirte aquí a nuestra newsletter.

Más información