Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

80 millones para los refugiados palestinos: faltan 280

En una reunión extraordinaria en Roma, una decena de países prometen fondos para tratar de llenar el hueco que los recortes de Trump han dejado en el presupuesto de UNRWA

Tabriz y su hijo son refugiados palestinos en Siria.
Tabriz y su hijo son refugiados palestinos en Siria. UNRWA

Una colecta de fondos "vital", "urgente", esencial". Egipto, Jordania y Suecia, junto al secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres, y la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, se han encerrado en una sala en Roma con representantes de casi 70 países para apremiarles a aportar más dinero para los cinco millones de refugiados palestinos. Al final, han conseguido que una decena larga de Estados comprometan 80 millones de dólares adicionales para UNRWA, la agencia de la ONU que atiende desde hace 68 años las necesidades de los palestinos en Cisjordania, Gaza y en otros campos esparcidos por Siria, Jordania y Líbano.

Al organismo le había salido una enorme brecha en el presupuesto tras el fuerte recorte de la contribución de Estados Unidos. "Para 2018, el déficit no es de millones, ni de decenas de millones, sino de 446 millones de dólares [unos 360 millones de euros]", arrancaba Guterres su intervención en esta cumbre extraordinaria. Este año, la aportación estadounidense a UNRWA ha sido de 48 millones de euros frente a los cerca de 295 del año pasado. "Si los palestinos no tienen intención de continuar hablando de paz, ¿por qué deberíamos nosotros realizarles estos enormes pagos?", se preguntaba el presidente estadounidense, Donald Trump, en un tuit publicado en enero. En la agencia trabajan con la idea de que no recibirán más dinero desde Washington.

Los 80 millones extra apalabrados hoy por países como Qatar, Canadá, Suiza, Francia, Turquía, Nueva Zelanda, Noruega, México, India o Eslovaquia reducen el agujero presupuestario, pero este aún es considerable (de unos 280 millones).  Quizá por eso, lo que el comisario general de UNRWA, Pierre Krähenbühl, destacaba del acto de hoy era haber asistido "una declaración de compromiso político sin precedentes" con el trabajo de la organización. 

Mogherini, Guterres y el ministro jordano Safadi, este jueves en Roma.
Mogherini, Guterres y el ministro jordano Safadi, este jueves en Roma.

La falta de fondos, han insistido Guterres y Krähenbühl, puede hacer que los 525.000 refugiados en edad de estudiar tengan que dejar de hacerlo, además de poner en riesgo servicios básicos como los 140 centros de salud que atienden a los refugiados y la provisión de comida para los casi 1,7 millones de personas (un millón solo en Gaza) que no tienen asegurado alimento suficiente, según fuentes de la agencia. Ante las referencias a la posibilidad de una nueva ola de migración hacia Europa, las mismas fuentes calculan que prestar esos servicios a la población de refugiados palestinos en lugares como la UE costaría aproximadamente siete veces más que mantener el trabajo de UNRWA, que requiere en torno a 1.000 millones de euros anuales.

"Hemos sentado buenos cimientos para animar a otros países a aportar", ha declarado Krähenbühl, que ha confirmado la ausencia de acercamientos o gestos por parte de EE UU para abordar contribuciones adicionales. Una de las convocantes, la ministra de Exteriores sueca Margot Wallström, ha apelado antes del inicio a la "responsabilidad compartida" de la comunidad internacional a la hora de buscar una solución "sostenible" a la financiación de la agencia internacional.

La UE, por ejemplo, ya había aprobado antes de esta reunión en la sede de la FAO nuevas ayudas a Palestina por valor de 42,5 millones que incluyen "el apoyo a la construccion de un Estado palestino democrático y responsable", según dijo en su día Mogherini. España, por su parte, no prevé en principio aumentar el millón de euros anual que destina a este fin.

Otro de los convocantes de la cumbre, el ministro de Exteriores egipcio Sameh Shukry, ha apuntado por su parte que mantener "la dignidad" de los palestinos desplazados es una forma de inmunizarse contra "potenciales amenazas de radicalización y terrorismo". A finales de enero, el enviado de la ONU para Oriente Próximo, Nickolay Mladenov, advertía de que Gaza, con una tasa de desempleo cercana al 50%, "corre el riesgo de volver a estallar".

Puedes seguir a PLANETA FUTURO en Twitter y Facebook e Instagram, y suscribirte aquí a nuestra newsletter.

Más información