Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
La Nueva Agenda Urbana

El momento de la Nueva Agenda Urbana

Reflexiones desde Kuala Lumpur en el Noveno Foro Urbano Mundial

Las Torres Petronas. Las Gemelas de Kuala Lumpur
Las Torres Petronas. Las Gemelas de Kuala Lumpur Flickr - Creative Commons

Malasia es uno de los países más urbanizados del Este de Asia. Su población urbana pasó de 10 a 15 millones en la última década (un crecimiento del 4% anual). Las Torres Petronas, los edificios más altos del mundo entre 1998 y 2003, y la Torre Menara Kuala Lumpur, la séptima torre de comunicación más alta del mundo, simbolizan ese urbanismo moderno característico de la Asia emergente que crecía con ambición y sin complejos.

Kuala Lumpur ha actuado como un centro comercial internacional que impulsa el crecimiento económico, no sólo del resto del país, sino de toda la región. Entre sus calles, confluye la creatividad y el comercio de la población malaya, con la china (que ya representa el 43% de la población) y la india (un 10% y creciendo), creando una mezcla de culturas y tradiciones que aumentan el atractivo e interés de la urbe. El megaproyecto de crear el primer ferrocarril de alta velocidad del sudeste asiático, cruzando el país de Penang a Johor, potenciará una urbanización todavía más acelerada.

Es precisamente este crecimiento lo que preocupa a muchos, ya que amenaza la propia sostenibilidad del país. Con 1.8 millones de personas viviendo en Kuala Lumpur, más de cinco millones en el área metropolitana, la población no solo aumentará, sino que esta previsto que en 2030, el 80% de la población sea población urbana.

"En Malasia teníamos una tasa de urbanización de menos del 30 por ciento en la década de 1970", contaba el primer ministro de Malasia Datuk Seri Najib Razak, en la inauguración del Noveno Foro Urbano Mundial que se llevó a cabo entre el 7 y 13 de febrero en Kuala Lumpur. ”Sin embargo, hoy esa cifra ya supera el 75% y se espera que supere el 85% para 2050".

Durante el Foro, se acabó aprobando la Declaración de Kuala Lumpur, a través de la cual los signatarios pretenden promover la formulación de marcos de implementación para la Nueva Agenda Urbana a todos los niveles, con el fin de producir ciudades seguras, saludables, accesibles, y sostenibles para todos y todas.

El foro atrajo a más de 22.000 participantes de 165 países para debatir los temas que afectan al desarrollo urbano: cambio climático, vivienda, desarrollo económico local, movilidad, espacio publico o aspectos de género, entre otros.

Uno de los aspectos que quedó claro a través de las jornadas es que las propuestas y medidas sugeridas a través de la declaración exigirá revisar el marco estructural de políticas públicas, regulaciones y directrices que rigen la ciudad. Porque, ¿se pueden lograr los objetivos de la NUA con el coyuntura actual?, ¿o esta debe ser revisada y fortalecida en acorde a ello?.

Revisando la Declaración de Kuala Lumpur, destacan tres aspectos que tienen especial interés para la implementación apropiada de la NUA:

1) Promover un marco de gestión de alianzas estratégicas para lograr una mayor aceptación y corresponsabilidad en las actividades hacia el desarrollo urbano sostenible

Para lograr la NUA es preciso asegurar un diálogo continuo entre los diferentes niveles de gobierno, así como promover la participación de todos los grupos de interés y mejorar la coordinación intersectorial, la transparencia y la rendición de cuentas. La declaración hace hincapié en "apoyar la creación y consolidación de plataformas y agendas inclusivas para el diálogo entre todos los niveles de gobierno, tomadores de decisiones y partes interesadas, tales como foros y comités urbanos regionales, nacionales y locales que puedan fortalecer la revisión de políticas y la evaluación de impactos".

2) Fomentar las buenas practicas y casos de éxito que puedan ser replicables y escalables

Una de las mayores necesidades que los gobiernos locales llevan tiempo solicitando para mejorar la gestión de sus ciudades son casos de éxito que hayan facilitado la transformación urbana. La Declaración de Kuala Lumpur propone “fomentar el intercambio de soluciones creativas y prácticas innovadoras que permitan un cambio de mentalidad necesario para impulsar el cambio", así como ”fomentar una cultura de creatividad e innovación que se integre en la forma en que operan las ciudades y los asentamientos humanos”.

3) Crear un marco de monitoreo y evaluación para valorar el cumplimiento de los logros de la implementación de la NUA

Fomentar la formulación de marcos de implementación para la NUA a todos los niveles, requiere implementar mecanismos de monitoreo e información, incluida la evaluación de los impactos. Según propone la declaración, es preciso "desarrollar mecanismos de monitoreo y recopilación de datos, incluidos los datos generados por la comunidad, para mejorar la disponibilidad de información y datos desglosados y comparables en las ciudades, áreas urbanas funcionales y niveles comunitarios".

Sin embargo, los tres aspectos ponen de manifiesto una realidad que sorprende no haber sido más tratada en el Fórum: los gobiernos locales, tal y como han reiterado en múltiples ocasiones, no tienen ni los recursos ni las competencias para hacer frente a estos desafíos apropiadamente. Se descentralizan las responsabilidades pero no el acceso a la financiación internacional. Los desafíos emergentes que se pusieron en evidencia en Kuala Lumpur requieren acciones urgentes. Y ello pasa por dotar de herramientas de urbanización inclusivas adaptadas a los contextos locales; y por ende, por un empoderamiento de la capacidad financiera de las ciudades para que puedan responder a sus propios retos.

Más información