Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El rock irrumpe en Givenchy

Pedimos a la diseñadora Clare Waight Keller que nos explicara el sentido de su primera colección masculina para la firma francesa, y encontramos la inspiración de Johnny Thunders

givenchy
La primera colección masculina para Givenchy de Clare Waight Keller nos traslada a los rockeros años setenta. El modelo lleva camiseta a rayas, pantalón de lana fría y botas.

Hay un momento de tensa incertidumbre justo antes de que el primer modelo de la primera colección de un diseñador pise la pasarela por primera vez. En el debut de Clare Waight Keller (Birmingham, 1972) en Givenchy, el pasado octubre, la primera modelo fue una mujer. Y la segunda. El hombre no apareció hasta la 18ª salida, eso sí, con la perfecta chaqueta cruzada sobre un pantalón de esmoquin rojo.

Chaqueta color teja, camisa de ‘crepe de chine’ verde agua, pantalón acampanado con cintura de satén y botines.
Chaqueta color teja, camisa de ‘crepe de chine’ verde agua, pantalón acampanado con cintura de satén y botines.
rn  rn El modelo de la izquierda lleva levita de terciopelo con efecto de tiza, pantalón entallado y cinturón con cuatro trabillas. El modelo de la derecha luce pantalón y camiseta World Tour. La lámpara es el modelo rn Ambre de Kalou Dubus.
El modelo de la izquierda lleva levita de terciopelo con efecto de tiza, pantalón entallado y cinturón con cuatro trabillas. El modelo de la derecha luce pantalón y camiseta World Tour. La lámpara es el modelo Ambre de Kalou Dubus.
El modelo de la izquierda luce chaqueta de pata de gallo con bordado de cebra y camisa con estampado de tigre. El modelo de la derecha viste chaqueta con pauta de leopardo y camisa.
El modelo de la izquierda luce chaqueta de pata de gallo con bordado de cebra y camisa con estampado de tigre. El modelo de la derecha viste chaqueta con pauta de leopardo y camisa.
Chaqueta ‘biker’ con mangas extraíbles y pantalón de lana fría.
Chaqueta ‘biker’ con mangas extraíbles y pantalón de lana fría.
En primer plano, camisa sin mangas superpuesta sobre otra y vaquero negro. Al fondo, levita de pata de gallo y pantalón ‘slim fit’. rn rn
En primer plano, camisa sin mangas superpuesta sobre otra y vaquero negro. Al fondo, levita de pata de gallo y pantalón ‘slim fit’.
El modelo de la derecha luce chaqueta negra vaquera, pantalón vaquero ajustado y camisa estampada. El modelo de la izquierda lleva camisa negra en ‘devoré’, vaqueros y cadena de metal.
El modelo de la derecha luce chaqueta negra vaquera, pantalón vaquero ajustado y camisa estampada. El modelo de la izquierda lleva camisa negra en ‘devoré’, vaqueros y cadena de metal.

Tras él salieron 17 chicos más, vestidos con chaquetas de cuero con el hombro caído, vaqueros ajustados y levitas de teddy boy. Pasada otra tanda de chicas, seis modelos más presentaron la versión nocturna de la colección: camisas geométricas en negro transparente, pantalones de vestir acampanados y trajes con texturas brillantes.

Cuando la diseñadora salió a saludar, su receta para esta maison histórica estaba más que clara. Adiós, tensa incertidumbre. Hola, sastrería rock. Una propuesta clara y realista con referencias bastante específicas: “Me encanta Johnny Thunders. También Bruce Springsteen a mediados de los setenta. Por supuesto, David Bowie, y el primer Mick Jagger”.

Los referentes anglosajones de esta británica encajan misteriosamente bien con la casa que Hubert de Givenchy fundó en París 1952. Puede que sea porque, en su historia, el hombre tiene menos recorrido. Todo aficionado a la moda sabe qué tipo de mujer viste Givenchy según la época pero, durante años, el hombre Givenchy solo existía en la botella de Gentleman, el perfume que se introdujo en 1973, inspirado por el estilo aristocrático de Hubert.

Por contra, el diseñador saliente, Riccardo Tisci, definió durante sus 12 años en la casa unas colecciones masculinas que mezclaban sastrería y un streetwear más bien rudo (pasará a la historia su estampado de un dóberman rabioso). Y ahora, la receta de Waight Keller cambia agresividad por glamur. “Hay un espíritu muy rock’n’roll en esta primera colección”, explica la diseñadora, que se declara “naturalmente influida por la escena musical de los últimos sesenta y primeros setenta”.

El nuevo chico Givenchy es “un espíritu libre, le gusta divertirse. Se siente igual de cómodo vestido con ropa estructurada que con prendas más urbanas”. Pero este chico no es una fantasía, por mucho que personifique el ideal de una mujer: “Me fijo en los hombres que me rodean. Es importante que la ropa sea real, creíble”.

El reto, además, es que la colección tenga sentido junto a la de mujer. De ahí el desfile mixto. Y de ahí que Waight Keller vaya con cuidado. Se trata del principio de una carrera de largo recorrido y la diseñadora ha preferido quitar con cuidado la mesa del anterior comensal antes de poner su propia vajilla. “Estoy intentando construir un vocabulario para la casa que sea recordado durante mucho tiempo. Conseguir girar correctamente en una nueva dirección exige tiempo. Y me lo estoy tomando”.

Toda la ropa de este reportaje es de la colección p/v 2018 de Givenchy. Maquillaje y peluquería: Christos Vourlis. Asistente de fotografía: Fede Delibes. Asistente de estilismo: Silvia Ballester. Modelos: Italo de Vroom y Massimo Colonna (Premium Models). Producción: Claudia de Pablo.

Puedes seguir ICON en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información