Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
EP Global BLOGS Coordinado por JORGE RODRÍGUEZ

Condenado a seis meses de cárcel un adolescente por tratar de introducir un cachorro de tigre en EE UU

El joven llevaba al animal en el suelo de su vehículo y alegó que lo compró después de ver a un hombre paseando a un felino en Tijuana

Un agente sostiene al cachorro de tigre confiscado en la frontera de EE UU.
Un agente sostiene al cachorro de tigre confiscado en la frontera de EE UU. AP

Un adolescente de California ha sido condenado este martes a seis meses de cárcel por haber tratado de introducir a Estados Unidos un cachorro de tigre de Bengala (Panthera tigris). Los hechos ocurrieron el pasado agosto, cuando el joven, de 18 años, intentó cruzar la frontera de EE UU desde México por San Ysidro (San Diego), según fuentes policiales de la frontera estadounidense. El cachorro, de seis meses, fue hallado en una caja en el suelo del vehículo. El pequeño felino, bautizado con el nombre de Moka, ha sido llevado al zoológico californiano Safari Park, en San Diego (EE UU).

Los abogados de Luis Eudoro Valencia, como se llama el joven, han asegurado que su cliente compró el cachorro porque quería tener un tigre como mascota y que simplemente "había perdido el juicio". Los fiscales afirmaron que en ciertos mensajes de móvil, el joven se jactaba de ganar grandes sumas de dinero por vender animales exóticos como jaguares y leones, lo que demostraba que se lucraba con el contrabando ilegal de animales. La fiscal Melanie K. Pierson también subrayó el historial delictivo de su padre y el de su abuelo, condenados por tráfico de drogas y blanqueo de dinero.

"Los monos los obtengo por 2.500 [dólares] y los tigres blancos por 6k [6.000 dólares], me refiero a los tigres regulares, el blanco por 10k [10.000 dólares]. El jaguar por 8k [8.000 dóalres] —y las panteras también— y los leones por 5k [5.000 dólares]", escribió en unos un mensaje de texto que envió a un vendedor de zorros que quería comprar un tigre.

Luis Valencia sujeta un rifle en una fotografía en su cuenta de Facebook.
Luis Valencia sujeta un rifle en una fotografía en su cuenta de Facebook.

Tras ser descubierto, el condenado aseguró a los agentes que había pagado 300 dólares por el cachorro después de ver a un hombre paseando con un tigre más grande atado con una correa en Tijuana (México). Después de su arresto, varios agentes del Departamento de Pesca y Vida Silvestre de California registraron su casa en Perris (condado de Riverside, California) tras recibir un aviso de que el acusado tenía otra cría de tigre en su vivienda, pero no encontraron nada. La policía encontró un caballo en la propiedad familiar. El abogado del joven alegó que Valencia se dedicaba a domar caballos andaluces, según ha adelantado el diario local San Diego Union Tribune.

En las fotografías que Valencia ha publicado en las redes sociales puede verse al joven sosteniendo un rifle, haciendo gestos propios de pandilleros y en vídeos de peleas de gallos. La fiscal calificó estas imágenes "más cercanas a la vida de un miembro joven de una organización de tráfico de drogas, que a la de un chico inocente que cometió un error juvenil".

el cachorro 'Moka' en una jaula tras ser rescatado.
el cachorro 'Moka' en una jaula tras ser rescatado.

A principios de febrero, la policía mexicana interceptó a otro cachorro de tigre sedado después de que alguien intentase mandarlo por correo en una caja de plástico desde el estado de Jalisco (en la zona oeste de México) al de Querétaro (en el centro del país norteamericano). Los puertos de entrada cercanos a la frontera entre Estados Unidos y México son unas de las vías principales de paso del mercado negro de animales exóticos.

Más información