Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Otra matanza

El pasado miércoles, un joven llamado Nikolas Cruz arrebató la vida de 17 personas en el que fue su instituto en el Estado de Florida. De nuevo, armas y violencia en acción. Según los medios, utilizó un fusil semiautomático AR-15, una de las muchas armas que se pueden conseguir con gran facilidad con tal solo alcanzar la mayoría de edad. Suena irónico que los jóvenes esperen hasta los 21 años para poder consumir alcohol y que con tan solo 18 años ya se pueda comprar armas para uso personal, sin ningún requisito más. Estamos hablando de las vidas de miles de personas. Las pistolas no son juguetes.— Laura Byczek. Madrid.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.