Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La princesa Leonor: una niña zurda en un mundo de diestros

En el cumpleaños de don Felipe descubrimos que la hija del Rey comía sopa con la izquierda, ¿cómo podemos ayudar a nuestros hijos en sus inicios?

La princesa Leonor.
La princesa Leonor.

En el 50 cumpleaños del rey Felipe VI pudimos observar, en uno de los vídeos cedidos por la Casa del Rey, que la princesa Leonor es zurda. Lo vimos mientras comía la sopa. Algo inesperado, ya que siempre, hasta ese momento, la futura reina había saludado con la derecha. ¿Por qué somos zurdos y qué problemas le puede acarrear en un mundo diestro?

Siempre ha habido cierto interés por parte de la comunidad científica de intentar determinar el origen de ser zurdo. Y los últimos datos de los que disponemos parecen indicar que su origen no está en el cerebro, sino en la médula espinal, según una investigación con expertos de Holanda y Sudáfrica publicada en 2017. "Parece que la actividad asimétrica ocurre desde el útero", explican los autores. "Y que estos resultados cambian nuestra comprensión sobre la diferencia asimétrica que existen en ambos hemisferios y su relación con ser diestro o zurdo”. Los resultados, publicados en la revista eLife, concluyeron también que esta diferenciación se produce a las ocho semanas de embarazo, en el útero. Las muestras usadas en la investigación fueron resonancias tomadas desde 1980. “Desde la 13 semana de embarazo, los fetos ya prefieren chupar su pulgar derecho o izquierdo”, añadieron.

Se calcula que un 10% de la población mundial es zurda y que tiene una mayor prevalencia en los hombres (un 23% más) que en las mujeres, serlo puede acarrear una serie de dificultades solventables en un mundo preparado al 100% para los diestros. Según los expertos, los primeros signos que indican que tu hijo es zurdo suelen aparecer a los tres meses, justo cuando comienzan a chuparse el dedo o comienzan a coger la comida con las manos. Solo un 3% de la población usa ambas manos. Podemos empezar a trabajar con ellos desde ese momento.

Cómo podemos ayudar a nuestros hijos zurdos

  • Ayudarles a comer. La mayor dificultad que encontrará tu hijo es a la hora de coger el cuchillo, cuando tiene que usar dos cubiertos. En su caso, debe hacerlo con la izquierda y practicar, practicar mucho.
  • Las cremalleras están hechas para diestros, por lo que ellos las verán al revés. La única solución para que se acostumbren es hacerlo mil veces. Los expertos también recomiendan que a la hora de atar una corbata o los zapatos, nos pongamos frente a ellos, consiguiendo un efecto espejo, que les puede ayudar bastante a imitar nuestros movimientos.
  • Las tijeras, los cuadernos, los lápices para zurdos son esenciales para su día a día.
  • Tener en cuenta que leen de derecha a izquierda y se pueden dar problemas como la dislexia, que también podría afectar a la escritura. Lo mejor es colocar los lápices y bolígrafos en el centro de la mesa para que los puedan coger con más facilidad. Aprende acerca de programas tales como Escribir sin lágrimas. Este programa, basado en los sentidos, está diseñado para estudiantes zurdos y diestros y es un sistema excelente para ayudar a tu niño a ser un escritor más consistente. Pasa entre 10 y 15 minutos por día practicando la escritura con tu niño, verificando el tamaño correcto, espaciado y formación consistente de las letras. Además, enseña el posicionamiento apropiado manteniendo la muñeca del niño por debajo de la línea de escritura.

*(Fuente: Lauren Milsom, autora de Your Left-Handed Child)

Y en la escuela...

Lo primero que hay que hacer es informar a la escuela de que nuestro pequeño es zurdo para que puedan poner los medios necesarios. El centro escolar debe contar con material propio para ellos como tijeras, lápices o cuadernos. Además, se procurará colocar al menor en las zonas donde tenga mejor visibilidad desde su lado izquierdo, para favorecer su aprendizaje. Si se puede, por ejemplo, colocar a dos zurdos juntos o si las mesas son de paleta que esta esté colocada a la izquierda, entre otras medidas. Ya en su sitio, el profesor debe intentar que el papel esté más hacia el lado izquierdo del niño y enseñarle a coger el lápiz con la izquierda en una buena postura.

Y, sobre todo, no hay que presionar nunca al niño ni regañarle –al revés, hay que estimular sus avances– y respetar siempre su proceso de desarrollo, los estigmas son cosas de antaño y que hicieron mucho daño.

*(Fuente: Using Less Skillful Hand in Writing and School Problems)

Puedes seguir De mamas & de papas en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información