Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

¡Adiós papada, sin métodos invasivos!

Librarse de la grasa bajo la barbilla se ha convertido en una preocupación más acuciante que la calvicie

papada
"No hay una edad específica en la que se forme la papada. Podría desarrollarse en la adolescencia, en la adultez tardía, o nunca", dice el doctor Ahmad Saad.

Cuando las curvas se instalan en el mentón y provocan el efecto de doble barbilla ves pasar tu juventud frente a tus ojos. La papada es una preocupación a la altura de la calvicie, la barriga cervecera, o las ojeras permanentes. Según datos de la American Society for Dermatologic Surgery, en 2017 la papada fue la principal preocupación para el 67 % de sus pacientes.

La papada suge cuando una capa de grasa se forma bajo la barbilla desdibujando el óvalo facial. Aunque se asocia a un incremento del peso corporal, no tienes que estar obeso para desarrollarla. Como en el caso de la calvicie, la genética juega un papel muy importante, junto con la flacidez en la piel por malos hábitos, estrés, las dietas yo-yo o el simple hecho de cumplir años.

El doctor Ahmad Saad, del Instituto Javier de Benito, advierte: "La papada generalmente está formada por exceso de grasas en la región submentoniana, laxitud muscular, exceso de piel en el cuello, o una combinación de los mismos. No hay una edad específica en la que se forme la papada. Podría desarrollarse en la adolescencia, en la adultez tardía, o nunca"

Te contamos los últimos métodos no invasivos para librarte de la papada sin que nadie se dé cuenta:

1. Destruye la grasa sin pasar por quirófano

Por fin ha llegado a España Belkyra, un inyectable que destruye la grasa submentoniana sin tener que pasar por el trance de una liposucción. Sin baja, sin cicatrices, y con menos molestias que tras una cirugía, es idóneo para hacer desaparecer ese rollito de primavera que se marca especialmente con la camisa y la corbata. Cada sesión dura aproximadamente unos 30 minutos y el producto se aplica con unos pinchazos bajo anestesia local.

¿Lo mejor? Que los resultados son permanentes y los efectos secundarios, mínimos. Se puede experimentar "dolor en el punto de inyección, sensación de quemazón en la zona tratada y enrojecimiento que desaparece al cabo de unas horas. Después de la sesión se puede seguir con la vida habitual", explica el doctor Ahmad Saad, del Instituto Javier de Benito.

Aunque hay diferencia de precios, puede llegar a los 2.000 euros.

2. Lucha contra el "cuello de pavo" con un masaje

Para una papada provocada por el descolgamiento muscular, existen alternativas como los tratamientos LPG, que combinan la vacumterapia, la radiofrecuencia, y la luz led. Que no cunda el pánico: es totalmente indoloro e ideal para melindrosos. Para Carmen Navarro, esteticista y propietaria de los centros Carmen Navarro "es un tratamiento reafirmante muy agradable, y parecido a un masaje con los dedos". Con resultados inmediatos y sin efectos secundarios, reafirma la zona de la papada y redensifica el tejido estimulando la síntesis natural de colágeno, elastina y acido hialurónico. Con efecto flash inmediato, para un tratamiento de choque se suelen necesitar 6 sesiones. Precio: unos 130 euros por sesión.

3. Tratamientos 'low cost'

Cuando la economía no está muy boyante, existen alternativas eficaces para tratar la papada sin dejar la tarjeta temblando. Para casos de flacidez, el yoga facial se está convirtiendo en una opción muy popular. Con ejercicios dirigidos a reafirmar el tercio inferior del rostro (y especialmente el músculo platisma delgado, responsable de la papada colgandera), es muy efectivo combinado con una buena crema reafirmante, como la Crema Juventud del Cuello de Clarins (78 euros).

Puedes seguir ICON en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información