Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Peligrosa jugada de Erdogan

Turquía debe replegar a sus tropas que han entrado en Siria

Carros de combate turcos en el enclave sirio de Afrin. Foto: AP / Vídeo: Atlas

La incursión del Ejército turco en Siria desencadenada el pasado sábado para perseguir a combatientes kurdos supone un peligroso movimiento del presidente Recep Tayyip Erdogan, quien ajeno a cualquier estrategia de contención o consejo de sus aliados de la OTAN ha iniciado una escalada bélica unilateral que podría tener importantes consecuencias negativas.

Turquía ha considerado siempre al movimiento kurdo un peligro para la integridad del país y durante años las regiones del este, donde habitan los kurdos, han sido escenario de una represión en ocasiones feroz. Puntualmente su Ejército ha combatido a los kurdos más allá de su frontera sobre todo aprovechando el caos en Irak. Con su discurso furibundamente nacionalista y sus recurrentes referencias al perdido Imperio Otomano, Erdogan no ha sido una excepción pero ha cruzado una importante línea al ordenar a sus militares entrar en la región de Afrín, al norte de Siria, donde se encuentran las milicias kurdas denominadas Unidades de Protección del Pueblo (YPG) y permanecer en ella. La justificación es casi más inquietante que el hecho en sí mismo: “Lo hemos hablado con los rusos y hay consenso”. Es decir, Turquía, país miembro de la OTAN, ha dado la espalda a sus aliados para pactar directamente con Moscú una intervención militar fuera de sus fronteras.

Es cierto que la situación es, como mínimo, enrevesada. El YPG está relacionado con el Partido Comunista del Kurdistán (PKK) que figura en la lista de organizaciones terroristas de Ankara, la UE y EE UU, pero a la vez ha jugado un papel fundamental en la derrota del Estado Islámico en Siria para lo que ha contado precisamente con el apoyo de Washington.

En este contexto, Erdogan no puede tratar de aprovechar burdamente la guerra en Siria para embarcarse en una aventura militar. Debe ordenar a su Ejército replegarse y respetar las fronteras internacionales.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.