Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Javier Saavedra, condenado a seis meses de prisión por estafa al exmarido de Gina Lollobrigida

Los jueces de la Audiencia Provincial de Madrid le exculpan, en cambio, de apropiación indebida en el caso de Javier Rigau

El abogado Javier Saavedra.
El abogado Javier Saavedra. GTRES

El abogado Javier Saavedra, conocido por defender a personajes famosos, ha sido condenado por la Audiencia Provincial de Madrid a seis meses de cárcel por un delito de estafa y la inhabilitación para ejercer su profesión durante un año, tras la denuncia presentada por el empresario Javier Rigau. El fallo, contra el que cabe recurso en el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM), le absuelve por el contrario de los delitos de estafa agravada y de apropiación indebida de los que había sido acusado.

La sentencia obliga al pago de una multa de seis euros por 12 meses, lo que supone un montante de 2.160 euros, según ha informado el TSJM. Se le acusa de un delito de deslealtad en la defensa de un cliente, según el artículo 467.2 del Código Penal. El relato de hechos que hacen los jueces considera probado que Javier Rigau fue objeto de numerosos ataques en la prensa tras anunciar su matrimonio en 2006 con la actriz Gina Lollobrigida. Para defender su honor contrató los servicios del abogado, que interpuso diversas demandas y denuncias contra distintos medios de comunicación.

Gina Lollobrigida y Javier Rigau en el aeropuerto de Sevilla en 2006.
Gina Lollobrigida y Javier Rigau en el aeropuerto de Sevilla en 2006. CORDON PRESS

Los magistrados de la Sección 17ª de la Audiencia Provincial también consideran demostrado que el letrado pidió el doble de la fianza exigida en algunos juicios (12.000 euros en lugar de los 6.000 necesarios) y que no concurrió a las vistas orales en más de una ocasión, por lo que el demandante (Javier Rigau) no pudo comparecer en el caso y lo perdió.

En algún caso también hubo supuesta negligencia del abogado, que no presentó los poderes de su cliente para comparecer en el juzgado. Todo ello provocó incluso que Rigau fuera condenado en costas y tuviera que pagar diversas cantidades.

En otras ocasiones, el empresario fue defendido por Teresa García Aparicio, una abogada que le representó en una veintena de ocasiones y que no llegó a cobrar en ningún momento por ello, según los jueces.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >