Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Primer retrato oficial de Meghan Markle y Enrique de Inglaterra

El palacio de Kensington difunde dos imágenes para celebrar el compromiso del príncipe con la actriz que se está convirtiendo en una prescriptora de tendencias, su último vestido se ha agotado en un día

Retrato oficial de Enrique de Inglaterra y Meghan Markle con motivo de su compromiso. Ampliar foto
Retrato oficial de Enrique de Inglaterra y Meghan Markle con motivo de su compromiso. AFP

El palacio de Kensington ha difundido este jueves el primer retrato oficial de Enrique de Inglaterra y Meghan Markle para celebrar su compromiso. La pareja, que se casará el próximo 19 de mayo en la capilla de San Jorge en el castillo de Windsor, ha sido retratada por Alexi Lubomirski, fotógrafo de moda afincado en Nueva York, en contra a quienes esperaban que el fotógrafo elegido fuera Mario Testino, amigo personal de la fallecida Diana de Gales y el escogido por Guillermo de Inglaterra y Kate Middleton en 2010 para las dos fotos oficiales de su compromiso. Aunque Lubomirski trabajó como ayudante de fotografía del peruano.

En esta ocasión también se difundieron dos retratos oficiales de los futuros novios. Una fotografía en color tomada en la casa familiar Frogmore House, en Windsor, en la que la exactriz sorprende con un top con transparencias. El otro retrato es mucho más íntimo y personal, y en blanco y negro, y los dos aparecen sonrientes para celebrar su compromiso. La sesión de fotos tuvo lugar esta semana. "No puedo evitar sonreír cuando fue las fotografías que les hicimos, tal era su felicidad juntos", ha afirmado Lubomirski.

Retraro oficial del príncipe Enrique y Meghan Markle tomada por Alexi Lubomirski para celebrar su compromiso. ampliar foto
Retraro oficial del príncipe Enrique y Meghan Markle tomada por Alexi Lubomirski para celebrar su compromiso. REUTERS

Unas horas después, el palacio de Kensington ha difundido una tercera imagen, aunque esta no está considerada como un retrato oficial, pues aparecen con una actitud algo más informal paseando por los jardines de Frogmore House el día que tuvo lugar la sesión de fotos. Un gesto que han querido tener como un modo de agradecer "los afectuosos y cálidos mensajes que han recibido en una época tan feliz de sus vidas", aseguraba el mensaje publicado en la cuenta oficial de Twitter. Y una imagen en la que se aprecia en su totalidad el estilismo elegido por Markle para conmemorar su compromiso, una falda de volantes en organza y un cuerpo de tul con detalles bordados en dorado de gala de Ralph & Russo que ha sorprendido quizá más propio para una alfombra roja que para una sesión de fotos a plena luz del día.

Es de esperar que ahora se vaya a agotar el vestido con transparencias que luce la intérprete estadounidense. Eso es lo que ha pasado con el último traje que escogió Markle para asistir al almuerzo real. Los medios de comunicación y los seguidores de la estrella de la televisión ni siquiera han necesitado ver el traje completo que llevaba el pasado miércoles para localizarlo en la web. Ayer, la prometida de Enrique de Inglaterra llegaba en el asiento del copiloto del coche conducido por su pareja al palacio de Buckingham para acudir al tradicional almuerzo con el que la familia real británica da el pistoletazo de salida a las fiestas navideñas. Ella no se bajó del coche en público ni fue captada por las cámaras de cuerpo entero, y solo dejó ver la parte superior del estilismo escogido para la que representa su entrada oficial en la familia Windsor. Pues bien, el vestido se ha agotado en menos de 24 horas.

Se trata de un traje blanco y negro, llamado Nightshade Midi Dress, de la firma londinense Self-Portrait, valorado en 300 libras (338 euros), aunque en la web aparece rebajado a la mitad. La parte superior es de encaje negro de guipur con detalles florales en rosa y blanco, y la inferior, una falda monocolor negra. Un vestido que la firma fundada en 2013 tiene en su versión corta, que también se ha agotado. Este segundo traje también está a la venta en The RealReal, o estaba, porque en esa web tampoco es posible compararlo pues se han acabado las unidades en todas sus tallas.

Meghan Markle, a su llegada al almuerzo celebrado el miércoles en el palacio de Buckingham. ampliar foto
Meghan Markle, a su llegada al almuerzo celebrado el miércoles en el palacio de Buckingham. Getty Images

Con su elección —que acompañó de unos pendientes de Maison Birk de oro de 18 quilates y diamantes que cuestan 3.195 dólares (unos 2.700 euros)—, Meghan Markle por primera vez ha hecho un guiño a la moda británica, algo que no hizo en el posado junto al príncipe Enrique poco después de anunciar su boda, pues su elección fue un abrigo de la marca canadiense Line the Label. Ese día la página web de la firma se colapsó, y han acabado renombrando la prenda y ahora el abrigo se llama Meghan.

Nightshade Midi Dress, el vestido de Self-Portrait elegido por Meghan Markle. ampliar foto
Nightshade Midi Dress, el vestido de Self-Portrait elegido por Meghan Markle.

El llamado efecto Meghan se consolida. Su amiga Misha Nonoo, quien se dice que presentó al príncipe y la actriz, es la diseñadora responsable de la camisa que Meghan Markle vistió en su primera aparición pública con Enrique de Inglaterra, el pasado septiembre en los Juegos Invictus celebrados en Toronto. Y ella misma habló de la repercusión que eso tuvo en su marca, Mother Denim: “Fue una sorpresa maravillosa y no tenía ni idea de que la iba a llevar. La exposición ha sido increíble”, dijo la diseñadora el pasado noviembre en una entrevista realizada tras el anuncio del compromiso real a The Evenging Standard.

En The RealReal también aparece como agotado el traje elegido para el almuerzo en Buckingham por Markle. ampliar foto
En The RealReal también aparece como agotado el traje elegido para el almuerzo en Buckingham por Markle.

Con la duquesa de Cambridge o la doña Letizia también suele suceder lo mismo cuando se ponen las prendas más asequibles de su armario, ya que ambas son aficionadas por combinar ropa de firmas con artículos de marcas low cost. Eso es lo que le pasó a la Reina con el abrigo de Zara de unos 80 euros o la blusa de Roberto Verino de 190 que se agotó. A Kate Middleton le sucedió lo mismo cuando en mayo de 2016 se puso un abrigo rojo de la firma de Inditex de 50 euros, este se agotó en 48 horas. Logro que volvió a repetir a principios de este mes de diciembre.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información