Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ni serlo ni parecerlo

La ausencia de los Gobiernos autónomos en el debate en el Senado del próximo viernes ilustra que no somos un modelo plenamente federal

VI Conferencia de Presidentes Autonómicos celebrada en el Senado en enero de este año.
VI Conferencia de Presidentes Autonómicos celebrada en el Senado en enero de este año.

¿Dónde están las comunidades autónomas en este conflicto territorial, el de Cataluña, que tanto les debería atañer? Desde que comenzó la escalada en la confrontación apenas se conoce respuesta formal alguna, singular o coordinada, de los Gobiernos o Parlamentos autonómicos. Es una muestra más de que en este asunto, como en otros, la voz de las instituciones autonómicas queda amortiguada frente a la línea programática que marquen los partidos políticos de ámbito estatal.

Sin embargo, el papel que la Constitución reserva a las autonomías en este tema no es menor, pues establece que aquellas podrían intervenir, siguiendo las instrucciones del Gobierno, en la ejecución de las medidas de activación del 155. Se trata de un párrafo copiado del artículo 37 de la Constitución alemana. La diferencia es que los Gobiernos de los Länder alemanes sí cuentan con una participación efectiva en el Senado para condicionar el proceso.

En España, la participación de los Gobiernos autónomos en el debate sobre el 155 sería deseable por dos motivos. Primero, reforzaría las garantías en la concreción de un artículo que, por su naturaleza preventiva, es amplio. Como muestra el debate entre los constitucionalistas, el desarrollo del 155 está sujeto a distintas interpretaciones. Ello hace más necesario reforzar el control al Gobierno: exigir explicaciones sobre por qué ha adoptado unas medidas y no otras y cuáles son las condiciones de activación y desactivación del artículo.

Segundo, cualquier decisión política en la que participe un mayor número de actores tenderá, si quiere evitarse el bloqueo, a la ampliación del mínimo común denominador entre las posiciones de quienes deban decidir. Ampliar la corresponsabilidad puede contribuir a moderar la decisión sobre cómo concretar las medidas que se apliquen, al repartir los costes que se deriven de las mismas.

La ausencia de los Gobiernos autónomos en el debate en el Senado del próximo viernes ilustra que no somos un modelo plenamente federal. La escasa implicación de las comunidades autónomas hasta ahora en este conflicto sugiere que, además, tampoco lo parecemos. @sandraleon_


Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.