Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Así funciona la mediación, una técnica poco conocida para resolver conflictos de pareja

Una persona neutral analiza la situación familiar y de convivencia y ayuda a negociar acuerdos

Una persona neutral escucha con atención a una pareja en una sesión de mediación.
Una persona neutral escucha con atención a una pareja en una sesión de mediación.

A veces tenemos problemas con nuestra pareja y no sabemos cómo resolver lo que nos separa. El deterioro que provoca en la relación lleva a romperla, con la separación o el divorcio. Ante esto, la mayoría de las veces las parejas decide no continuar, y apuestan por la separación definitiva, pero hay otras que quieren intentarlo un poco más o es el juez el que les exige que lo hagan, es decir, que antes de la ruptura definitiva recurran a la mediación. Esta disciplina es poco conocida en nuestro país y en Europa, donde tan solo un 1% de la población recurre a ella, como vía de resolver conflictos y buscar alternativas a la posible ruptura. Una opción útil más en un país como España en el que, según datos del primer trimestre de este 2017, han aumentado un 4,8% los divorcios y las separaciones, según informó el Consejo General del Poder Judicial.

La mediación como disciplina surgió por primera vez en Estados Unidos en la década de los sesenta. Y cuando esta se establece en situaciones de separaciones o divorcio es un proceso en el que las parejas solicitan o aceptan la intervención de una tercera persona, llamada mediador, con la que establecer una negociación que les permita llegar a acuerdos, de tal forma que la separación no sea un obstáculo para ellos ni para sus hijos, si los hubiera, y así mantener una relación abierta y equilibrada entre ambos.

"En la práctica, la mediación supone que los participantes afronten conjuntamente la búsqueda de soluciones a los distintos problemas de reorganización familiar que supone la ruptura de su relación de pareja, para lo cual, deciden voluntariamente ponerse en manos de un mediador familiar, imparcial y cualificado que desarrolle un proceso de mediación y guie entre ellos una negociación que les permita llegar a acuerdos", explica Carlos Abril, mediador familiar de la Unión de Asociaciones Familiares (UNAF).

"No existe una sesión tipo", continúa Abril, "pero, normalmente, en la fase de premediación se empieza a configurar la relación de los usuarios con el mediador y se definen con detalle los compromisos que los participantes van a adquirir a la hora de iniciar la terapia". "En esta etapa, se desarrolla la denominada entrevista inicial que es fundamentalmente de tipo informativo. Estas son inicialmente muy directivas, y en ellas el mediador va a monopolizar la conversación con la intención de intentar crear un clima de confianza, ganarse la credibilidad de los participantes y rebajar los niveles de tensión existentes entre la pareja", prosigue. "A esta entrevista inicial le sigue una o dos entrevistas más, denominadas de verificación y que tienen como finalidad la obtención de una información completa y detallada sobre cuáles son los cuestiones que han llevado a cada uno de los participantes a plantearse la posibilidad de la ruptura".

En la práctica, la mediación supone que los participantes afronten conjuntamente la búsqueda de soluciones a los distintos problemas de reorganización familiar

A continuación, llega la fase de negociación en la que se establecen los puntos de acuerdo y de disputa, sabiendo cuál es el orden que debe seguir la mediación. "En concreto, se pueden abordar temas tales como todo lo relacionado con la salud y educación de los/as hijos/as, el tipo de formación que consideran más adecuada para ellos/as (laica o religiosa), con quién y dónde van a vivir los/las hijos/as una vez que se haya producido la ruptura, cómo van a ser las relaciones con el progenitor con el que no convivan en cada momento...", explica Abril.

En mediación no "solemos hablar en términos de éxito, sino de eficacia de la intervención porque consideramos que el establecimiento de un diálogo entre una pareja dirigido a la búsqueda de soluciones nunca puede considerarse como un fracaso, incluso, aunque al final no se llegue a acuerdos", argumenta el experto. "Su eficacia se establece en función del porcentaje de participantes en la mediación que una vez iniciado el proceso de mediación llegan a acuerdos y este porcentaje se encuentra aproximadamente en el 70% de los casos", termina Abril.

Una campaña para fomentar la mediación

¿Dónde acudir?

Unión Asociaciones Familiares (UNAF)

C/ Alberto Aguilera 3, 1º Izda 28015 Madrid

Tfno. 91 446 31 62 / 50 Email: comunicación@unaf.org

Web: www.unaf.org

Para aquellos que lo quieren intentar un poco más, ya que emocionalmente, socialmente o económicamente lo necesitan, la Unión de Asociaciones Familiares (UNAF) lanza junto al Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, la campaña Con la mediación familiar todo el mundo gana para dar a conocer esta disciplina. El objetivo es “velar por el interés tanto de los miembros de la pareja como el de las hijas y los hijos”. UNAF es una organización no gubernamental, de carácter estatal, creada en 1988 e integrada por diferentes asociaciones que trabajan en el campo familiar desde diferentes ámbitos.

El servicio de mediación de UNAF es un servicio que se ofrece desde hace 27 años y que se desarrolla en la actualidad, y de forma mayoritaria, en la franja de edad entre los 40 y 49 años. Desde su inauguración, la organización ha atendido a más de 9.200 personas. Con el fin de atraer a las parejas más jóvenes, UNAF ha decidido lanzar esta campaña porque “este segmento de parejas desconoce esta herramienta gratuita -el servicio está financiado por el Ministerio de Sanidad a través del IRPF-, que puede ser crucial a la hora de solucionar sus conflictos antes de tener que recurrir a los tribunales”, afirman desde UNAF.

Este requerimiento, de intentar conectar con las parejas jóvenes, surgió tras las conclusiones extraídas del estudio Logros y Enseñanzas de los 25 años del Programa de Mediación Familiar de UNAF. Entre ellas, presentadas el pasado mes de enero, cabe destacar que:

  • El promedio de años de convivencia de las parejas en proceso de ruptura que llegan al servicio de Mediación Familiar en la actualidad es de 13 años
  • Las tres principales razones por la que rompen las parejas son: “los problemas de comunicación”, “las diferencias en la forma de entender o ver la vida” y los problemas derivados de la “ausencia de demostraciones afectivas”
  • La mediación familiar tiene un impacto positivo y pacificador en los conflictos, reduce costes económicos y de tiempo (6-9 semanas) a la hora de poner en marcha el proceso de separación
  • Las mujeres son, en la mayoría de los casos, las primeras en tomar la iniciativa tanto en la mediación como en la petición individual de divorcio (27% de mujeres frente a 16% de hombres).

Un vídeo para atraer a parejas jóvenes

En el vídeo, sobre estas líneas, se usa un lenguaje sencillo y contiene material claro para llegar a estos jóvenes, en el que se escenifican situaciones de fallos comunicativos de expresión o de escucha, propias, o que suelen ocurrir, durante todo el proceso que puede culminar en una ruptura. Y recalca que existe un camino para el encuentro en la figura del mediador, una figura neutral que les puede ayudar a negociar, buscar soluciones o empatizar con el otro.

“Si sientes que estás al otro lado de un muro que te impide comunicarte, si te sientes en un callejón sin salida, ¡no desesperes! Hay herramientas que te permiten avanzar en este momento”, son algunos de los reclamos que se pueden escuchar en el vídeo. “Nadie nace sabiendo negociar y, menos aún, en situaciones de crisis. Encontrar acuerdos exige tiempo, espacios para recuperar la comunicación y, en ocasiones, el apoyo de personas expertas. Eso es lo que facilitamos con nuestro servicio de mediación familiar: un espacio neutral y con profesionales con amplia experiencia y formación específica que favorezcan la negociación y la búsqueda de acuerdos”, explican.

La campaña inicia su recorrido este martes y durará hasta el próximo mes de diciembre. Además del vídeo, la campaña también incluye carteles informativos, folletos y sensibilización en distintos medios de comunicación y redes sociales como Twitter con el hashtag #TodoElMundoGana.

Puedes seguir De mamas & de papas en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información