Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alianza contra un posible quinto mandato de Buteflika

Personalidades de Argelia rechazan que un presidente “incapaz” y desaparecido se perpetúe

Abdelaziz Buteflika, en silla de ruedas, votando en un colegio electoral de Argel en mayo.rn rn
Abdelaziz Buteflika, en silla de ruedas, votando en un colegio electoral de Argel en mayo. AFP PHOTO

Argelia vive ahora en la misma incertidumbre política que hace tres años, pero con la economía mucho más lastrada a causa de la bajada del precio del petróleo. En 2014 poca gente creía que el presidente, Abdelaziz Buteflika, tendría fuerzas para disputar una cuarta presidencia. Y ahora, pocos creen que vaya a optar a un quinto mandato en 2019.

Si se diera el caso, Buteflika habrá cumplido en 2019 cuatro lustros en el poder y tendrá 82 años. Desde 2013, cuando sufrió un infarto cerebral, está casi desaparecido, sin atender siquiera las visitas de dignatarios extranjeros. Cada cierto tiempo recobra fuerza el rumor de su fallecimiento inminente. Sin embargo, la posibilidad de que concurra a un quinto mandato es tan real que esta semana tres personalidades del país han llamado a formar un frente común contra su candidatura.

El que fuera ministro de Exteriores argelino entre 1965 y 1978, Ahmed Taleb Ibrahimi, de 85 años, su compatriota Alí Yahia Abdenour, conocido activista de derechos humanos, de 92 años, y el general retirado Rachid Benyelles, de 78, han redactado un escrito bajo el título Demasiado, esto es demasiado. Sobre Buteflika sostienen: “Solo aparece en las escasas ocasiones en las que lo exhiben para disipar los rumores y mostrar que está vivo, en un estado de deterioro físico que no deja ninguna duda sobre su incapacidad para gobernar”.

Los tres firmantes acusan al “entorno familiar del presidente” de mantenerse en el poder aprovechando la pasividad de una población que desea, ante todo, preservar la paz que llegó tras la cruenta guerra civil de los años noventa.

En 2014, el presidente Buteflika ganó las elecciones sin moverse de su silla de ruedas, sin viajar, sin dejarse ver en público, sin pronunciar un mitin. Obtuvo el 81,53% de los votos. Eso sí: se abstuvo casi el 50% de la población, invadida por la apatía.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.