_
_
_
_

La prensa critica a Trump por poner en peligro la paz con Irán

EL PAÍS Opinión repasa los últimos editoriales de la prensa internacional

Carla Mascia
El presidente de Irán, Hassan Rouhani, durante una conferencia de prensa en Teherán, el pasado 4 de octubre.
El presidente de Irán, Hassan Rouhani, durante una conferencia de prensa en Teherán, el pasado 4 de octubre. Ebrahim Noroozi (AP)

El riesgo de entrar en una nueva crisis nuclear jamás estuvo tan cerca. En los próximos días, el presidente de EE UU, Donald Trump, tendrá que decidir si el país sigue manteniendo o no su apoyo al acuerdo nuclear con Irán. Esta decisión afectará no solamente a las relaciones de EE UU con Irán, sino también al liderazgo americano en la escena internacional, particularmente debilitado por la crisis entre EE UU y Corea del Norte. Trump —que como su antecesor Barack Obama, está obligado por la ley en reiterar cada 90 días ante el Congreso si Irán respeta el acuerdo y si el levantamiento de las sanciones que implica sirve los intereses de EE UU— tiene hasta el 15 de octubre para pronunciarse. Su declaración del pasado jueves, en la que acusa a Irán de no respetar los acuerdos nucleares firmados en 2015, es el foco de la crítica de los editoriales de este viernes de The New York Times, The Washington Post y Financial Times.

The New York Times, en su editorial titulado “Por qué retirar el apoyo al acuerdo nuclear sería una mala idea”, considera que una tal decisión, además de dañar las relaciones de EE UU con sus aliados favorables al acuerdo y profundizar la crisis con Corea del Norte, “daría a Irán una excusa para reanudar su programa nuclear”. El diario destaca que “demonizar a Irán” de forma innecesaria no solo podría conducir a una confrontación entre ambos países sino que podría afectar la lucha de EE UU contra el autodenominado Estado Islámico. “Esto podría conducir a que una ampliación de la misión americana destinada en un principio a luchar contra el EI se concentre en impedir la expansión de la influencia de Irán”. Según The New York Times, no apoyar el acuerdo sería “ignorar la complejidad que caracteriza a la región” y no tener en cuenta la re-elección del presidente moderado Hassan Rouhani. “Sus amenazas de deshacerse del acuerdo nuclear están socavando la credibilidad de Estados Unidos como un socio negociador y debilitando la capacidad del país de liderar el mundo libre como lo ha hecho en los últimos 70 años”, concluye.

Más información
“Sería un fallo histórico que Trump abandone el pacto nuclear con Irán
¿Qué opina la prensa internacional del 1-O?
Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

El editorial de The Washington Post sigue la misma línea crítica, calificando la intención de Trump de no certificar el acuerdo nuclear de “locura peligrosa”. El diario, que recuerda que la Agencia Internacional de la Energía Atómica “certificó el cumplimiento de Irán con las normas del acuerdo” y estima que una tal declaración sería “mal honesta”, advierte de que esto se convierta en “la primera etapa de un proceso que podría conducir a la reinstauración de las sanciones americanas contra Irán”. La publicación también subraya que si bien el acuerdo se puede mejorar “romper un estatus quo que está permitiendo evitar una crisis nuclear” no sería lo más adecuado.

Financial Times valora en su editorial que romper el acuerdo nuclear sería “una provocación innecesaria”. “Tener una crisis nuclear es suficientemente grave. Crear las condiciones de una nueva sería una locura”, estima el diario que además recuerda que “esto no solo mandaría una terrible señal, demostrando que EE UU no cumple con sus compromisos internacionales, sino que podría conducir a Irán a retomar su programa nuclear y potencialmente protagonizar una carrera por el armamiento en Oriente Medio”.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Carla Mascia
Periodista franco-italiana, es editora en la sección de Opinión, donde se encarga de los contenidos digitales y escribe en 'Anatomía de Twitter'. Es licenciada en Estudios Europeos y en Ciencias Políticas por la Sorbona y cursó el Máster de Periodismo de EL PAÍS. Antes de llegar al diario trabajó como asesora en comunicación política en Francia.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_