Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Moderados

Rajoy viene de una tradición de normalidad inaugurada por Aznar, que, si ustedes recuerdan, se manifestaba, incongruentemente, como un fanático de la mesura

FOTO: Rajoy declarando como testigo en la Audiencia Nacional. / VÍDEO: Las respuestas del presidente del Gobierno en el juicio.

Hay gente normal y gente normalizadora. Para ser normalizador no es preciso ser normal, del mismo modo que para escribir una novela no hace falta ser novelista. No estamos seguros de que Rajoy sea normal, pero no cabe duda de que es uno de los grandes normalizadores de la Historia. El miércoles, sin ir más lejos, convirtió en normal el hecho de que un presidente del Gobierno declarara como testigo en un juicio por corrupción de su propio partido. “Afronta la comparecencia con normalidad”, anunciaron sus portavoces frente a un público que a medida que pasaba el tiempo se convencía íntimamente de lo común de la situación. Si Rajoy atropellara mañana a una ancianita, después de una mariscada gallega regada con abundante cava catalán, en 48 horas nos parecería normal. El cava marida muy bien con el percebe, diría sin alterar un músculo del rostro, para añadir que lo importante, una vez fallecida la anciana, era actuar con sensatez y sin extremismos.

Rajoy viene de una tradición de normalidad inaugurada por Aznar, que, si ustedes recuerdan, se manifestaba, incongruentemente, como un fanático de la mesura. En otras palabras, un hombre normal y también, hasta cierto punto, normalizador. De hecho, hace tres días salió en el periódico que la empresa familiar que tiene con su esposa, Famaztella, se dedica a la “explotación de derechos intelectuales en todas sus manifestaciones”, sin que la Red se haya llenado de chistes, como si fuera normal que vivieran del intelecto. La perplejidad del lector se atenuaba al comprobar que durante el año pasado no habían producido nada. El tiempo nos mostró que la normalidad de Aznar era extravagante. Quizá nos falta perspectiva para comprobar que la sensatez de Rajoy es excéntrica.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.