Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las campanas doblan por los toros

Los niños ya no juegan con vaquillas como hacía Belmonte sino con la Play y la fiesta pierde apoyo. Algunos lo celebraremos

Activistas antitaurinos, este miércoles en Pamplona.

La vegetariana es mucho más que un libro sobre una vegetariana. La novela que ganó el Man Booker Prize frente a finalistas tan consolidados como Orhan Pamuk o Elena Ferrante está escrita por una joven surcoreana llamada Han Kang que nada tiene que ver con nuestra cultura, pero que ha logrado conectar calladamente con públicos de todo el mundo —incluido el nuestro— por su denuncia profunda de la violencia: la que empleamos contra los animales, contra las mujeres, contra los demás.

Arranca San Fermín, los días de desafío y duelo entre toros y personas con pañuelos rojos, y hace mucho que la épica de Ernest Hemingway no tiene una gran renovación. Frente al siglo de Hemingway y de Chaves Nogales con su magistral biografía de Belmonte, cuando los toreros eran héroes, Kang nos impresiona en el siglo XXI por el lamento íntimo y doloroso ante una sociedad que mata a animales, que viola a mujeres y que violenta a la naturaleza. La protagonista se sumerge en una metamorfosis al empezar a rechazar la carne para acabar rechazando casi todo. Paradójicamente, ella misma se convierte en víctima de quienes se espantan ante su libertad. La vegetariana es tal vez paradigma de una época en que la violencia no se acepta tan fácilmente -¡guerras aparte!- y por ello se convierte en noticia. Pero volvamos a San Fermín.

La ocupación hotelera en Pamplona es este año inferior a otros, como es menor la afluencia a los toros en una España donde el rechazo a la fiesta crece entre las nuevas generaciones. El arranque de la fiesta fue precedido este miércoles, como está siendo habitual, por una manifestación de antitaurinos. Ada Colau reiteró recientemente su veto a los toros en Barcelona a pesar de que el Constitucional anulara la ley catalana que prohibía las corridas. El Toro de la Vega ha sido prohibido. Y otro juzgado anuló la prohibición similar en San Sebastián. Los toros hoy parecen necesitar defensa judicial.

Probablemente es pronto para dejar atrás la fiesta, pero no para que el 84% de los jóvenes españoles de 16 a 24 años estén poco o nada orgullosos de ella, según una encuesta de Ipsos Mori para World Animal Protection. Las corridas han ido sufriendo caídas del 7% (2014) o 9,9% (2013), según datos del Gobierno. A principios de los setenta, la mitad de los ciudadanos se declaraban interesados por las corridas. Hoy, según otros estudios, un 33,8% es partidario de prohibirla, una cifra que asciende al 60% entre los jóvenes. A mayor nivel cultural, además, mayor rechazo.

Nunca dejaremos atrás a Chaves Nogales, ni a Hemingway ni una cultura que integra en nuestro idioma, arte y literatura ricas referencias al mundo del estoque o la puntilla, pero tendremos que admitir que los niños actuales no juegan como el niño Belmonte con vaquillas, cuernos y trapos, sino con la PlayStation, y que los vídeos que muestran el sufrimiento animal se viralizan con rapidez. La sensibilidad hacia el bienestar ha crecido, es un hecho. Aún no ha llegado la hora, por tanto, pero tal vez se acerque el día en que las campanas doblen en realidad por la fiesta nacional. Y algunos lo celebraremos.

 

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >