Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Transformar Francia

El éxito del proyecto Macron lo medirá la sabia combinación de medidas regeneradoras y reformas económicas

Édouard Philippe, este martes en la Asamblea Nacional.
Édouard Philippe, este martes en la Asamblea Nacional. AFP

Los franceses son hoy algo más optimistas, según un sondeo, gracias al empuje de Emmanuel Macron. Los solemnes discursos del presidente de la República el lunes y del primer ministro, Édouard Philippe, el martes, prometen mantener ese aliento en el tiempo con una combinación de reformas que logren la “transformación profunda” (en palabras del propio presidente del país) que Francia necesita.

Las grandes líneas de la legislatura se sustentan sobre dos pilares: la regeneración de la vida pública, por un lado, y las reformas que rompan los principales problemas de la economía gala —la rigidez de las estructuras y el corporativismo—, por otro. Philippe desgranó el martes los cambios que se sumarán a la reforma laboral que se va a tramitar por vía de urgencia y contra la cual los sindicatos no han levantado todavía la voz de alarma como se podría esperar. La sociedad parece consciente de la emergencia que vive un país con tan alto endeudamiento público (96% del PIB) y una tasa de paro que ronda el 10%. Como bien ha señalado Philippe, un pequeño aumento de los tipos elevaría el pago de intereses a niveles estratosféricos, arruinando en parte el proyecto francés de alcanzar la velocidad de crucero de la locomotora alemana.

En paralelo, Macron va a reformar las instituciones. Ha elevado la exigencia de honestidad de los servidores públicos, cambiará la ley electoral (lo que favorecerá indirectamente al Frente Nacional) y reducirá el número de parlamentarios, entre otras medidas. Es lo que Francia exigía para reconciliarse con la política.

Las importantes medidas económicas han quedado ensombrecidas por la vistosidad de estas propuestas, al igual que la puesta en escena en Versalles ha opacado los contenidos políticos. El éxito del proyecto Macron se medirá por su capacidad de cumplir sus promesas electorales y de mantener un sabio equilibrio entre regeneración y reformas.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.