Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

España vivió en 2017 la primavera más cálida de la que se tiene constancia

Se espera un verano muy caluroso con temperaturas de entre medio y un grado superiores a la media. En marzo, abril y mayo llovió un 23% menos de lo normal

Una mujer se protege la cabeza en Sevilla durante el episodio de temperaturas inusualmente altas vivido a finales de la primavera.

La primavera que acaba de terminar ha sido la más calurosa en la historia de España desde que se tienen datos, según ha revelado la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet). "Es la más cálida de los últimos 52 años", matiza la portavoz de la Aemet, Ana Casals, que explica que "de algunas estaciones hay cifras desde el siglo XIX, de otras de 1920, de otras de los sesenta o incluso ochenta...". "El año 1965 es el primero en el que se puede considerar que existen registros unificados para el conjunto del país", concluye. Y desde ese año, nunca había hecho tanto calor en primavera como este 2017. 

Entre el 1 de marzo y el 31 de mayo, la temperatura media fue de 15,4 grados, 1,7 por encima de la media (con un periodo de referencia que va de 1981 a 2010). Esta marca supera en 0,06 grados el anterior valor más alto, que se alcanzó en la primavera de 2011. Los anteriores hitos se batieron en 2014, 206 y 1997, todos ellos con medias por encima de los 15 grados. "En los últimos 20 años están todos los datos más altos con diferencia", resume Casals, que se asombra de que con semejantes gráficas alguien pueda dudar de la tendencia de calentamiento global provocada por el cambio climático.

Serie de temperaturas medias en España en el trimestre marzo-abril-mayo  (1965-2017).
Serie de temperaturas medias en España en el trimestre marzo-abril-mayo (1965-2017).

Por zonas, la portavoz de la Aemet destaca que la primavera fue "extremadamente cálida" en amplias zonas de Castilla y León, País Vasco, La Rioja, Navarra, Aragón, Cataluña, Extremadura e interior de Andalucía y "muy cálida" en el resto de la Península, excepto en algunas áreas del Mediterráneo, en las que tuvo un carácter "cálido". En Baleares tuvo un carácter cálido, mientras que en Canarias resultó entre muy cálida y extremadamente cálida. 

Casals subraya el "marcado contraste" entre las anomalías de las temperaturas máximas, que se situaron una media de 2,5 grados por encima de lo normal para el trimestre y las de las mínimas, que "tan solo" fueron 0,9 grados superiores a las habituales.

Meteorología dibuja una primavera que comenzó con un marzo "cálido", con una temperatura de 0,9 grados superior a la media; que siguió con un abril "muy cálido", con 1,9 grados más de lo normal; y que culminó con un mayo "extremadamente" cálido, con 2,4 de más.

En cuanto a fechas concretas, Casals cita los días 17 y 18 de abril, cuando en toda España se sufrieron temperaturas mucho más altas de lo normal y se registraron las "más altas" de la primavera en Canarias, y los días del 21 al 27 de mayo en Península y Baleares, donde tanto las máximas como las mínimas fueron "muy superiores" a las habituales.

Las temperaturas más altas en observatorios principales se alcanzaron en Orense, con 37,6 grados el 24 de mayo; en Granada aeropuerto, 37 grados el 25 de ese mes; y Bilbao, 36,4 grados el día 25. En Canarias, las máximas de la estación llegaron el 17 de abril, con 36,1 en el aeropuerto de Lanzarote y 34,2 en el de Gran Canaria.

Con todo, hubo episodios fríos, que ocurrieron del 21 al 26 de marzo y del 25 de abril al 1 de mayo en la Península y Baleares. La temperatura más baja de la estación se marcó en el Puerto de Navacerrada, con -8,8 grados el 23 de marzo; seguida de León, con -5,2 grados el 27 de abril; Molina de Aragón, con -4,5 el 3 de abril y Burgos aeropuerto, que registró -4,4 el 28 de abril.

Serie de precipitaciones medias sobre España en el trimestre marzo-abril-mayo (1965-2017).
Serie de precipitaciones medias sobre España en el trimestre marzo-abril-mayo (1965-2017).

En cuanto a las precipitaciones, fue una primavera seca. Cayeron 133 litros por metro cuadrado de media, lo que supone un 23% menos de lo normal para este trimestre. Marzo fue no obstante un mes húmedo, con un 29% más de lluvia; pero le siguió un abril muy seco, con una precipitación del 60% menos de lo habitual, y un mayo también seco, con un 23% menos de precipitación. La primavera "tan solo" tuvo un carácter húmedo o muy húmedo en el suroeste de Andalucía, en un área entre Huesca y Lleida y en otra en el sureste de la Comunidad Valenciana.

Por su parte, la jefe de climatología de la Aemet, Roser Botey, explica que desde que comenzó el año hidrológico el 1 de octubre hasta el 13 de junio de 2017, ha llovido en España un 13% menos del valor normal. "Queda poco de año hidrológico —termina el 30 de septiembre— por lo que parece que ese porcentaje no cambiará mucho", pronostica, dado que las precipitaciones en verano suelen ser bajas.

Y lo que viene va en la misma línea. El verano, que comenzó este miércoles a las 6.24 en la Península, será más caluroso de los normal en toda España, un calor que se notará con especial intensidad en el centro y sur peninsular, donde se espera que la media sea de entre medio y un grado por encima de la media para esta estación, según la predicción de la Aemet. 

Según el comportamiento de este mes de junio, con una ola de calor y temperaturas muy altas, posiblemente este estío acabe entre los más calurosos desde que hay registros, que fueron 2003 (con una temperatura media de 24,9 grados), 2015 (24,5) y 2016 ( 24,2). Meteorología constata que cada año los veranos son más precoces —según sus estimaciones, la proporción es que empiezan un día antes cada 10 años— y también "se van atrasando". Por ejemplo, el pasado verano se produjo una gran ola de calor en España en el mes de septiembre, al final de la estación, que batió récord de temperaturas extremas del verano. En cuanto a las precipitaciones, no se aprecian grandes variaciones en ninguna zona de España con respecto a veranos anteriores, aunque en algunos puntos pueden ser ligeramente inferiores.

Más información