Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Colegios de Madrid siguen diciendo ‘no’ a juntar a los gemelos en sus aulas

La Comunidad fue la primera en recomendar que se escuche a los padres a la hora de escolarizar a los múltiples, pero estos denuncian que no se aplica

Emma Pérez, con sus hijas Olivia y Ainara detrás, en el patio de su casa de Colmenar Viejo.
Emma Pérez, con sus hijas Olivia y Ainara detrás, en el patio de su casa de Colmenar Viejo.

La Comunidad de Madrid es la primera de España en pedir a los colegios que tengan en cuenta la opinión de los padres múltiples a la hora de escolarizar a sus hijos. Esta recomendación se produjo hace un mes, después de que un juez de Badajoz diera la razón a una familia, que quería que sus mellizos fueran a la misma clase frente a la negativa del colegio. En Madrid, el próximo curso entrarán en segundo ciclo de Educación Infantil 3.034 mellizos y gemelos y 90 trillizos, el 5% del total de nuevos alumnos. Este 23 de mayo se han publicado las listas provisionales, que se cerrarán el 6 de junio. A pesar del criterio del Gobierno regional, 32 familias madrileñas han denunciado a este periódico que siguen chocando con "el muro del 'no' de los centros".

Son padres que han peregrinado por las jornadas de puertas abiertas de muchos colegios de su distrito o de su municipio en busca de un colegio donde la separación no fuera forzosa y, o no lo han encontrado, o solo alguno. Los directores les dicen que no les consta el consejo de la Comunidad y les piden un documento oficial por escrito. Los padres temen que, al separarlos, sus hijos sufran retrocesos como volverse a hacer pis, tartamudeos, pesadillas o rechazo a ir al cole y alegan que, frente a la extendida práctica de la separación, estudios recientes apuntan al beneficio de mantenerlos juntos.

“O traes un informe de trauma por separación o van a ir separados”

"He ido a todos los colegios del distrito 28030 (Moratalaz) y nada, deciden ellos", cuenta una madre múltiple de la capital, Paz Martínez Sandoval. "En todos los coles que fui yo en las jornadas de puertas abiertas, en todos, separaban a los niños, política del centro. En dos de ellos, hubo papás que se quejaron y la respuesta fue 'no", ahonda Lola Embajadores, del barrio del Pilar de la capital.

Eva Lobera, de San Sebastián de los Reyes, ha ido a ver "seis colegios y en todos menos en uno, y porque solo tiene una línea, los separan sí o sí". A Sandra Pérez López le llegaron a decir en un centro que los separarían a no ser que lleven a posteriori "un informe de trauma por separación". "¡Es de locos!", critica. Ruth Alfonso, de Hoyo de Manzanares, cuenta que pidió una reunión con el director del centro y este le aseguró que "no había recibido ninguna recomendación" del Gobierno regional. Otra madre asegura que la directora de un centro público la invitó a irse "a la concertada o la privada", donde "los padres hacéis con los hijos lo que os da la gana".

Preguntada al respecto, la Consejería de Educación ha confirmado que el director general de Infantil, Primaria y Secundaria, Juan José Nieto, pidió al consejo de directores —que representa a los 800 colegios públicos de la región que "expliquen los criterios pedagógicos que aplican al escolarizar a los múltiples y que escuchen y atiendan las preferencias de las familias en la medida de lo posible". También se citó con responsables de los 600 centros concertados. Según la Consejería, que no aclara qué método usa el consejo para hacer llegar a los centros las recomendaciones de la Comunidad, la cuestión se volvió a abordar la semana pasada. En todo caso, Educación recuerda que el asunto forma parte del régimen interno de los colegios y que son ellos, "en orden a su autonomía", los que conforman los grupos de alumnos.

Emma Pérez, madre de las mellizas Ainara y Olivia, cuenta que se puso "muy contenta" al conocer la noticia pero que, al buscar colegio, la realidad es otra. "He ido a ocho jornadas de puertas abiertas en Colmenar Viejo y solo en dos coles dejan elegir", explica. Quiere que vayan a la misma clase porque, "al llevar juntas desde el útero, separarlas va a causar más problemas que tenerlas juntas". "Ya lo están en la guardería, tienen su personalidad formada, son totalmente distintas y cada una juega con sus amiguitos. Claro que hay dependencia, son hermanas y se quieren, pero no tiene por qué ser un inconveniente para sus estudios o para relacionarse", sostiene. 

Uno de estos centros en los que sí se permite a los padres decidir es el Héroes Dos de Mayo, que tiene solo dos años. "Lo tuvimos que hacer todo de cero y cuando se abordó la cuestión, dijimos ¿por qué no?", recuerda su director, Carlos Real. Y así se plasmó en su reglamento interno, que reza: "En el caso de hermanos, a petición de las familias podrán permanecer juntos o separados. No obstante, si el equipo docente considera y justifica que lo más adecuado es que estén en grupos diferentes, se procederá al cambio". A su juicio, es "lo más razonable". Este curso tienen tres parejas de mellizos juntos "sin ningún problema". "La experiencia hay sido positiva", remacha Real, que desconocía la postura de Educación.

Pilar Benavente, mamá de los mellizos Francisco y Patricia, solo tiene una opción porque el colegio Claudio Vázquez es el único de Morata de Tajuña. Y allí, "obligan a separar". "Fui con la noticia, la sentencia, con estudios y con informes a ver a la directora. Pensé que iba a encontrar una mayor sensibilidad, pero no", explica. Su normativa dice que "se evitará la coincidencia de hermanos basándose en que así desarrollan su personalidad y no dependen uno de otro", lo que a su juicio es "el mismo cuento chino de siempre". Esta madre también asegura que sus hijos tienen su identidad "perfectamente formada". "No conocen a mis hijos y decir que los múltiples siempre son tal o cual es un tópico", replica, para añadir que citan la experiencia como argumento para separar pero "si nunca han permitido que vayan juntos, no lo pueden saber".

Según esta madre, habló con el inspector, que le reiteró el consejo de Educación. "Coincidió conmigo en que hay que escuchar a los padres, que los reglamentos se pueden cambiar y que la sentencia, aunque no crea jurisprudencia, sí es un precedente", dice la madre, que piensa "llegar a los juzgados". La directora, Julia Méndez, contesta que los niños "todavía no están matriculados", por lo que "no se ha estipulado cómo van a ir, depende de lo que decida el equipo educativo". "Nosotros separamos como regla general por el bien de los alumnos pero escuchamos a las familias y hay excepciones", asegura.

"A esta madre le di un 'no' de entrada porque esto no es un colegio a la carta, somos una institución seria con normas y criterios pedagógicos y de repartición de alumnos muy claros que hay que cumplir. Una vez que se matriculen, si vemos que su caso es excepcional y que separarlos no es lo mejor o si hay un médico, un psicólogo o una instancia superior que así lo determine, se les juntaría", sostiene. A su juicio, es mejor separar "porque cuando hay un apego exagerado, la mejor forma de hacerlos crecer individualmente es favorecer su relación con otros". Esta directora tampoco conoció la directriz por la administración, sino por la prensa. 

Puedes seguir De mamas & de papas en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información