Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Quizás hoy el cajero automático te entregue un billete de 50 euros distinto

Así es la versión que se imprime ahora de esta denominación y que convivirá con la anterior hasta que el BCE anuncie su fin

Medidas de seguridad

La serie Europa introduce elementos de seguridad más modernos y mejoras que ofrecen mayor protección contra la falsificación.

Compare el nuevo billete con el anterior

Si hoy se acerca a un cajero y saca 50 euros o más, es posible que la máquina le entregue un billete nuevo, crujiente, algo más áspero al tacto que el billete de 50 que conoce, de un tono un poco más anaranjado que amarillo, más intenso en todo caso que el de su predecesor. No lo es, pero hasta da la impresión de ser más grande. No se inquiete, no es falso. Es el nuevo billete de 50 euros, que hoy pone en circulación el Banco Central Europeo.

Esa rugosidad que ha notado se corresponde con los relieves que incorpora, que, como el resto de elementos del billete, tienen como objeto dificultar el trabajo a los falsificadores. Las ventanas que lo adornan en el anverso y el puente sobre el mapa de Europa que ilustra el reverso siguen representando la arquitectura renacentista, pero ahora tienen algo más de detalle y, como están impresos en relieve, el resultado es que se nota más al tacto.

También se notan claramente con los dedos las nuevas bandas laterales. Son dos franjas verticales a ambos lados del anverso, cada una con 32 líneas paralelas negras en relieve. La de la izquierda, además, viene acompañada de las siglas del BCE en 10 idiomas (antes aparecían en la parte superior y solo en cinco lenguas) y estas también son muy perceptibles al toque.

Esas franjas son, precisamente, las que hacen que el billete parezca más grande. En el anterior papel de 50 los bordes son blancos, el dibujo acaba unos milímetros antes, lo que hace que parezca más pequeño. Sin embargo, uno y otro miden exactamente lo mismo, 140 por 77 milímetros.

Los elementos en relieve del diseño, obra del alemán Reinhold Gerstette, forman parte del catálogo de medidas de seguridad para dificultar la falsificación del billete. El de 50 es el billete de euros más falsificada, por delante de la de 20. Este billete encabezó las preferencias de los impresores delincuentes hasta que fue actualizado a finales de 2015 con la serie Europa, a la que ahora se incorpora el de 50.

Esta serie, cuya característica principal es el retrato de Europa, que aparece en varios sitios, lleva otras medidas antifalsificación. La más llamativa es la franja holográfica lateral, con distintos elementos tornasolados y una ventanita transparente, también sensible a la luz, con el retrato del personaje mitológico que da nombre a la serie, visible desde ambos lados del billete. También cambian de color según la luz los números de la denominación del anverso, impresos en una tinta verde esmeralda metalizada.

El reverso pierde tres de sus cuatro cifras con la denominación por una más grande que aparece acompañada de la palabra euro en alfabeto latino, griego y cirílico. El mapa de Europa pierde algo de tamaño, pero a cambio incorpora a Malta y Chipre, últimas incorporaciones al club europeo. Tal vez, en las siguientes, que serán las de 100 y 200 euros —el billete de 500 no se actualizará, puesto que se dejará de emitir-—, ya no aparecerá el Reino Unido.

Más información