Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Todavía se las creen: las 17 leyendas urbanas más disparatadas de la historia pop

Fueron tan potentes que algunas abrieron telediarios. Bienvenidos al fantástico mundo de la conspiranoia musical

pop
Donna Summer, la reina de la música disco. ¿O era realmente un rey? Getty

“Los Beatles somos más famosos que Jesucristo”. Cuando John Lennon pronunció esta frase allá por 1966, montó un buen escándalo. Pero no iba desencaminado. En las últimas décadas, el pop se ha convertido en una especie de religión, y las estrellas musicales, en dioses paganos cuyo paraíso no está sobre las nubes, sino al otro lado de la pantalla. Es lógico, pues, que, como toda religión, el pop genere mitos y leyendas.

El psicólogo Bernardo Guerin, autor del libro Rumores, chismes y leyendas urbanas: una teoría de contingencia social, sostiene que este tipo de leyendas nacen del boca a oreja: “Algo que te ha dicho un amigo o pariente, o que has leído en algún sitio y es difícil de verificar, sobre todo si le ha ocurrido a un personaje famoso, a cuyo ámbito es imposible acceder”. Así, cada persona que cuenta a otra una leyenda urbana suele aportar detalles de su cosecha para dar verosimilitud al relato, cosa que hace que la historia crezca y se enriquezca de forma progresiva, como una imparable bola de nieve.

Cada persona que cuenta a otra una leyenda suele aportar detalles de su cosecha para dar verosimilitud al relato, cosa que hace que la historia crezca

Héctor Sánchez, autor de Paul está muerto y otras leyendas urbanas del rock, señala: “El carácter salvaje del rock hace a esta música un terreno propenso a leyendas urbanas. Además, si asociamos el tópico del sexo y la droga, es una combinación que al mismo tiempo funciona”.

A continuación, pasaremos revista a un puñado de leyendas urbanas, casi todas bastante escabrosas, protagonizadas por afamados grupos y artistas pop. Y de paso vemos si estas historias son reales.

1. El cantante de Kiss se injertó una lengua de vaca

La lengua de Gene Simmons, de Kiss, es motivo de mil rumores.
La lengua de Gene Simmons, de Kiss, es motivo de mil rumores. Getty

La leyenda. Kiss siempre ha sido una banda de lo más estrafalario. Sus miembros son famosos por su excesivo maquillaje facial, sus botas de plataforma y sus trajes de cuero y plata. No es raro, pues, que sean personajes ideales para historias fantásticas. La más divertida quizá sea la que aseguraba que la inmensa lengua del cantante y bajista del grupo, Gene Simmons, se la arrancaron a una vaca y se la injertaron a él.

La verdad. Como cuenta en su autobiografía, Simmons posee una lengua de gran tamaño que “me ha sido muy útil en mis relaciones sexuales”. Una lengua que enseña en los conciertos del grupo, al tiempo que muerde una cápsula que hace brotar un líquido muy parecido a la sangre. Pero el propio Simmons ha aclarado que nada de injertos: “Nací con esa inmensa lengua”. O sea: lo de la lengua bovina fue sin duda fruto de la imaginación de sus fans.

2. A Michael Jackson se le cayó la nariz

La leyenda. En 2001, en el transcurso de una actuación televisiva, la pituitaria de Michael Jackson se desprendió y se cayó al suelo, debido a la infinidad de operaciones a que se había sometido. Cuando el programa fue emitido, cortaron el momento de la caída de la nariz y los espectadores no pudieron verlo. Pero, gracias al chivatazo de un cámara indiscreto, todo el planeta supo la verdad: que Jackson no tenía nariz y que, para tapar el agujero, usaba una prótesis nasal de quita y pon.

Cuando murió, en 2009, corrió el rumor de que al cantante le faltaba la nariz.
Cuando murió, en 2009, corrió el rumor de que al cantante le faltaba la nariz. Getty

La verdad. La leyenda de la nariz perdida creció tanto que cuando Jackson murió, en 2009, saltó a los medios un nuevo bulo relacionado con el asunto: al realizar la autopsia, en el centro del rostro del cantante faltaba la nariz y no había más que un hueco. Sin embargo, uno de los cirujanos de Jackson declaró a un diario que la nariz del cantante era sólida como una piedra: “Nunca corrió el peligro de sufrir un fallo estructural, porque no hemos usado silicona, sólo cartílagos de una oreja”. Una frase que, por otro lado, también podría ser una leyenda urbana.

3. Los miembros de La Oreja de Van Gogh son pro-etarras

La leyenda. Año 2001. El grupo donostiarra La Oreja de Van Gogh está en plena promoción de El viaje de Copperpot, su disco más exitoso. Pedro Ruíz los invita a La noche abierta, el programa que por entonces tenía en La 2. Durante la entrevista, el presentador le pregunta a Amaia Montero y compañía si es cierto que donan la mitad de sus ingresos a una ONG pro-abertzale. Ellos lo corroboran y añaden con naturalidad: “Sí, es que en este grupo somos todos pro-etarras”. Al oír esto, el presentador expulsa al grupo del plató.

La verdad. Estamos hablando de un bulo tan gordo que se comentó en el mismísimo Telediario. Y eso que fue desmentido en su día por Pedro Ruíz, que tachó a la leyenda urbana de “invento malévolo de un ser indigno, lamentable, mentiroso, falso y vil”. Y aclaró que La Oreja únicamente había cantado en el programa. Por su parte, el grupo declaró: “Fue triste ver la indefensión que tienes ante disparates difundidos por Internet que muchos se creen a pies juntillas”. En la actualidad todavía hay foros virtuales en los que se discute el asunto, aderezado con generosas aportaciones extra: se ha llegado a decir que La Oreja usaba zulos etarras como estudio de grabación.

Pedro Ruíz, presentador de 'La noche abierta', desmintiendo la charla con La Oreja de Van Gogh.

4. El cantante con indigestión de fluidos

La leyenda. Existen leyendas urbanas tan longevas y universales que van mutando según pasan de persona en persona, hasta el punto de ser atribuidas a diferentes artistas. Es el caso de aquella que asegura que, tras un orgiástico fiestón, un músico fue llevado a urgencias por una indigestión. En el hospital, los médicos procedieron a hacerle un lavado de estómago, y le llegaron a extraer hasta tres litros de semen.

La verdad. La mejor prueba para desmontar este bulo es el hecho de que, según quién te la cuente, cambia el artista. Inicialmente, la leyenda se atribuyó a Freddy Mercury, luego a Elton John y después a muy distintos protagonistas, tanto homosexuales como heterosexuales: Rod Stewart, Robert Plant, Jimmy Sommerville, Billy Idol, Mick Jagger, David Bowie y un largo etcétera. En los últimos tiempos, las nuevas generaciones han contado la misma anécdota con artistas más modernas y de sexo femenino, como Britney Spears o Alanis Morissette. Pero la realidad es esta: no hay constancia de que ningún famoso fuera llevado a urgencias en semejantes circunstancias.

5. Elvis está vivo, que lo he visto yo

La leyenda. El 16 de agosto de 1977, mientras el mundo entero llora la muerte de Elvis Presley, él hace las maletas y se dirige al aeropuerto. Existen varios testigos que aseguran haber visto al Rey del Rock dos horas después de su muerte, comprando un billete de avión con rumbo a Buenos Aires. Según cuentan, el cantante pagó en efectivo y dijo llamarse John Burrows, un alias que ya había utilizado en otras ocasiones. ¿La explicación a tan furtiva huida? Elvis estaba harto de la fama y decidió simular su propia muerte para viajar por el mundo de incógnito.

Portada del diario 'The Commercial Appeal' un día después de la muerte del Elvis Presley. Algunos aseguran que el Rey todavía está vivo. De hecho, le han visto.
Portada del diario 'The Commercial Appeal' un día después de la muerte del Elvis Presley. Algunos aseguran que el Rey todavía está vivo. De hecho, le han visto. Getty

La verdad. La muerte de Elvis Presley fue verificada por los médicos del Hospital Conmemorativo Bautista y hoy sus restos están enterrados en Graceland, su mansión de Memphis. Por ahora, nadie ha aportado pruebas irrefutables de que esto no sea cierto. El bulo que asegura que está vivo parte del hecho de que muchos de sus fans se niegan a aceptar la muerte de su ídolo, hasta el punto de creer haberlo visto pululando por espacios tan dispares como un supermercado de Cambridge, una gasolinera de Montana, un Pizza Hut de Southhamton o una oficina de Oslo.

6. Courtney Love mató a Kurt Cobain

La leyenda. En 1994, Kurt Cobain estaba tan harto de las infidelidades de Courtney Love que pretendía divorciarse de ella. Cuando Courtney se enteró, montó en cólera y decidió matarlo de forma que pareciera un suicidio. Esto le permitiría quedarse con la millonaria herencia del cantante, dado que la hija de ambos aún era menor de edad. Esta teoría es defendida con uñas y dientes en varios libros, y también en el controvertido documental ¿Quién disparó a Kurt Cobain? (1995).

¿Courtney Love mató a Kurt Cobain? Hasta se ha hecho un documental para demostrarlo.
¿Courtney Love mató a Kurt Cobain? Hasta se ha hecho un documental para demostrarlo. Getty

La verdad. La autopsia dejó claro que “todo indica que se trata de una lesión autoinflingida”. Un mes antes, Kurt ya había intentado suicidarse tragándose 60 pastillas de Rohipnol regadas con champán. Por si fuera poco, Cobain pretendía titular su último disco Me odio a mí mismo y me quiero morir. Probablemente la leyenda fue difundida por los seguidores más ultras de Cobain, que odian a Courtney: la llaman “la Yoko Ono del grunge”.

7. Ricky Martin, una fan, un perro y un tarro de mermelada

La leyenda. Una mañana de 1999, España entera comenta el bochornoso incidente visto la noche anterior en el programa Sorpresa, sorpresa, presentado por Concha Velasco. Estaban emitiendo en directo una sorpresa a una joven seguidora de Ricky Martin, cuyo perro se llama precisamente Martin en honor a su ídolo. El cantante se encontraba escondido en el armario de la joven, esperando el momento de que la presentadora le diera paso para salir. Y, cuando llegó el momento, los cámaras y Ricky entraron en escena y encontraron a la adolescente desnuda, embadurnada con mermelada y con el perrito practicándole un cunnilingus.

La verdad. El escándalo fue tan clamoroso que llegó a los medios, y la Fiscalía de Menores se vio obligada a abrir una investigación. Así que Concha Velasco tuvo que empezar el siguiente programa desmintiendo los hechos: “Es un bulo. Todo es mentira, aquí se ríe o se llora, pero siempre con alegría”. Pero el peso de la leyenda fue más fuerte que la realidad, y se ha mantenido tan vivo a lo largo de los años que, en 2015, en el aniversario de Antena 3, Concha Velasco tuvo que insistir: “Es increíble que todavía haya gente hablando de eso como si hubiera pasado o como si lo hubiera visto. No lo vio nadie porque no pasó”.

Cocha Velasco, tensa, sacando de dudas a la audiencia de 'Sorpresa sorpresa' sobre la historia de Ricky Martin.

8. 'Hotel California', de los Eagles, es una canción satánica

La leyenda. En 1966, Anton Lavey crea La Iglesia de Satán. Y en 1976 le encarga una canción al grupo Eagles para celebrar el décimo aniversario de su congregación satanista. La canción se llama Hotel California, y su letra describe con crípticas metáforas una misa negra. El Hotel California sería una alegoría del infierno, un lugar que, como dice el tema, es “adorable” y tiene “un montón de espacio”. Hay fans que, mirando con lupa la portada del disco homónimo que incluye la pieza, aseguran que, en una de las ventanas del hotel puede distinguirse la figura de Anton Lavey.

Portada del súperventas 'Hotel California', de los Eagles. La letra evoca satánicas misas negras. ¿O no?
Portada del súperventas 'Hotel California', de los Eagles. La letra evoca satánicas misas negras. ¿O no?

La verdad. Según los miembros del grupo, en la foto no sale Lavey por ningún lado. En cuanto a la canción, Don Henley, que la escribió, ha explicado que solo trata de reflejar el clima decadente de la escena rockera de Los Ángeles en un momento en el que drogas como la cocaína eran omnipresentes.

9. Marilyn Manson se quitó dos costillas, un ojo y el pene

La leyenda. Es lógico que un personaje tan estrafalario como Marilyn Manson haya sido blanco de más leyendas urbanas que ningún otro artista de su tiempo. Entre otras cosas, se ha dicho de él que se amputó dos costillas para poder practicarse sexo oral a sí mismo y que el batería de su grupo usa esas costillas como baquetas; que la verdadera identidad de Manson es Paul Pfeiffer, el joven actor que encarnó al amiguito de Kevin Arnold en la serie Aquellos maravillosos años; que durante un concierto se sacó un ojo con el que se hizo un llavero; que se extirpó el pene; que se cortó un dedo del pie para inyectarse heroína directamente a la vena; que su padre era cura; que tiene en casa el cadáver momificado de su abuela y un largo etcétera.

La verdad. Por supuesto, es todo mentira. El cantante no ha tenido tiempo ni ganas para desmentir todas estas falacias, aunque en una ocasión afirmó que sus costillas están intactas. Pero estamos hablando de un artista que se considera a sí mismo “el anticristo”, así que es posible que haya sido su propio gabinete de prensa quien ha divulgado muchos de estos bulos, consciente de aquello que decía Dalí: “Que hablen de ti, aunque sea bien”.

Los componentes de Mamas and The Papas en 1967. Mama Cass es la que está al fondo.
Los componentes de Mamas and The Papas en 1967. Mama Cass es la que está al fondo. Cordon

10. Mama Cass murió atragantada con un sándwich de jamón

La leyenda. Como todos sus admiradores sabrán, Mama Cass Elliot, cantante de The Mamas & The Papas, tenía ciertos problemas de sobrepeso, cosa que le daba un orondo aspecto que, por otro lado, formaba parte de su carisma. Cuando, en 1972, falleció a los 32 años de edad, se dijo que el motivo de su deceso había sido un bocado mal dado a un sándwich de jamón, con el que la cantante se habría atragantado hasta la muerte.

La verdad. Según la autopsia, Mama Cass murió a causa de un fulminante infarto, fruto de su vertiginoso estilo de vida y su obesidad. Y no, no se encontró en su tráquea rastro alguno de comida. La leyenda partió de un malentendido entre la policía y la prensa: se informó a los periodistas que se había encontrado un sándwich a medio comer junto al cadáver de la cantante, pero que aún habría que hacer la autopsia para comprobar la causa de la muerte. Algunos medios, ansiosos por dar carnaza, soltaron en bulo.

11. Donna Summer era un hombre disfrazado de mujer

La leyenda. En los años setenta, Donna Summer fue una de las disco divas por antonomasia. Desde entonces, éxitos como I feel love o Love to love you baby no dejan de sonar en toda discoteca gay que se precie. Y en esos lugares también se afirma que la persona que cantaba esos temas no era una auténtica mujer, sino un señor con peluca, tacones y pechos postizos.

La verdad. Puede que sus rasgos faciales sean un tanto andróginos, pero Donna Summer era toda una mujer. Su carrera pegó un frenazo hacia 1983, con el ocaso de la era disco y unas presuntas declaraciones homófobas que, según ella, eran otra leyenda urbana. Al parecer, ella era católica y el entrevistador era ateo, así que tergiversó sus palabras para hacerla quedar mal. La reina de la música disco murió en 2012, pero aún hoy tiene fans que piensan que bajo sus vestidos de lentejuelas había un varón homófobo.

12. Depeche Mode repudiaron a Axl Rose porque mató a un cerdo a balazos

La leyenda. Aunque parezca mentira, Axl Rose, líder de Guns N'Roses, siempre ha sido un gran admirador del grupo Depeche Mode. Para conocerlos, en 1987 decide invitarlos a una barbacoa en una mansión de Beverly Hills. Al llegar, los Depeche se encuentran al cantante de Guns N’Roses completamente ebrio, inmerso en una ruidosa fiesta donde no faltan prostitutas y camellos que despachan todo tipo de drogas. Axl recibe a Dave Gahan y los suyos. Acto seguido, coloca un cerdo vivo encima de un todoterreno y lo acribilla a balazos en honor de sus invitados. Vegetarianos estrictos, los miembros de la banda inglesa emiten al día siguiente un comunicado en el que aseguran sentirse “apesadumbrados por el comportamiento de Axl". "No queremos tener nada que ver con alguien que anda por ahí asesinando cerdos para divertirse”, añaden.

La realidad. Se trata de una leyenda urbana tan extendida y verosímil que muchos aficionados a la música se la creen a pies juntillas. De hecho, en el libro Depeche mode: la biografía cruda y apasionada de una banda mítica, de Steve Malins, se da por cierto el incidente. Pero, de momento, ningún testigo fidedigno lo ha confirmado.

13. Lady Gaga es hermafrodita

Lady Gaga durante una actuación en el Festival de Glastonbury.
Lady Gaga durante una actuación en el Festival de Glastonbury. "Sí, tengo pene", dijo la cantante. Getty

La leyenda. En verano de 2009, quizá por la falta de noticias inherente a toda canícula, no se hablaba de otra cosa que del pene de Lady Gaga, tanto en los mentideros de Internet como en programas tipo Sálvame Deluxe. El rumor empezó cuando un espectador que asistía a un concierto de Gaga en el festival de Glastonbury juró y perjuró que había visto un pene saliendo del vestido de la cantante. Poco después saltaron a Internet unas declaraciones (sin fuente) en las que la cantante decía: “Tengo genitales masculinos y femeninos, y no me avergüenzo de ello. Las personas hermafroditas deben sentirse a gusto con sus cuerpos”.

La verdad. Tanto las declaraciones como el rumor eran un bulo que a la cantante, que se dio a conocer bailoteando en locales de ambiente llenos de transexuales, no le importó un pimiento. En una actuación celebrada en Manila se permitió el lujo de bromear sobre el asunto: “Me preguntan si tengo polla. Y sí, tengo polla y es mucho más grande que la vuestra”. El revuelo fue tal, que el representante de la artista tuvo que conceder unas declaraciones a ABC News para aclarar que los rumores sobre el pene de Lady Gaga eran “ridículos”.

14. El disco 'The dark side of the moon', de Pink Floyd, está sincronizado con la película 'El mago de Oz'

La leyenda. En 1973, el grupo Pink Floyd lanzó uno de sus discos más aclamados, The dark side of the moon. Pero no fue hasta 1995 cuando apareció en el Journal Gazzette un artículo en el que se explicaba que el álbum está sincronizado con el filme El mago de Oz (1939): desde que Judy Garland aparece cantando Over the rainbow, la película y el disco están íntimamente unidos, por lo que se supone que el grupo concibió el disco como una banda sonora no oficial de la película. Posteriormente, hubo fans del grupo que llegaron a encontrar más de 100 coincidencias entre ambas obras, bautizando el fenómeno como The dark side of Oz.

La verdad. Tanto David Gilmour como Roger Waters han desmentido esta leyenda urbana, asegurando que el grupo no pensó ni por un momento en El mago de Oz mientras grababa The dark side of the moon. Gilmour le echó la culpa a la fantasía de “algún sujeto con demasiado tiempo libre”. Waters fue más diplomático y reconoció haber encontrado “cierto hilo extraño” entre la película y el álbum, pero lo achacó a la más pura casualidad.

15. Bobby McFerrin se pegó un tiro

La leyenda. “No te preocupes, no lo hagas. Sé feliz. Pon una sonrisa en tu cara. No deprimas a la gente. No te preocupes, sea lo que sea, pronto pasará. No te preocupes, sé feliz. Yo no estoy preocupado, soy feliz”. Así de optimista se mostraba esa especie de ventrílocuo de sí mismo que llegó a lo más alto de las listas de éxitos en 1988 con un verdadero himno a la alegría titulado Don’t worry, be happy. Pero en 1992 corrió el macabro rumor de que el vocalista se había pegado un tiro. La ironía del caso era obvia: si el mismísimo autor de una de las canciones más felicianas de la historia se había suicidado, ¿qué nos quedaba al resto de los mortales?

La realidad. No hay más que googlear “bobby mcferrin” para comprobar que el interfecto sigue vivito y coleando: está felizmente casado, tiene tres hijos, y todavía graba discos y actúa en directo, aunque a sus 66 años no esté tan activo como antaño. Lo del suicidio no fue más que un bulo que salió del cerebelo de algún desaprensivo que tendría un mal día.

Robert Johnson, en una de las dos fotos que solo existen de él. Vendió su alma al diablo para ser el mejor guitarrista de blues.
Robert Johnson, en una de las dos fotos que solo existen de él. Vendió su alma al diablo para ser el mejor guitarrista de blues.

16. Robert Johnson hizo un pacto con el diablo

La leyenda. El hoy mítico músico de blues Robert Johnson era un guitarrista más bien mediocre hasta que, allá por 1933, vendió su alma al diablo en un cruce de caminos de Clarksdale, Misisipi, a cambio de tocar blues mejor que nadie. Gracias a este pacto satánico, acabó siendo coronado en muy poco tiempo como el Rey del Blues del Delta. Murió a la temprana edad de 27 años, envenenado por el marido de una de sus amantes. Según dicen, fue cosa del diablo, que reclamó su alma.

La realidad. Johnson siempre negó su relación contractual con el demonio, pese a que entre sus éxitos hay canciones tan delatoras como Crossroad blues (El blues del cruce de caminos) o Me and the devil blues (El blues del demonio y yo). En esta última dice cosas como: “Temprano en la mañana, cuando llamas a mi puerta, digo ‘hola Satán, creo que es hora de partir”. Por muy falsa que sea, la leyenda de Johnson contribuyó a convertirlo en uno de los músicos más influyentes el siglo XX, que hoy en día está considerado como el Abuelo del Rock’n’Roll. Led Zeppelin, los Rolling Stones, Bob Dylan, Neil Young o Jimi Hendrix son algunos de sus admiradores.

17. Paul McCartney murió y fue sustituido por un doble

La leyenda. Una noche de 1966, Paul McCartney conduce de madrugada cuando ve a una chica caminando empapada bajo la lluvia. Se ofrece a recogerla, ella acepta y sube al coche. Paul arranca. En cuanto la chica se da cuenta de quién es lo abraza efusivamente, de tal manera que el músico pierde el control del coche y se estrella contra un muro. El coche explota y el beatle muere. Como el grupo está en su cumbre de popularidad, no se puede permitir perder a un miembro tan importante, así que convocan un concurso de dobles y sustituyen a Paul por un policía canadiense llamado William Campbell.

La verdad. El rumor nació en un programa de radio de Michigan: un oyente llamó al DJ y dijo que Paul estaba muerto y la prueba se escondía en el White Album: al pinchar al revés la canción Revolution 9 se podía escuchar la frase “turn me on, dead man” (“excítame, hombre muerto”), que se supone hace referencia a Paul. Desde entonces no han dejado de aparecer “pruebas”, a cual más disparatada, de la muerte del bajista. Y eso que la agencia United Press descalificó el rumor en octubre de 1969 y, un mes después, el propio músico hizo lo mismo en la revista LIFE. Pero la leyenda no cesa, y hasta Wikileaks tuvo que desmentirla en 2015.

Puedes seguir ICON en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información