Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Canadá quiere esqueletos portugueses

Toronto prohíbe investigar con huesos de sus ciudadanos, pero no con los extranjeros

Canadá quiere esqueletos portugueses
Cordon Press

Canadá ha provocado la rebelión de los antropólogos portugueses por su pretensión de importar esqueletos lusos, ya que con los nacionales no pueden investigar. La polémica la ha levantado el diario Público,tras averiguar que el Ayuntamiento de Lisboa ha aprobado, con la unanimidad del plenario, la exportación de cientos de esqueletos portugueses al Canadá. Alertados, los antropólogos portugueses se han opuesto por razones éticas y de imagen, aunque no hay ley que lo impida.

“No queremos ser el primer país del mundo en los tiempos actuales en exportar esqueletos humanos, además identificados”, ha señalado Eugénia Cunha, de la Universidad de Coimbra, una de las firmantes de la carta que han dirigido al Gobierno. En el texto se señala que “no es legítima la exportación de bienes que son por su naturaleza patrimonio nacional”. Hace dos años, la Universidad Simon Fraser de Canadá solicitó a Lisboa entre 100 y 200 esqueletos recientes (finales del siglo XIX o principios del XX) exhumados de los cementerios después de cumplir el plazo legal de tres años sin que nadie los reclame, aunque están identificados. “Si en Canadá creen que no es ético tener esqueletos humanos suyos, ¿cuál es el argumento para que los vengan a buscar a otro país?”, se pregunta Susana Garcia, del Museo Nacional de Historia Natural de Lisboa. En el país norteamericano está prohibido investigar con huesos autóctonos. La investigación médica, anatómica y forense se hace solo con cadáveres canadienses donados en vida a la ciencia o con restos anteriores a la fecha de la prohibición. La Universidad de Toronto posee esqueletos canadienses de inicios del siglo XX, pero con la ley actual no pueden seguir investigando por falta de huesos.

La comunidad científica portuguesa no se opone a la investigación con esqueletos humanos, ni siquiera a su exportación, pero siempre que sea con carácter de “cesión” y no de “donación”. De momento a Canadá le sale más barato pedir que comprar en eBay, donde hay buenos huesos humanos, aunque tampoco aquí pueden ser norteamericanos.

 

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.