Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España, líder europeo en reproducción asistida

Es la primera radiografía completa de estas técnicas en España. Se mantiene la tendencia de disminución de la tasa de parto múltiple de los últimos años

Microinyección de esperma en un óvulo para fecundarlo por técnica "in vitro" (FIV).
Microinyección de esperma en un óvulo para fecundarlo por técnica "in vitro" (FIV).

Cada vez más españoles recurren a tratamientos de reproducción asistida para ser padres en nuestro país. Con 156.865 ciclos -tratamientos completos- en 2014, España se convierte en el primer país de Europa, y el tercero en el mundo, en elegir este tipo de terapias, según el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. “La razón fundamental de este dato es que la ley española sobre la donación de gametos es distinta de la de otros países, sobre todo en el tema del anonimato. En Italia, hace poco que han cambiado la ley, pero sigue habiendo lagunas. Y en Francia y Reino Unido no existe el anonimato. Y lo que nos ha mostrado la experiencia es que la mayoría de la gente que dona no quiere saber cuántos hijos tiene”, explica Rocío Núñez, subdirectora de la Clínica Tambre y presidenta del Comité Científico del Simposio Internacional de Reproducción Asistida de la Fundación Tambre. “Hay voces en España que quieren que se pierda el anonimato, pero no veo que esto vaya a suceder pronto”, añade.

Los datos, extraídos del Registro Nacional de Actividad 2014-Registro SEF, se refieren al  registro oficial de Técnicas de Reproducción Asistida del Ministerio de Sanidad. Se trata, por tanto, de los datos nacionales oficiales que cubren la totalidad de las Técnicas de reproducción asistida (TRA) realizadas en España durante el año 2014. En total, han participado en el análisis 279 centros.

Gracias a las diferentes técnicas de fecundación in vitro nacieron en España un total de 33.394 bebés en este periodo. La Seguridad Social proporciona tres intentos de FIV para las parejas que no pueden tener hijos y solo lo cubre a mujeres hasta los 39 años. “La técnica más efectiva es la donación de óvulos. Se toma un óvulo de la donante, se le insemina semen y se trata la fecundación. Pero la Seguridad Social no cubre estos gastos, por lo que obliga a los futuros padres a acudir a un centro privado, donde pueden llegar a pagar una media de 6.000 euros por intento”, agrega. “Una vez derivados a un centro privado las parejas suelen elegir, como primera opción, el centro que tiene más éxito, el que tiene mejor marketing, o por el boca a boca. Si el primer intento falla y deciden cambiar de centro, se suele elegir valorando otros elementos, más dirigidos al cuidado y al trato recibido”.

Pruebas en el laboratorio de Inescop. El instituto tecnológico Inescop investiga la obtención de piel in vitro para garantizar la materia prima al sector del cazado.
Pruebas en el laboratorio de Inescop. El instituto tecnológico Inescop investiga la obtención de piel in vitro para garantizar la materia prima al sector del cazado.

“La mujer nace con el número de óvulos que va a tener el resto de su vida y a partir de los 35 años este número disminuye mucho más rápido, por lo que la donación de óvulos es lo más idóneo a partir de esta edad, ante la imposibilidad de fecundar. Obviamente, como expertos preferimos que los bebés nazcan de forma natural, pero cuando esto no es posible, la donación es una buena opción”. Según la experta, “esta técnica tiene un 70% de resultado exitoso en el primer intento. Aumentando esta proporción, con el número de intentos. Puede llegar al 90%”. Siempre existe un 10%, “más o menos”, de parejas que no lo consigue. “Casos que merecen un estudio con más profundidad”, incide.

¿Cuándo sabemos si un óvulo es bueno para fecundar? Al contrario que ocurre con el semen, “donde es muy fácil discernir si es de buena calidad o no”, explica Núñez, “con los óvulos no se sabe con exactitud hasta que se fecunda”. Tanto hombres como mujeres pasan diversas pruebas antes de donar. “Por ejemplo, en el caso de los varones, rechazamos más de la mitad del esperma que recibimos porque no es óptimo. Necesitamos que tenga mucha calidad porque el proceso de congelación le va a afectar. Una vez elegido, donan una vez por semana, por lo menos durante seis meses”, añade. Aunque la ley no permite retribución por donar, sí lo hace por las “molestias”. Los hombres suelen recibir de unos 20 a 50 euros por donación. “En cambio, con las mujeres es más difícil. Esta se tiene que someter a una preparación previa y a una punción. En España, de media, se les suele abonar unos 1.000 euros. Lo ideal es obtener de ocho a 12 óvulos por donación”.

Los usuarios frecuentes de la FIV tienen entre 35 y 39 años, y el 68% de las técnicas con donación de óvulos se han hecho en pacientes mayores de 40 años. “Aquí ocurre algo singular. Que aumente la edad de las mujeres que quieren ser madres es normal en los tiempos que corren, a pesar de que los expertos digamos que es mejor tener los hijos más jóvenes. Pero la realidad es otra, y tenemos que actuar en consecuencia”, apunta. “Por ejemplo, en nuestro centro, hace 16 años la media de edad era de 32 años, hoy en 2014, es de 38”, prosigue.

Además, la tasa de partos múltiples ha descendido, según explica el Ministerio de Sanidad, “con un 20,4% en Fecundación In Vitro y un 11,5% en Inseminación Artificial”. En 2014, se han conseguido la tasa más baja de embarazo múltiple de la historia de la reproducción en España.  “Este dato es una muy buena noticia, ya que las embarazadas de gemelos y sus futuros bebés suelen tener más problemas que aquellas de embarazo único. Este resultado sí que tiene que ver mucho con la mejora de las técnicas de reproducción asistida, por ejemplo, en la actualidad se transfiere solo un embrión en cada intento”, concluye Núñez. Exactamente, en 2014 fueron transferidos 85.626 embriones en 47.425 transferencias de embriones fecundados con óvulos propios y de donante, lo que quiere decir que la media de transferencia fue de 1,8 embriones. “La consecuencia directa es la disminución los embarazos múltiples y, sin duda, es debido a la mejora de las técnicas de congelación y de estimulación", concluye la experta.

Eva María Bernal, asesora en reproducción asistida, explica "que la mujer tiene que entender, en primer lugar, que estas técnicas son nuestras aliadas". "Hace algunos años, no podíamos saber qué nos ocurría, por qué no podíamos tener hijos, ahora, gracias a estos tratamientos, tenemos muchas más opciones. En segundo lugar, que es fundamental que la mujer, la pareja, busquen ayuda externa. Tanto personal como profesional. Yo, por ejemplo, imparto grupos de apoyo para estas parejas y son muy positivos", explica. "En tercer lugar", continúa, “al final tiene que elegir una clínica y todas tienen base científica. Las parejas, que suelen salir muy fortalecidas después de los procesos de FIV, prioritariamente eligen por este orden: la que le aconseja su ginecólogo; luego la recomendada por Internet, y después por cercanía. También es cierto que cuando queremos tener un hijo al final nos da lo mismo tener que ir a Valencia o Galicia, si contamos con los recursos económicos", añade.

Para Bernal, es recomendable congelar los óvulos antes de los 35 años. "Ya una de cada tres mujeres consigue quedarse embarazada por la donación de óvulos. Pero no son suyos. Si se congelan hay más posibilidades", agrega. ¿Qué ocurre si a pesar de todo no nos podemos quedar embarazadas? Según la experta, aquí las parejas tienen dos opciones ante esta dificilísima situación, "o bien aceptan por sí solos el duelo de que nunca van a tener la familia que desean, o van a un terapeuta profesional a que les ayude a superarlo. Si no podemos tener hijos, es normal que nos duela, no somos superhéroes, la terapia puede y ayuda mucho", concluye Bernal.

Puedes seguir De mamas & de papas en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información