Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

No son los deberes

Es cierto que en España los niños dedican más horas a los deberes escolares que los de otros países, pero la decisión de tener o no deberes va más allá. Pensar en intentar ser como Finlandia (el modelo de educación por excelencia) no es del todo lógico, ya que es un país con un funcionamiento económico, social y educativo completamente distinto al que tenemos aquí. En España la educación y aprendizaje de los niños en casa no siempre es posible, ya sea por cuestiones socio-económicas, por los horarios laborales de los padres o por las estructuras familiares, así que muchos niños no pueden seguir formándose una vez salen de la escuela a las cinco de la tarde. Encontraremos gente a favor y en contra de los deberes, pero considero que el tema no es este, sino el sistema educativo que queremos.— Marina Nadal. Barcelona.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.