Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

En defensa de Europa

La UE debe poner en marcha la cooperación estructurada de Defensa

Policías militares alemanes, en un ejercicio en Bergen,
Policías militares alemanes, en un ejercicio en Bergen, Getty Images

La petición de España, Francia, Alemania e Italia a sus socios de la Unión Europea para que se refuerce la cooperación en Defensa es un acierto que responde a una necesidad real en un momento en el que Europa atraviesa crisis de seguridad nunca vistas desde el final de la II Guerra Mundial. La crisis de los refugiados y la amenaza yihadista están poniendo a prueba, cada una de diferente manera, los mecanismos de respuesta de Europa.

La carta enviada por los titulares de Defensa de los cuatro países a sus homólogos europeos resalta que a esto hay que sumarle las dificultades causadas por la crisis económica y la incertidumbre que crea el Brexit. Se trata de un momento delicadísimo al que conviene prestar particular atención. Aciertan también España, Francia, Alemania e Italia al dejar claro que no se trata de crear una especie de OTAN paralela. La Alianza Atlántica es la estructura de seguridad que no solo protege a los países democráticos de Europa sino que refuerza el vínculo transatlántico. Pero también es cierto que dada la preeminencia de Estados Unidos en la organización —y en breve la innegable importancia de un Reino Unido que estará fuera de la UE— las prioridades de Washington y el resto de los países europeos no siempre coinciden. Y en este sentido no es descabellado abogar por una cooperación que permita, por ejemplo, actuar en lugares donde la OTAN no intervenga. Un mundo con múltiples amenazas necesita múltiples respuestas.

Al otro lado del Atlántico existe un consenso generalizado en cuanto a la necesidad de que Europa aumente de alguna manera su esfuerzo en materia de Defensa común. La cooperación estructurada en Defensa —presente en el Tratado de Lisboa pero nunca puesta en marcha— constituye una excelente respuesta sin incurrir en un aumento inevitable del gasto militar.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.