Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La leche materna mejora la salud del bebé y la hucha del Estado

Amamantar a los prematuros supondría un ahorro de 29 millones para el Sistema Nacional de Salud, según un estudio presentado en la Semana Mundial de la Lactancia

leche materna
Una mujer amamanta a su hijo en Córdoba.

Sabemos que la leche materna es lo más adecuado para nuestro bebé hasta, por lo menos, los primeros seis meses de vida. Tomarla protege a nuestro pequeño de posibles enfermedades como la sepsis y la obesidad infantil, según la evidencia científica. Pero no es solo buena para su salud, también lo es para el bolsillo del Estado. Así, lo concluye el estudio The health economic value of feeding human milk to preterm infant, elaborado con motivo de la Semana mundial de la lactancia materna 2016, que se celebra estos días en España, bajo el lema La lactancia materna, clave para el desarrollo sostenible. Según esta investigación, promovida por Medela, compañía suiza especializada en la lactancia materna, y elaborada por el York Health Economics Consortium (Reino Unido), “alimentar a los bebés prematuros con leche materna supondría un ahorro estimado de 29 millones de euros para el Sistema Nacional de Salud o, lo que es lo mismo, significaría gastar 1.000 euros menos por bebé durante toda su vida. De ellos, un 64,5% se refiere a su estancia en la unidad de neonatos y el 35,5% restante a la disminución del riesgo de padecer enfermedades a largo plazo”

La Semana Mundial de la Lactancia Materna se celebra en más de 120 países, del 1 al 7 de agosto, aniversario de la Declaración de Innocenti. En Europa, al ser agosto periodo típicamente vacacional, se celebra de común acuerdo la semana 41ª del año, o sea, a principios de octubre

En España nacen cada año unos 29.000 niños prematuros, es decir, antes de la semana 39, y representan el 75% de los ingresos hospitalarios en neonatos, según los últimos datos ofrecidos por la Sociedad Española de Neonatología (SENeo). En Europa, son 500.000 los que lo hacen anualmente. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la prematuridad es la principal causa de defunción en los niños menores de cinco años, y provocó en 2013 cerca de un millón de muertes. Cada año nacen 15 millones de bebés antes de tiempo en el planeta.

La OMS señala que el bebé prematuro se puede enfrentar a diversos problemas de salud como son la pérdida de calor corporal; tener más dificultades para alimentarse, y padecer infecciones graves con más frecuencia, entre otros.

Beneficios de la leche materna

La leche materna es rica en grasas, hidratos de carbono, vitaminas, minerales, proteínas y agua. “Exactamente, la leche materna contiene células madre, más de 130 azúcares complejos (oligosacáridos), más de 400 proteínas y es un fluido vivo que se adapta progresivamente a las necesidades del bebé”, se explica en un comunicado. Hay evidencias científicas que “explican que proporcionar en exclusiva este alimento a los bebés pretérmino reduce el riesgo de desarrollo de diferentes enfermedades", agregan. La leche humana no solo beneficia al bebé pretérmino en sus primeros meses, sino “que este beneficio se prolonga a lo largo de toda su vida”.

Las dos enfermedades más comunes en prematuros son la enterocolitis necrosante, que consiste en inflamación que causa destrucción (necrosis) de cantidades variables de intestino, y la sepsis que ocurre cuando el cuerpo tiene una abrumadora respuesta inmunitaria a una infección bacteriana. Ambas requieren atención médica e ingreso hospitalario.

“En función del coste", prosigue el estudio, "la enterocolitis supone más 19.000 euros por cada caso ya que el bebé requiere una estancia muy prolongada en el hospital (una media de 27,2 días)". Sería más caro si necesitara alguna operación. "En el caso de sepsis, con una incidencia del 16% y que requiere una estancia hospitalaria media de 5,9 días, el coste estimado en el estudio superaría los 4.200 euros”, añaden. Según señala el texto, estos costes podrían verse significativamente reducidos si el bebé pretérmino fuese alimentado con leche humana. "Disminuiría el riesgo de NEC y sepsis en un 86% y 12% respectivamente, en comparación con la leche de fórmula", siempre según la investigación.

La incidencia de enfermedades que suelen aparecer después de que el bebé prematuro reciba el alta hospitalaria también disminuye notablemente. En concreto, “las principales patologías asociadas suelen ser la leucemia, otitis media y obesidad y la reducción del riesgo se sitúa hasta el 60% en el caso, por ejemplo, de la otitis media”. “Esto también implica un beneficio para el sistema sanitario y la sociedad, que se prolonga en el tiempo”, concluye el texto.

El estudio también señala claves para fomentar el amamantamiento en bebés prematuros. Entre las ideas que cita, cabe señalar: facilitar la lactancia materna con espacios adaptados y acceso al equipo, entre otros; promocionar los beneficios de la leche materna; crear grupos de apoyo; facilitar que las madres tengan acceso al niño nada más nacer y las 24 horas del día mientras esté ingresado o Promover bajas por maternidad de duración suficiente para las madres de niños pretérmino con el objetivo de que puedan amamantar, entre otras.

Estudios anteriores ya habían concluido que la lactancia materna puede reducir los costes sanitarios. Una investigación elaborada por la Asociación Española de Pediatría, con datos de Estados Unidos, concluyó en 2010 que "las acciones para mejorar las tasas de la lactancia materna, su duración y exclusividad, incluida la creación de una infraestructura nacional para apoyarla, podrían ser rentables". Y en enero de 2016, la propia OMS aseguró que "los niños y adolescentes que fueron amamantados tienen menos probabilidades de padecer sobrepeso u obesidad. Además, obtienen mejores resultados en las pruebas de inteligencia y tienen mayor asistencia a la escuela. La lactancia materna se asocia a mayores ingresos en la vida adulta. La mejora del desarrollo infantil y la reducción de los costes sanitario, gracias a la lactancia materna, generan beneficios económicos para las familias y también para los países".

Metodología del estudio

Según un comunicado, “York Health Economics Consortium (YHEC) ha desarrollado un modelo para calcular el valor económico derivado de la reducción de la incidencia, severidad y el riesgo de padecer determinadas enfermedades y complicaciones en recién nacidos prematuros alimentados exclusivamente con leche materna frente a los que son alimentados con fórmula”. Además, “aunque la investigación el sistema sanitario británico, el descenso de las tasas de complicaciones, enfermedades y mortalidad, y el ahorro que supondría la alimentación exclusiva con leche materna sería similar a economías comparables como podría ser la española”, añade el texto.

.

 

Puedes seguir De mamas & de papas en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información