Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La NASA construirá dos antenas de seguimiento espacial en su centro de Madrid

El Consejo de Ministros ha aprobado hoy el proyecto, que costará 25 millones de euros

Entrada al Complejo de Comunicaciones del Espacio Profundo de Madrid. Al fondo, una de las antenas. Ampliar foto
Entrada al Complejo de Comunicaciones del Espacio Profundo de Madrid. Al fondo, una de las antenas.

La vicepresidenta del Gobierno en funciones, Soraya Sáenz de Santamaría, ha anunciado que las obras de las dos nuevas antenas para el Complejo de Comunicaciones del Espacio Profundo de Madrid (MDSCC, por sus siglas en inglés) costarán 25,5 millones de euros y correrán a cargo de la NASA. La construcción, en el municipio de Robledo de Chavela (Madrid) se llevará a cabo hasta septiembre de 2019 y será el Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA) quien se encargue de la contratación. El INTA es el organismo público especializado en investigación y desarrollo tecnológico espacial.

La construcción será hasta septiembre de 2019

Las antenas serán construidas “de acuerdo con los estándares de la NASA” por lo que en caso de necesidad “podrán intercambiarse” con las de los otros dos centros de la Red del Espacio Profundo (DSN por sus siglas en inglés) que tiene la agencia espacial norteamericana en Goldstone, (Estados Unidos), y Camberra, (Australia). Sáenz de Santamaría ha explicado que las nuevas antenas "reforzarán la red actual y darán soporte a nuevas misiones robóticas" que se enviarán a lo largo de los próximos cuatro años.

El Complejo de Comunicaciones de Espacio Profundo de Madrid se edificó en 1964 y desde esa entonces, se han construido seis antenas, que con estas nuevas sumarán un total de ocho. El año pasado, los gobiernos de España y de Estados Unidos prorrogaron por 10 años más el acuerdo de colaboración científica que mantienen ambos países desde la década de 1960.

Madrid, Estados Unidos y Australia son puntos estratégicos para la NASA

Esta red apoya el desarrollo de las misiones interplanetarias de naves espaciales, las observaciones astronómicas para la exploración tanto del Sistema Solar como del resto del Universo e incluso las misiones en la órbita terrestre.

Geográficamente se ha elegido Madrid, Estados Unidos y Australia porque, aproximadamente están separados 120 grados en longitud, lo que permite a las misiones espaciales que se hallan a más de 30.000 kilómetros de distancia de nuestro planeta estar siempre vigiladas y observadas por al menos una de las estaciones.

Más información