Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cinco planes de turismo inclusivo con niños

Museos, vías verdes, incluso surf son accesibles para pequeños con diversidad funcional

Cinco planes de turismo inclusivo con niños

¿Recuerdan aquel brillante anuncio que enumeraba “Para los gordos, para los flacos, para los altos, para los bajos, para los que ríen, para los optimistas...” y así? Pues las opciones de turismo familiar accesible deberían ser tan extensas como particularidades de cada niño. Para los pequeños con movilidad reducida, para las discapacidades visuales o auditivas, para Síndrome de Down, parálisis cerebral y cualquier tipo de diversidad funcional que no cambia lo más importante: que los niños van a disfrutar y aprender allá donde vayan. Aquí enumeramos algunas propuestas de turismo y ocio participativos para todo tipo de familias, aunque siempre existirán muchas más.

1. Museos multisensoriales

Quizás el paradigma de este tipo de exposiciones sea el Museo Tiflológico de la ONCE en Madrid, donde niños y mayores descubrirán los primeros modelos del sistema Braille y el origen de la lectoescritura. La sala de reproducción de monumentos nacionales e internacionales permite conocer de forma táctil y a través de maquetas, iconos como las pinturas de Las Cuevas de Altamira en relieve para imaginar sus escenas de caza prehistórica, la Dama de Elche a escala real, para tocar sus alhajas y curiosa cavidad en la parte posterior, o la maqueta de Jerusalén que además desprende olor a hierbas aromáticas para hacer aún más real el viaje. Otros museos que han puesto en marcha iniciativas inclusivas son el Museo del Prado, con su exposición “Hoy toca el Prado”, que hasta el 2 de octubre se puede visitar en el Museu d’Art de Girona. Son seis imágenes en relieve y con textura, como La Fragua de Vulcano de Velázquez, que se completa con audioguías de apoyo y explicaciones en Braille. Además, se facilitan gafas opacas a todos los visitantes para que disfruten esta experiencia sensorial.

El Museo Thyssen ofrece folletos en Braille, audioguías, recursos adicionales para invidentes e intérpretes de lengua de signos, previa solicitud. El Museo Arqueológico Nacional en Madrid, el Museo Jurásico de Asturias y el Arqueológico de Villena (Alicante) han propuesto talleres infantiles, estaciones táctiles y réplicas de sus piezas más representativas para que puedan ser tocadas y explicadas con un guía especializado. Las signoguías (PDA con vídeo-explicaciones en lengua de signos y subtítulos) también han llegado a varios palacios y monumentos para hacer la visita totalmente independiente. Por último, el Área Didáctica Multisensorial del Museo del Traje de Madrid propone un lúdico recorrido por vestidos y trajes de época disponibles para las manos de visitantes con ceguera o discapacidad visual grave. ¿Se imagina qué tacto tendría la ropa que vistieron nuestros antepasados? El recorrido por la Historia de la Moda se convierte así en una experiencia para palpar y sentir lo que sentían los sastres y diseñadores cuando terminaban un traje.

2. Surf terapéutico y olas para todos

En Cádiz se encuentran los pioneros que introdujeron la surfterapia como aliciente para niños con necesidades educativas especiales. La Asociación Solo Surf surgió a partir de un pequeño, Alejandro, diagnosticado de autismo, que no encontraba propuestas de ocio que facilitaran su integración. Hasta que descubrió la tabla de surf y el mar. Jesús Borrego y Ana Gonzalo, responsables del programa terapéutico han convertido las olas de Cádiz en un paraíso para familias procedentes de todas partes de España con hijos desde edad infantil y juvenil a adultos con alguna discapacidad. Todos son bienvenidos y todos disfrutan con sus avances en el agua. El programa cuenta con más de 60 voluntarios que garantizan una atención personalizada y especializada y funciona todo el año tanto en piscina -con sesiones de natación adaptada e hidroterapia- y playa. La propuesta de surf terapéutico parte desde actividades de maduración psicomotriz y psicosocial en el vestuario y la arena, familiarización con las tablas y finalmente el descubrimiento de su propio equilibrio, su capacidad y triunfo surfista en el mar.

3. Vías verdes en familia

Para las familias de aventureros, la mejor opción es planear un día al aire libre con la “Guía de Vías Verdes Accesibles”, proyecto desarrollado por la Plataforma Representativa Estatal de Personas con Discapacidad Física (PREDIF) y la Fundación de los Ferrocarriles Españoles, con el apoyo de la Fundación ONCE, Fundación Vodafone España y la Fundación Biodiversidad. El objetivo de esta colaboración es convertir los antiguos trazados ferroviarios en rutas de senderismo con accesibilidad física, visual y auditiva. No solo familias con niños o abuelos en sillas de ruedas, sino también carritos de bebés y usuarios de handybike pueden recorrer con seguridad estas sendas y disfrutar de un extraordinario día en la naturaleza con rótulos explicativos y miradores para observar o escuchar especies protegidas. Los jóvenes con parálisis cerebral o discapacidad equiparable pueden además solicitar el uso de las bicicletas adaptadas “Micah”, donadas por la iniciativa ‘Huella Sanitas’ a través de la Fundación También, que las ha repartido entre las 10 vías verdes accesibles. Son triciclos ajustables que permiten cierta movilidad e independencia, con un manillar trasero para que un familiar pueda caminar detrás controlando la velocidad y la dirección. El resto del paseo entre bosques y ríos depende solo del ritmo y las ganas de aventura de los pequeños ciclistas. Para solicitar este servicio gratuito se requiere reserva previa en las vías que tienen disponible este modelo. Y si después de la ruta se quiere reponer fuerzas en restaurantes y alojamientos adaptados de la zona, la aplicación móvil gratuita “Tur4All” geolocaliza las propuestas de ocio y establecimientos accesibles más cercanos.

4. Sin barreras en el mar

Las familias de niños con discapacidades físicas y psíquicas encontrarán en Asturias varias propuestas adaptadas en el entorno del Cantábrico. La Federación de Vela del Principado impulsó el Campeonato Ibérico de Vela Adaptada, que se distingue por emplear un tipo de veleros insumergibles e imposibles de volcar, especialmente diseñados para deportistas con diversidad funcional o movilidad reducida. En esta línea, la Federación ofrece cursos y bautismos navales en la Escuela de Vela Adaptada, accesible a visitantes con cualquier tipo de discapacidad física, psíquica, orgánica o sensorial, que contarán en todo momento con el apoyo de un monitor especializado. ¿Es posible un día de playa en familia, sin barreras? Sí. La Playa de Poniente de Gijón es considerada una de las mejores playas adaptadas del país, donde los niños y jóvenes podrán disfrutar del mar libremente gracias a las sillas anfibias o “anfi-buggy” que acompaña personal especializado. En Poniente se inauguró en 2015 el Edificio de Servicios de Playa Accesible, con taquillas, vestuarios y aseos adaptados, una biblioplaya y una pasarela de madera sobre la arena hasta la orilla. El servicio se presta hasta el 18 de septiembre, de lunes a domingo, de 11 h a 19 h. Para terminar el día de aventuras acuáticas en Gijón se puede visitar el Acuario de la ciudad, que cuenta con 4.000 especies marinas, explicaciones adaptadas a todo tipo de discapacidad y talleres pedagógicos para los más pequeños. La Escuela Asturiana de Piragüismo en Arriondas, por su parte, se ha especializado en deportes de aventura orientados a la discapacidad, lo que incluye experiencias familiares como el descenso del Sella, con el único requisito de saber nadar como mínimo 50 metros. Nunca se sabe si los niños que hoy aprenden piragüismo o “paracanoe” competirán y ganarán en futuras ediciones de la competición Descenso del Sella Adaptado.

5. Cultura accesible

El Teatro Real de Madrid es el primer teatro de ópera en España y uno de los primeros del mundo en contar con un sistema de bucle magnético, que facilita la accesibilidad auditiva para usuarios de audífonos o implantes. Se trata de un sistema que amplifica y mejora el sonido para permitir que las personas con discapacidad auditiva disfruten de la experiencia musical. Además de una extensa programación infantil, el Teatro Real desarrolla desde 2014 el programa Aula Social cuyo objetivo es desarrollar las capacidades de los niños a través de la música, con talleres infantiles impartidos por profesores de Educación Especial que fomentan su curiosidad y creatividad. También el Gran Teatre del Liceu de Barcelona ha sido dotado de bucles de inducción magnética, servicio que se añade a las pantallas individuales con subtitulado de las piezas musicales y audiodescripción para las personas con discapacidad visual. Los Teatros del Canal de Madrid, por su parte, ofrecen a quien lo solicite, servicios de bucle magnético, audiodescripción y subtitulado a través de smartphone -mediante la aplicación móvil Teatro Accesible- o gafas inteligentes con subtítulos incorporados. Otra propuesta de ocio adaptado con bucle magnético es la red de salas de la plataforma Cine Accesible -con estrenos familiares como ‘Zipi y Zape’- y la aplicación AudescMobile que permite descargar audiodescripciones de películas y series proyectadas en cine o en casa. Entre las opciones culturales inclusivas al aire libre encontramos rutas adaptadas en Madrid (a través de su oficina de Turismo) o Barcelona (desarrollado por la empresa Carpe Guiem), que cuentan con guías especializados en Lengua de Signos, gymkanas adaptadas para niños con distintos tipos de discapacidad y recorridos turísticos normalizados.

Puedes seguir De mamas & de papas en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información