Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Molenbeek, la excepción del turismo bruselense

La capital belga se resiente por el terrorismo, pero aumentan las visitas al mediático barrio

Vecinos del barrio de Moleenbek, en Bruselas, cuna de una buena parte de los yihadistas en la UE, compran  en un mercado.
Vecinos del barrio de Moleenbek, en Bruselas, cuna de una buena parte de los yihadistas en la UE, compran en un mercado. REUTERS

Las fotos que no tomé. Los amigos que no hice. El dinero que no gasté. Las víctimas son los primeros y más importantes afectados por el terrorismo, pero sus consecuencias se extienden a lo largo de meses golpeando también la economía de los sitios donde se manifiesta. Bruselas es un ejemplo de ello. El verano ha sido para los hoteles de la capital belga la constatación de que la ciudad de la Grand Place o el Manneken Pis ha perdido atractivo.

Cinco meses después de los atentados del 22-M el sector turístico no levanta cabeza y encadena una tras otra estadísticas negativas. La última, la de este verano, muestra una caída de la ocupación del 25% en los establecimientos hoteleros. La cifra de pasajeros que aterrizan en Bruselas ha caído en los últimos meses y el dinero que ingresan bares y restaurantes también, lo que ha obligado al Gobierno a intervenir permitiendo a los hoteles pagar menos impuestos y reducir sus plantillas temporalmente sin coste. Un informe del Ministerio de Economía cifra en cerca de 1.000 millones de euros el impacto del terrorismo en Bélgica en los últimos meses.

En medio de perspectivas tan desalentadoras, el interés por visitar el barrio de Molenbeek, el lugar de donde provienen muchos de los terroristas que actuaron en París o Bruselas, ha aumentado en los últimos meses conforme su nombre llenaba titulares en medios de todo el mundo. El fenómeno no es masivo ni va a tener un efecto económico relevante, pero las dos asociaciones que organizan visitas guiadas han notado el aumento de visitantes. Los guías evitan detenerse en sitios como el edificio donde el terrorista Salah Abdeslam se escondía para no trivializar una realidad dolorosa para tantas familias. El recorrido incluye el paso por una iglesia, un castillo o un cementerio, y las referencias al terrorismo en sus anuncios, inexistentes más allá de lo que se adivina en una frase que alude a la estigmatización que sufre el barrio: “Preparaos para vivir una experiencia nueva en Molenbeek. Caminaréis tras los pasos de la revolución industrial, riquezas culturales, clichés mediáticos…”.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.